Revista de Guitarras

Construyendo una guitarra eléctrica

 Antes de empezar tenemos que tener claro lo que queremos hacer, ya que si no es así y empezamos a improvisar, lo más fácil es que la cosa derive hacia el desastre.

La planificación nunca esta de más y fami­liarizarse primero con las máquinas que vamos a utilizar tampoco, así que se pue­de practicar cada operación con maderas bara­tas que podréis conseguir en cualquier almacén de bricolaje y cumplir siempre con las medidas de seguridad, porque si tenemos una guitarra muy bonita, estamos muy orgullosos de haberla construido nosotros mismos, pero no tenemos dedos para tocarla no será tan gratificante.

3

Un error que muchos hemos cometido es querer realizar, la primera vez, la guitarra de nuestros sueños, una tipo PRS con tapa de arce quilted, con 6 o 7 pastillas, con unas in­crustaciones que una máquina CNC sudaría para poder hacer etc. Para empezar sería muy recomendable iniciarse con una cosa sencilla tipo Telecaster.

Es preferible algo poco ostentoso pero que se pueda tocar, a una guitarra intocable en la que habremos malgastado un montón de tiem­po y dinero para que al final acabe metida en un armario junto con nuestro traje de karate y las raquetas de pádel. Hacer una guitarra sencilla nos ayudará a entender mejor el fun­cionamiento de las diferentes partes del ins­trumento, una vez lo tengamos todo un poco más claro, entonces si que podemos pasar al siguiente nivel. El objetivo de esta sección es mostraros paso a paso, el proceso de cons­trucción de una guitarra eléctrica tal y como lo hago yo, no es la manera definitiva, simple­mente es una más. Espero que lo disfrutéis.

El Proyecto

Para esta ocasión he elegido una guitarra muy parecida a la que pudisteis ver en el nú­mero anterior de Cutaway, entonces la vis­teis por fuera y ahora la veremos por dentro. Se trata de una guitarra tipo ‘superstrat’, con cuerpo de caoba para que tenga unos me­dios/graves potentes y con una tapa de arce flameado para añadir brillo y un poco de sus­tain. El mástil será atornillado de arce “coci­nado” roasted maple y diapasón de pauferro. Esta combinación otorgará a la guitarra, unos graves profundos, una buena dosis de brillo, añadiéndole también algo más de definición sobre todo en tonos saturados y una respuesta más rápida de lo convencional al ataque de la cuerda. El pauferro tiene unas características sonoras muy parecidas al ébano pero con la ventaja de no ser tan sensible a los cambios de temperatura y humedad en el ambiente.

4

El radio será compuesto 10” en graves 14” en agudos, de esta manera lo que conseguire­mos es que sea más cómodo tocar acordes en los primeros trastes y poder dejar a su vez una acción más baja en los últimos sin que tenga­mos problemas de trasteos. Los trastes serán de acero, suenan más brillantes y duran bas­tante más.

La combinación de pastillas será HSH para poder tocar tanto con sonidos tipo LP como tipo Strat y para el puente montaremos un vi­brato Gotoh 510TS-FE1. El tipo de puente hay que tenerlo muy claro antes de empezar, ya que no se requiere el mismo ángulo en el más­til para un puente tipo Tune-o-matic que para un vibrato tipo Stratocaster.

Preparación de las maderas

Para el cuerpo utilizaremos una pieza de caoba de 60 x 35 x 4,5cm y para rebajarlo de 45mm a 40mm -que es lo que necesitamos- he utiliza­do una cepilladora.

Con esta máquina podemos quitar varios milímetros en cada pasada, conviene utilizarla con precaución ya que si nos pasamos ya no hay vuelta atrás, es preferible dar pasadas que quiten poco espesor, así es más difícil exce­derse y se dejan además menos marcas. Hay que pensar por adelantado el siguiente paso que vamos a dar y evitarnos trabajo en la me­dida de lo posible.

5

Realizaremos la misma operación con el resto de las maderas, hay que cepillar siempre a favor de la beta de la madera porque si no lo hacemos bien, las cuchillas de la máquina pueden arrancarnos una astilla que luego cos­tará bastante arreglar. Hay que ser siempre cuidadoso pero aún más con maderas duras (arce, pauferro, ébano) y sobre todo con los flameados quilted, que tienen facilidad para estropearse al más mínimo descuido.

Para el diapasón utilizaremos una lámina de pauferro de 50 x 7x 1cm, necesitaremos reba­jarla 0,4mm hasta dejarla a 0,6mm.

Para el mástil vamos a emplear una pieza de roasted maple de 70 x 10 x 2,8cm y la dejare­mos esta vez a 2,4cm.

El roasted maple es un arce tratado térmi­camente para eliminar restos de humedad y otras impurezas que pudieran afectar a su es­tabilidad, este proceso también añade un tono visual más oscuro que le da un aspecto vintage de forma natural, en definitiva es como acele­rar el proceso de envejecimiento.

La tapa de arce es una pieza abierta por la mi­tad para crear un efecto espejo o “bookmat­ched”.

6

Como casi tiene el espesor que necesita­mos, en lugar de pasarla por la cepilladora la pasaremos por la siguiente máquina, una lija­dora de rodillos, que hace la función de cali­brar la madera dejando el mismo espesor en toda su superficie, además también sirve para quitar cualquier marca que pueda haber que­dado después de rebajarla con el cepillo.

Ahora que tenemos todas las maderas pre­paradas, pegaremos las 2 mitades de la tapa con precaución de que no se mueva, para que el dibujo de una mitad coincida con la otra y así conseguir un efecto espejo perfecto. Cuan­do se seque el pegamento, limpiaremos los restos que pudieran quedar y así no estropear la lija de la lijadora de rodillos y la volvemos a calibrar para corregir cualquier imperfección. Si lo hemos hecho bien la unión quedará prác­ticamente invisible.

 

Ahora que ya tenemos todo preparado esta­mos listos para empezar la construcción del cuerpo, pero eso será en el próximo número.

David Rossi

0 comentarios en Construyendo una guitarra eléctrica
Deja tu comentario