Revista de Guitarras

Carlos Goñi

Carlos Goñi
Tuvimos en Cutaway el placer de poder pasar una tarde en su estudio y hablar de todos los aspectos de este negocio, pero sobre todo de música y canciones.
Hemos recogido parte de los comentarios de esa tarde y los hemos transcrito tal cual, algunos en puro texto, otros de su propia voz en algunos archivos de audio…es la mejor forma de acercarnos a su persona y a su forma de hacer.

¿Cuándo decides que debes empezar a tocar tu sólo… sacas tus canciones, tu propio prisma, con tus arreglos, no llevas las canciones a un productor y que te los machaque, te lo digo por la etapa de las producciones de los 80… rollo Steve Lillywhite que todo tenía que ser catedralicio?
R: Eso era cosa nuestra eh, yo creo que hay dos tipos de productores, los que te ofrecen un abanico de arreglos para que tu elijas el que quieres que vaya en tu disco, te los dan ellos y luego están los productores a los que tu les ofreces el abanico de cosas que quieres meter y ellos te van diciendo: “yo creo que para conseguir lo que tu quieres deberíamos coger este, este y este. Yo como soy profesional hasta la médula desde que me levanto hasta que me acuesto, parece que me va la vida en todo, necesito que me vayan parando; con las ideas que se me van a ocurrir llenamos diez discos con los mismas canciones y arreglos totalmente distintos, porque cada uno es como es y yo digamos que lo mejor de mi lo saqué a partir de que empecé a trabajar con Mick Glossop, porque yo soy muy disciplinado trabajando, Mick estuvo 17 años con Van Morrison, lleva otros 10 ya otra vez con él, que es como decir “si has sobrevivido a Van Morrison”… lo que pasa es que todo el mundo no puede trabajar con Mick.
El se casca 12 ó 13 horas diarias de estudio -yo también porque lo he aprendido con él- 6 días a la semana y con un rigor… con método… no te puedes imaginar hasta cuanto, con un rigor exhaustivo, es de locos y a mi me gusta trabajar así. Cuando se trabaja, tonterías las menos, también ratos de descojono por supuesto.
Yo tuve claro, el porqué ya no quería pertenecer a una banda, lo tuve claro el día que dejé Comité Cisne. No es que no quiera que me machaque un productor las canciones, lo que no quiero es que me las machaquen mis compañeros…ese es el tema, ahí es donde digo no, no…no es que vaya a permitir o no que el productor me lo joda, quien no quiero que me lo joda son los que tengo a mi lado.
Yo escribo, yo compongo, me tiro muchas horas al día trabajando… cuando me meto a grabar un disco y las canciones llegan al público, quiero que llegue lo que yo decida, ¿Qué tengo que trabajar más? Yo encantado, soy feliz, los lunes son mi mejor día de la semana, porque me voy a levantar y voy a coger mi guitarra y me siento muy afortunado….o sea que lo tuve claro desde ese momento.
Lo tuve claro con Garaje, éramos tres y en Garaje, bueno era una cuestión un poco curiosa, yo componía todo pero yo no mandaba… eras el pequeño seguro… sí era el pequeño, (risas)…luego con Comité, ahí Macías componía sus cosas, Remy también componía las suyas, el batería no…pero hubieron movidas típicas de grupo que dije: “nunca más voy a volver a pasar por una movida de grupos….jamás”.
… y lo que hice cuando monté Revólver fue sencillo, Warner me ofreció llamar a esto Carlos Goñi, yo les dije que no porque me daba muchísima vergüenza – sigo siendo tímido para ciertas cosas y esa es una de ellas- así que primero firmé contrato con Warner y después me dije, voy a buscar a tres tíos con los que pueda tocar, pueda trabajar y ahí aparecieron Copi que dejó Comité y se vino conmigo, Sergio Rojas, que tocaba en una banda por ahí y también apareció Jorge Lario… comenzamos a ensayar.
El primer disco nos fuimos a grabarlo los cuatro, en el segundo quería tener mucho más control del asunto porque el primero no me gustó nada como quedó, así con el segundo me fui exclusivamente con el batería y el bajista a Londres a grabarlo y esa fue la primera lección gorda de mi vida. El primer disco de Revólver fue un desbarajuste total… el segundo no, me cogió un productor inglés que lo hacía muy bien, un tío que se llama Kirk era ingeniero habitual de Phil Manzanera y este nos metió un sistema de trabajo muy parecido al que después he hecho y ahí no hubo ni siquiera un día de descanso, fue un mes y medio de 12h diarias todos los putos días… en ese disco no hay teclados, hay dos órganos en dos temas… todo bajo, batería y guitarras.