Revista de Guitarras

Bigtone Studio Lux 22

El Bigtone Studio Lux 22 es un amplificador de 22W pensado para obtener esos sonidos limpios cristalinos con el toque justo de compresión que los antiguos Blackface con la circuitería AB763 y válvulas 6V6 nos brindan. Pero como suele ser habitual en los amplificadores Bigtone, no se conforma con ser una réplica de un modelo clásico, sino que lo han aderezado con un sorprendente canal saturado con controles independientes, al cual además se le puede añadir un Boost de ganancia interno. Es decir, es como tener un amplificador con 3 canales. El amplificador cuenta con un bucle de efectos serie conmutable también desde la pedalera y los controles Deep y Presencia en el panel trasero para acabar de ajustar las frecuencias más graves y agudas en función de la caja, la sala, el volumen al que se esté tocando, etc…

El Studio Lux 22 es un amplificador que en su versión cabezal tiene unas dimensiones y peso muy reducidos, hablamos de un cabezal de 51x21x21.5cm (largo x alto x profundo) y con un peso inferior a 10kg, es decir, nos encontramos ante un cabezal ¡muy transportable!

La presentación como es habitual en BIGTONE es digna de las marcas de boutique que todos conocemos: asa de cuero, tolex perfectamente acabado, panel frontal serigrafiado con laser, funda acolchada a medida y personalizada con el logotipo de la marca… En el interior nos encontramos con placas de circuito impreso de gran robustez (2.4mm de espesor y 70um de cobre a doble cara), componentes sobredimensionados para garantizar fiabilidad a largo plazo, chasis de diseño propio en aluminio de 2mm de espesor, así como Transformadores y Choke Heyboer/Mercury Magnetics y válvulas seleccionadas para obtener el mejor tono y la máxima fiabilidad desde el primer día. Es por tanto un amplificador orientado al mercado de Boutique no solamente por las posibilidades de elección de acabados, sino por la calidad sonora y de construcción que nos ofrece.

 

CANALES Y CONTROLES

El Studio Lux mkII es un amplificador de 2 canales con controles independientes y que al segundo canal se le puede activar un boost interno de ganancia que hace la función de un tercer canal con más ganancia como hemos comentado.

El canal 1 tiene los controles que encontraríamos en un Deluxe Blackface: Volumen, Graves y Agudos, pero además encontramos 2 interruptores que nos permiten activar un realce de brillo (Bright) y controlar las frecuencias medias mediante un switch de 3 posiciones. Este canal no tiene Master para respetar el timbre de un sonido tan clásico.

El canal 2, con controles independientes, tiene Ganancia, ecualización (Graves, Medios y Agudos) y Volumen. Además está el selector de brillo para este canal. Como hemos comentado anteriormente a este canal se le puede activar desde pedalera o desde el panel trasero un boost interno de ganancia de unos 9dB el cual permite llevar el canal 2 desde un sonido crunch a un sonido saturado potente con el Boost activado.

En general todos los controles de ganacia, volumen y ecualización se muestran muy progresivos, sin saltos bruscos, y permiten ajustar el amplificador en gran cantidad de settings incluso en posiciones extremas de los potenciómetros. La ecualización es muy activa y permite ajustar perfectamente el rango de frecuencias de cada canal.

En el panel frontal nos encontramos también los típicos interruptores de ON/OFF y Standby.

En el panel trasero encontramos, junto a los jacks de salida de potencia (2 en paralelo) y el selector de impedancia, un control de Deep que permite realzar las frecuencias graves sin que por ello se ensucie el sonido del amplificador (mantiene la definicion de las notas graves en sonidos saturados) y un control de Presencia que permite ajustar el rango más agudo de frecuencias de la etapa de potencia.

A continuación encontramos el bucle de efectos con su selector de nivel +4dBu/-10dBV para poder adaptarse a los diferentes niveles de señal con los que trabajen los efectos bien de rack o de pedal que se conecten al mismo. Se trata de un bucle de efectos serie cuya transparencia es máxima, por lo que se evita en gran medida la variación que provoca en el sonido el uso de la circuitería del bucle en muchos amplificadores. Además este bucle permite trabajar tanto con pedales como con unidades de rack gracias a la selección de nivel, así como con cables largos gracias a la baja impedancia en el envío y a la alta impedancia en el retorno.

Finalmente se encuentra la entrada de alimentación a 230VAC y un par de entradas-jacks que permiten conmutar los canales, el boost interno y bypasear el bucle de efectos desde la pedalera o desde un switcher MIDI, así como realizar estas conmutaciones desde los miniswitches del panel trasero.

ACABADOS

 

El cabezal se puede obtener de serie en color blanco con el frontal de rejilla negra y panel frontal en aluminio. El panel frontal donde van los controles es de color aluminio y los potenciómentros son tipo “chickenhead” de color negro. ¡No pasará desapercibido en este color blanco! Pero si no quieres llamar tanto la atención también está disponible en color de tolex negro con rejilla frontal negra. Las posibilidades de elección de acabados del amplificador sin incremento de coste es algo que siempre propone la marca.

 

SONIDO Y CONCLUSIONES

Del primer canal, sabiendo que está basado en un circuito AB763 ya sabemos que nos podemos esperar desde sonidos limpios hasta sonidos crunch muy adecuados para blues-country-rock cuando subimos el volumen por encima de la mitad. Hay que recordar que al tratarse de un canal que no tiene Master Volume, estos sonidos se consiguen a un volumen ya relativamente elevado… pero tratándose de un 22W es posible utilizarlos a nivel de ensayo con tu grupo por ejemplo.

En este canal es posible obtener limpios cristalinos, los cuales añadiendo un poco de reverb o un vibrato nos van a transportar a la costa oeste de Estados Unidos. Pero como un buen Blackface, cuando le aprietas las tuercas y subes el control de Volumen empieza a comprimir y saturar ofreciendo sonidos que harán las delicias de los amantes del blues, country y rock clásico. La dinámica es brutal, se puede volver a sonar limpio simplemente con bajar la pulsación de la mano derecha o bajar un poco el control de volumen.

El segundo canal empasta perfectamente con el espectro de frecuencias del primer canal, y nos ofrece sonidos saturados desde crunch suaves hasta saturados contundentes con el Boost activado. Al igual que cuando apretamos el primer canal, este segundo canal que ya de por sí satura, responde a la dinámica del guitarrista fielmente y permite un grado de expresividad a la hora de tocar en el cual el límite de los matices de ganancia lo pone el guitarrista. Se puede volver a sonar casi tan limpio como en el primer canal y simplemente apretando la pulsación de la mano derecha o abriendo el control de volumen volvemos a tener un sonido saturado contundente. Para nada nos encontramos ante un amplificador comprimido que no respeta la dinámica del guitarrista. Esto a su vez exige cierta precisión y seguridad a la hora de tocar, ya que el amplificador no va a maquillar excesivamente los fallos de interpretación. Pero sin duda lo que nos ha causado una grata sorpresa es encontrar un canal saturado que resuelva tan bien frente a estilos más cañeros tratándose de un amplificador cuya base es un Blackface y cuya etapa de potencia es de 22W con 6V6.

En ambos canales se pueden usar todo tipo de pedales de overdrive y efectos, el amplificador permite trabajar prefectamente con ellos y de esta forma complementar las prestaciones del amplificador para obtener un mayor rango de sonidos.

Además de la versión cabezal, también está disponible en versión combo 1×12″.

En resumen, nos encontramos ante un amplificador con un panel frontal sencillo y con controles muy accesibles, en el cual se pueden obtener una amplia gama de sonidos desde limpios cristalinos a saturados bastante potentes, siempre tratando de respetar al máximo el tono de la guitarra y la forma de tocar de cada guitarrista. Es un amplificador con mucha dinámica y un tono en general muy agradable, sin estricencias, con una ecualización muy activa y que transmite muchos matices de la guitarra y el guitarrista, lo cual como hemos comentado antes exige cierta limpieza y seguridad a la hora de tocar. Como en otros amplificadores que hemos probado de Bigtone, nunca sonará igual con 2 guitarristas y/o guitarras diferentes y además permite utilizar perfectamente pedales de boost/overdrive para ampliar todavía más el rango de sonidos a disposición de cada usuario. Bigtone sigue dando pasos firmes que refuerzan la consolidación cada vez más real de la marca.

 

Will Martin

 

 

0 comentarios en Bigtone Studio Lux 22
Deja tu comentario