Revista de Guitarras

Amplis grandes y olvidados

El joven Richal ha pasado tanto tiempo en los foros de guitarra que el onanismo juvenil ha pasado a segundo plano y pasa más horas en las páginas de compra-venta que en el pornotube. Y quiere un Deluxe Reverb porque se ha jartado de leer a Turbopenis33, Flufi_Albacete y Maripili_2011 y todos los días se relee el mítico post siete veces, incluso antes del orín mañanero.

Lo primero que hace al llegar al insti es abrasar a los compis con lo bien que sue­na un DR, sin haberlo visto o escuchado más que en el perfil de “Algete_Rocker77” del Youtube. Y será su próximo tatuaje, debajo del de “Yeni te kiero”. Pero el Richal no sabe lo que se está perdiendo, jaaaai el payo si mirara por el Internel… ¡las maravillas que encontraría!

2

Watkins Dominator

El primero de la lista por méritos propios, so­bre todo cuando hablamos del mundo del DIY. Las malas lenguas dicen que Marshall copió el Watkins Dominador para hacer su propia versión de 18w. Me lo creo, el bueno de Jim (que des­canse en paz) se hizo famoso con su copia de un Bassman y luego probó con este cacharro que estaba pegando fuerte. Y ahora hay un clon 18w en cada esquina, es de los kits que más se ha­cen. Eso sí, ahora no se compran por unas pocas de guineas, que es lo que costaban los primeros.

Un breve inciso sesual: todo el mundo habla de los 18w como “mini-marshalls”. Yo mismo he llegado a decir que era un “mini plexi” pero escuchándolo más a fondo me he dado cuenta de que no es así ni de coña. Lo primero, que esto en todo caso sería un Watkins clon, el am­pli original. Lo segundo que creo que Watkins quería dar su peculiar visión del AC15.

Volviendo al Dominator, que por cierto el nombre suena sadomaso total. En los años sesenta le tenían que dar al ácido cosa mala, porque esto tiene un diseño muy curioso. La idea casi seguro que sale de uno de los Fender Tweed con el frontal en forma de V. Le endiña­ron un tolex azulón-cremita después de unas cuantas pintas (diez o doce, fijo) y los dos conos iban en direcciones opuestas, algo así como las tetas de las maripilis operadas, que un pe­zón mira para Cuenca y el otro para Badajoz.

No he tenido la suerte de probar uno origi­nal pero viendo el esquema no deja de ser un 18w con dos EL84, una rectificadora EZ81 y dos de ECC83 de previo, como cualquiera de los clones que hay ahora. El clon 18w que tengo de Ampmaker es muy parecido pero con rec­tificación por diodines. El Dominator también llevaba trémolo, pero pa qué, si esto es para darle un para de rianga riangas y quedarse como dios. Tienen muchísimo volumen pero es curioso, porque rompen pronto y parece que desde la mitad para arriba no dan mucho más volumen, sino que se vuelven más cabrones y rajan más. Son perfectos para ensayar o sa­carlos a pasear, con mucha pegada y un sonido afilado, pero poco limpio y poco cuerpo.

3

Las versiones con master son más “usa­bles” pero te quedas un poco vendido si quie­res un buen limpio, son más orientados al Ruacanrola. Hay por ahí una reedición pero cuesta un ojo de la cara pero no hace falta, con cualquier kit de 18w de este palo tienes Dominatorr para ratorr.

Fender Dual Showman Reverb

Cuando hablamos de “Clásicos Fender” todo cristo se acuerda del Deluxe Reverb, Twin, Prin­ceton y hasta del Champ, pero el Dual Showman aparece en los anuncios de compraventa o en los locales como “aquel Fender antiguo con te­larañas donde ponemos la PA encima”. No es el típico ampli de conversación frik y si lo es, las pa­labras “trasto”, “cacharraco”, “muerto” y “donde ponemos la PA encima” son inevitables.

Sin embargo han tenido su pequeño hueco en unos cuantos discos y seguro que infinidad de conciertos. Gente así de andar por casa, que tampoco son muy conocidos, tal que el Jaimito Jendrix o el Enrique Clapton son algunos. Por cierto, acabo de ver que venden una 2x15” que usaba el tal Hendrix este, pero pone “Call for Price” así que seguro que la regalan, con esto de la crisis y tal.

Hasta he leído por ahí que Eddie Kramer co­mentó que Hendrix usó un Dual Showman en el Voodoo Chile. Me cuadra porque estos ca­charros son de la época y puede que parte de ese sonidazo venga del Dual y el pantallote.

Clapton también usó mucho un Dual Show­man durante su época de Blind Faith al lado de sus Marshalls. El tono de los discos es Mars­hall por los cuatro costados pero casi seguro que le dio caña para temitas más limpios como el “Do What You Like” o la versión eléctrica del “Can’t Find My Way Home”.

4

No me puedo olvidar de uno de mis ídolos – Peter Green. Ese sonidazo limpio con la Paula es con dos Dual Showmans y las pantallas de 2x15” originales. No podía ser de otra manera.

Y terminamos con el más grande de todos los tiempos – Dick Dale. El mismísimo Dick habla de cómo ayudó a Leo con Freddy Tavares a sacar este cacharro, hay un artículo por ahí en el internel. El sonido Dick Dale es el sonido Dual Showman – surf a muerte en Torrelodo­nes. Eso sí, el tío toca con el tanque de reverb adicional colgado del techo, con dos cojones!!!!

No hay muchas diferencias con un Twin, son básicamente el mismo circuito aunque el Dual Showman sólo está en formato cabezal y suele ir acompañado de una pedazo de pantalla con dos quinces. Mismos canales, reverb y trémolo y a partir de los 70 con el mardito master de las narices. El Showman rubiales y negritón sí que han tenido más éxito, pero las versiones silverfa­ce no son tan buscadas, así que estás de suerte si quieres un Fender potente, limpio, con un re­verb celestial y un trémolo Fender de los de toda la vida. Cuatro 6L6, rectificación por diodos y una pegada importante.

Selmer Treble & Bass

Confieso que la marca Selmer me la pone de cemento armado y sintiéndolo en el alma no puedo ser objetivo con estos amplis. Tienen un look de escándalo, son robustos de pelotas y lo que es mejor = suenan. Joder que si suenan, sonido Brit a tope. Son algo así como el pri­mo pobre de la amplificación inglesa y desgra­ciadamente la marca no tuvo tanto tirón como VOX/Marshall/Hiwatt. Para mi gusto son de los British más bonitos y con más clase, estética­mente nunca han parecido tan robustos como los demás pero tienen mucha personalidad y unos tolex comestibles.

5

Selmer hizo muchos amplis durante los 60s/70s y lo poco que he probado nunca me ha decepcionado. Tengo dos Treble & Bass setente­ros y un pequeñín sesentero que me tienen ena­morado. Es de esos amplis que puedes poner de mesita de noche o quitar el jarrón y colocarlo en una esquina del salón, y eso que los setenteros no tienen nada que ver con sus predecesores sixties, que parecen sacados de la fábrica de chocolate de Willy Wonka. A partir de mediados de los setenta empezaron a hacer armatostes más sencillos, con mueble negro y faceplate pla­teado, probablemente emulando a Fender justo antes de meterse en guarreridas solid state.

El Treble & Bass no tiene mucho misterio, hay muchas versiones pero con pocas variacio­nes respecto al original – dos canales (Treble y Bass, para los menos avispados, jeje), con­troles de volumen, treble, bass, unos 40/50w, dos EL34 a todo rabo y un poco del mojo bri­tánico dentro del chasis (trafos Drake/Dag­nall/Partridge, carbon comps, condensadores mustard, un cableado bastante fino, etc.). No sé qué tienen estos amplis, pero le enchufas una guitarra de caja y tienes el sonido de la British Invasion. Le metes una teleca y tiene un crunch espectacular. Y se comen pedales de overdrive que da gusto. La gente dice que tiran más hacia VOX pero yo creo que están a medio camino entre VOX y Marshall, no llegan a crujir tanto como un Marshall abajo pero arriba rom­pen como putillas. Y volumen para aburrir.

Por favor que nadie se ponga cachondo con los Selmer en los próximos 3-4 años que sigo buscando un buen T&B con tolex cocodrilo a buen precio. Meterse en ebay de Inglaterra es un dolor sesual inconmensurable, porque no hay muchos pero de vez en cuando salen estas joyitas a buen precio. Todavía se pueden encontrar las versiones setenteras por unos 500 euritos y con suerte llevarán Mullard ori­ginales, imprescindible. El que busque una alternativa vintage que suene British y a buen precio tiene un pedazo filón en Selmer.

Ampeg Jet

Otra marca que no es tan conocida como Fender, Marshall y VOX, pero que en los años sesenta hizo unos amplis de narices. Los Am­peg antiguos son muy limpitos, tienen bas­tante volumen y no rompen tanto como otros cacharros. También son cojonuti para tocar la armónica si quieres un ampli limpio limpio, ja­zzear en el salón, etc.

Son pequeños, no pesan mucho, volumen de sobra con buen techo limpio y una delicia para el que le guste el tono yanki. Estos amplis se tienen que tocar con altavoces alnico por na­rices para sacarles el tono limpio y crujientico. Hay muchos modelos pero básicamente llevan un canal con trémolo, volumen y tono, para qué necesitas más.

Ampeg sacó una reedición a un precio bastante majo pero se pueden encontrar los originales a bastante buen precio y en buen estado, no son amplis muy buscados y no suelen tener mucha tralla encima. Hace un tiempo la cosa se complicaba porque algunos modelos llevan unas válvulas poco comunes (6BK11 en previo y 7646 en potencia…), nada que no se pueda solucionar con el soldador y un recabling para usar unas buenas 12AX7. Y qué narices, desde hace relativamente poco con ebay se puede encontrar casi cualquier cosa, hasta dentaduras postizas para perros, que lo he visto en la tele.

Por cierto, quiero uno AYER, lo juro por mis juníperos.

6

Fender Tweed Champ

Os preguntaréis… pero si este lo han reedita­do y too? No no, no me refiero a una reedición caruna custom shop sino a que a este ampli habría que ponerlo en un pedestal, sacar una reissue a precio amigo y que todo el puto mun­do tuviera uno, porque son una auténtica deli­cia. Cuando sacaron el Champion 600 pensé… “¿Por qué no un Tweed Champ a este precio… o casi?”. En los interneles se habla de las ma­ravillas del Champion 600 para casa, hay foros y páginas dedicadas a su tuneo para que sue­ne mejor, gente que jura por su pápa y por su máma si hace falta… están en ligas parecidas peeeero ¡un buen Tweed Champ se lo come con pataticas!

Para rasguear la teleca un ratico en casa, para arrearle una armónica o para grabar puesto a todo cimbrel. Además, sólo tienen un pote (volumen y ya) y los que son de letras no tienen excusa. Si comparas su 8” con los hermanos mayores pues claro que suena más pequeño, pero es un sonido único y maravillo­so que no sacas con un cono de 10” ni de 12”. Y no lo necesita, es SU sonido, el del Champ de toda la vida. Me encanta el pequeño tweed. Tanto que fue mi primer kit chispas, lo pedí a Marsh Amps y en una semana lo tenía arrean­do en el local. Desde entonces le he dado cera en ensayos, jams, en la intimidad (hablándole en catalán si hace falta, como Ansar) y este se queda aquí para los restos. ¡Viva el Champis­mo Sesual!

El asunto no tiene mucho misterio – es un circuito Single-Ended, con una rectificadora 5Y3, una válvula de potencia 6V6 y una de pre­vio. Sin más, pero con un sonidazo que incita a pecar al minuto 1 de tocamiento sesual. So­nido tweed por los cuatro costados y un buen proyecto para iniciarse en el mundo del DIY.

Las buenas noticias son que los primos de Humor Amarillo han sacado una versión “chi­notauro” por cuatro perras y te puedes traer un señor clon por unos 150 euritos puesto en casa. Busca los clones de Tsunami/JOYO por internet y a GASearse se ha dicho. No los he probado pero por ese precio y por las fotos la cosa pinta interesante… Construcción PTP, con componentes baratunos pero es un clon al fin y al cabo y se puede atunear a placer.

¿Entonces qué?

En Internet hay un bombardeo de amplis, guitarras, pedales y mujeres enseñando los pechos que no es normal, mucho más jevi que cuando los alemanes bombardearon Pearl Harbour. Con los tres primero sufrimos un rato largo, porque es una lucha interna constante de “mejorar” el puñetero equipo. Con lo de los pechos nos zurramos la sardina y se nos pasa por lo menos durante una me­dia horita, pero ese artículo desgraciadamen­te no me lo publican en la revista de medicina de mi pueblo.

Con los amplis tendemos a tirar por el “mítico turbopayo reverb triple diodiner rec­tiglander”. Y aspiramos a tener esos amplis “clásicos”… pero hay un montón de cacha­rros maravillosos ahí fuera, que no tuvieron tanta suerte o que parecen menos accesi­bles. Con un ampli viejuno bien ajustado tienes trasto para rato (20 ó 30 años, fácil… sólo hay que cambiarle las bombillitas) y hasta que no los ponga de moda un White Stripes de turno hay que enganchar uno por la orejilla sí o sí, que el rocanrola está ase­gurado.

Aprovecho para mandar un afectuoso salu­do a mi primo Dani de Fuenlabrada, que se ha puesto tetas, o por lo menos eso parece.

Chals Bestron

 

0 comentarios en Amplis grandes y olvidados
Deja tu comentario