Revista de Guitarras

Creedence Clearwater Revival

Pocas cosas hay que contar acerca de la Creedence que no se hayan repetido ya hasta la saciedad, todo el mundo conoce esos pequeños detalles que hacen las delicias de los mitómanos como yo en conversaciones de bar con los amigos, a pesar de ello hay un par de cosas interesantes en la trayectoria de este grupo que merecen la pena ser señaladas.

Al contrario de lo que pueda parecer escuchando sus sinuosos temas y pegajosos estribillos, la Creedence nació lejos del Mississippi, sus orígenes se asocian a las bajas tierras de California más cercanas al Tex-Mex y la zona de influencia de la West Coast, aun así la banda se adentró en el sonido del Swamp Rock que se caracteriza por mezclar diferentes estilos musicales como el Zideco, Cajun y leves toques de Country. Los temas se ocupan de las cuestiones del folclore del sur de los Estados Unidos, y las letras del género a menudo describen la vida en las poblaciones a lo largo del río Mississippi, Nueva Orleans o en las zonas rurales como el Bayou, como podremos encontrar en temas como Born in the Bayou Cotton Fields o el mismísimo Proud Mary (buque insignia de la CCR que cuenta la vida en el barco que transitaba por las tranquilas y caudalosas aguas del Mississippi).

En un principio el grupo lo componían tres miembros John Fogerty, Stu Cook y Doug Clifford, se hacían llamar a sí mismos The Blue Velvets, por aquel entonces empezó a acompañarlos en eventos en directo el hermano mayor de John, Tom Fogerty, poco a poco el grupo va evolucionando y en 1964 firma por Fantasy Records. Contado así, podría ser la historia de cientos de grupos de aquella época que aprovecharon la eclosión rítmica y cultural propiciada por los aires de libertad que sacudió a mitad de los sesenta de una costa a otra, todo el continente norteamericano, pero “La Creedence” fue mucho más que eso, en tan solo seis años consiguieron una colección de temas míticos de la historia del rock and roll que han trascendido más allá del tiempo, pasando a formar parte de la memoria colectiva de la música contemporánea.

En ese periodo de tiempo tan corto, la CCR estuvo en donde tenia que estar, participó en el festival del Woodstock del cual acabaron bastante descontentos por el pésimo sonido y por el hecho de tener que tocar a las tres de la mañana después de Grateful Dead, que se habían excedido de su tiempo de concierto organizando una jam, lo cual propició que no aparecieran en el vídeo del concierto por petición expresa de John Fogerty. También emprendieron una campaña en contra del conflicto de Vietnam que levantó muchas ampollas y que plasmaron en el tema Fortunate Son en el cual aireaban una verdad conocida por todos pero que nadie quería reconocer públicamente: a la guerra sólo iban los hijos de los trabajadores, mientras los hijos de las clases pudientes se libraban de ese desagradable periplo con servicios militares en su país o estudiando en caras universidades europeas.

Creedence Clearwater Revival

A todos aquellos que preguntéis a cerca de las dinámicas que se generan dentro de un grupo de rock and roll os dirán que todo lo que tenga que ver con la democracia esta llamado al fracaso más absoluto o a la aparición de luchas intestinas. Los egos en las bandas de rock pesan mucho y determinan en gran parte su historia, en el caso de la Creedence no iba a ser diferente, John supo cual era el sonido de la banda desde el principio lo que posibilitó que se hiciera cargo del enfoque de la misma. Las cosas funcionaron bien hasta que pasados unos años tras la grabación del Cosmo´s Factory, los otros miembros de la banda reclamaron un poco más de protagonismo en la toma de decisiones, esto sería al fin lo que acabaría con el brillo y la magia del grupo y propiciaría que tras dos discos más el grupo firmara su disolución el 16 de octubre de 1972.

Después de su disolución los miembros del grupo siguieron suertes dispares, el bueno de Tom sacó varios discos que pasaron casi inadvertidos, pero que encerraban cierto sabor sureño, sobre todo el último donde logro reunir a los cuatro miembros de la banda de nuevo, aunque John grabo su parte a solas. Falleció en 1990 de SIDA que había contraído a causa de una transfusión de sangre en una operación de espalda.

Stu y Doug siguieron trabajando juntos después de la disolución del grupo y en 1995 fundaron Creedence Clearwater Revisited para interpretar los temas de la banda junto a otros músicos.

John sigue con su prolífica carrera musical en estudio aliñada de grandes giras internacionales en las que demuestra que todavía esta en forma musicalmente, hace menos de un año estuvo tocando en Murcia y dejó muy claro que para él no existe el tiempo si no el “aquí y ahora”.

Habría muchas más cosas que decir pero como podréis comprender mi dolor de cabeza me impide ir más allá, la noche de ayer fue larga llena de risas y anécdotas, sin duda más larga de lo que mi cansado cuerpo puede tolerar y es por eso que esta soleada mañana de agosto me he podido parar a escuchar los infinitos matices de la música de la Creedence, espero que vosotros la podáis seguir disfrutando, sin duda merece la pena.

Gerardo González Sánchez