Revista de Guitarras

Brent Mason

Brent Mason
¿Cuándo entraste en contacto con la guitarra por primera vez? ¿Qué fue lo que te inspiró en aquel momento?
R: Mi primera guitarra fue una guitarra española de construcción casera que mi abuela me regaló a los 8 años. No tenía ningún conocimiento de acordes ni nada por el estilo así que me dedicaba a tocar slide sobre discos de Ray Charles con un cuchillo de cocina. Un par de años más tarde escuché a Jerry Reed en un disco que mi padre trajo a casa, inspirado por el single “Tupelo Mississippi Flash”. Al momento me interesó la manera en la que Jerry tocaba las notas del bajo con melodía por encima. Mi padre tocaba un poco con el pulgar, así que me enseñó lo básico y yo lo tomé desde ahí. De ahí procede mi largo viaje en el mundo de la guitarra.
¿Porqué decidiste trasladarte a Nashville?
R: Decidí mudarme a Tennessee desde Ohio cuando un gran amigo de hacía tiempo, Paul Franklin (un reputadísimo virtuoso de steel guitar), me dijo que debía ir e intentarlo. Mi madre conocía a su mujer y le envió algunas grabaciones que yo había hecho. Paul me dijo que le puso esa música a los músicos con los que viajaba, la banda de Mel Tillis llamados “Statesiders” y que quedaron muy impresionados. A los 20-21 años decidí intentarlo para ver si podía conseguir algunos contactos. Conseguí trabajo en un bar de Nashville llamado Stagecoach Lounge y ese fue el primer paso subiendo la escalera para ganar algo de reconocimiento.

Ahora que eres uno de los guitarristas más solicitados y echas la vista atrás, ¿Qué sientes al pensar en tus primeros días allí intentando conseguir trabajo?
R: Esa primera época en Nashville fue muy importante para aprender y afilar mis habilidades con la guitarra. Me di cuenta de la gran cantidad de magníficos guitarristas que había a mi alrededor y muchos de ellos habían emigrado desde otro sitio como, ¡¡Lo mejor de lo mejor!! Así que le di más caña al asunto. Sabía que tenía mucho que mejorar y también interactuar con la sociedad musical de la ciudad, hacer amistades, aceptar consejos de los demás era esencial para mantenerme enchufado a la escena. Mirando atrás, el viejo refrán que tenemos en E.E.U.U. de “Pay Your Dues” (subir peldaños para alcanzar el éxito) dio sus frutos.

Tengo entendido que Chet Atkins te echó una buena mano…
R: Chet vino varias veces a verme al local donde yo solía actuar, cada día con un acompañante diferente, como George Benson, Ray Flacke, Mark Knopfler u otros. Un día me llamó y me dijo si quería participar en su nuevo disco “Stay Tuned”. Había guitarristas célebres participando a dueto con Chet como Larry Carlton, Steve Lukather, Earl Klugh, Benson… Yo era el único no-conocido y participé en la canción “Leather and Lace” con el propio Chet y Mark Knopfler… Ganó un grammy en el 85 o el 86 creo recordar. Es cierto que Chet ayudaba mucho a los guitarristas jóvenes… él es el culpable de lo que soy hoy… ¡¡un lavacoches!! (Risas)