Revista de Guitarras

Cambiando la cejuela a la guitarra

Una de las mejoras que se le puede practicar a la guitarra o bajo está re­lacionada con la sustitución de la cejuela para mejorarla, cambiándola por una de hueso, de esta manera evitaremos desajustes en la afinación y conseguiremos a su vez un sonido más claro, ya que el hueso trasmiti­rá mejor las vibraciones de las cuerdas.

Lo primero como siempre es preparar el material que vamos a utilizar:

En este caso será un hueso, pero se puede utilizar ébano, latón y compuestos sintéticos con muy buenos resultados, la marca Tusq tiene un amplio catalogo donde poder selec­cionar lo que prefiramos. Un hueso de xxx, un juego de limas del calibre de las cuerdas: 0,45-1,05, limas planas, lija auto adhesiva, lápiz, un juego de galgas, pasta de grafito, un cúter, cin­ta de carrocero, martillo y un taco de madera.

23

Cogeremos el cúter y repararemos la laca para poder extraer la cejuela vieja. Con ayuda de un martillo y un taco de madera daremos un ligero golpe, seco, para romper el pega­mento que la aguanta.

Una vez la tenemos fuera procederemos a limpiar el hueco de restos de pegamento con ayuda de una lima plana.

A continuación pegaremos un poco de lija en una base plana para dejar el grosor del hueso a la medida del hueco del diapasón.

Una vez listo el grosor recortaremos el hue­so de largo a la medida del diapasón.

Con ayuda de un lápiz marcaremos el radio en el hueso. (El lápiz tiene un rebaje para que marque 3mm por encima del traste)

Marcaremos las ranuras con un rotulador, lima, marcador etc… (En este caso la cejuela tiene un largo de 38,5mm y una separación de cuerdas de xxx)

45

Con ayuda de las limas del grosor de cada cuerda haremos un surco hasta la marca del lápiz. El alto del hueso no tiene que ser mayor que la mitad de la cuerda (solo tiene que entrar la cuerda la mitad de su grosor en la ranura)

Una vez tengamos los surcos para las cuer­das redondearemos los cantos exteriores del hueso.

Ponemos una pequeña gota de cianocrilato y pegamos el hueso, montamos las cuerdas y comprobamos como va quedando.

La altura idónea sería la que nos marcaría pulsando la cuerda en el traste 3, donde ten­dríamos que tener una distancia desde el tras­te 1 a la parte inferior de la cuerda de 0,20mm.

Para conseguir esta altura tendríamos que ir comprobando poco a poco e ir limando has­ta conseguirlo. El surco de la cuerda tiene que ir un poco inclinado a la salida de la cuerda para coger el ángulo de la pala. Con un trozo de cuerda del calibre de las ranuras compro­baremos que asienta bien y el surco tiene la redondez de la cuerda (un viejo truco es limar con la cuerda un poco para que coja esa forma)

6

Cuando tengamos la distancia adecuada quita­remos las cuerdas y limpiaremos bien el hueso con un trapo y un poco de pulimento. Pondre­mos grasa de grafito y pondremos las cuerdas.

Ahora queda afinar y comprobar en los pri­meros trastes y con las cuerdas al aire que no hayan cerdeos.

Una vez este todo claro tendremos listo nues­tro instrumento para tocar.

Ángel Jover

 

 

 

0 comentarios en Cambiando la cejuela a la guitarra
Deja tu comentario