Revista de Guitarras

David Palau

Ese caldo de cultivo sólo podía llevarle a donde está, uno de los más grandes freelancers con su propia carrera como artista. Instrumentista, arreglista, productor… ¡ganador de un Grammy!…Teníamos ganas de charlar con él hace ya tiempo y la oportunidad ha surgido coincidiendo con la salida de sus guitarras signature con Washburn, amigos: David Palau.

La primera es casi obligada, ¿Cuándo te diste cuenta que lo tuyo era la guitarra, que te ibas a dedicar a ello por completo?
Mi pasión por la guitarra empezó desde muy pequeñito, empecé estudiar guitarra a los 10 años y poco poco me fui enamorando del instrumento cada vez más, hasta que yá en plena adolescencia, sobre los 16, 17 me dí cuenta que realmente era algo vocacional y que iba a marcar toda mi vida.

Has tenido estudios formales de conservatorio etc. ¿Te han aportado de manera significativa?
Mi formación como músico fue en el conservatorio, totalmente clásica.
Luego empecé a descubrir a los grandes guitarristas de la época (Van Halen, Steve Vai, Yngwie Malmsteen, Paul Gilbert…) y me adentré en el mundo del rock de manera autodidacta. No había mucho material en los 80’s, apenas algún video, alguna partitura, no es como ahora…
Mi formación clásica me ha abierto un montón de puertas que hubieran sido imposibles de otra manera, no hubiera podido trabajar con Serrat, o con música de cine y publicidad. Me siento muy orgulloso de mis estudios clásicos, sin duda animo a los chicos a que estudien música.

¿Qué recuerdas de los primeros tiempos de estudio? ¿Practicabas mucho?
Recuerdo principalmente que la guitarra era un juego, era algo que me distraía y que me gustaba, pero a medida que los estudios se fueron intensificando y los cursos eran más complejos y más elevados, mis horas de estudio obviamente tuvieron que aumentar. Pasé de estudiar de una hora a tres al día encerrado en mi cuarto, sé que no es mucho, pero aprendí a sacar mucho partido de mis horas de trabajo. Lo importante no es que estés todo el día pegado a la guitarra, si no que cuando lo hagas aproveches tu tiempo.
Tocaba, aprendía, escuchaba los discos de la época (Pink Floyd, ELO, Alan Parsons) era tanto el interés a esa edad que en ningún momento se me hizo aburrido. La guitarra iba conmigo a todas partes, incluso cuando viajábamos con mis padres de vacaciones.

¿Cuál fue tu primera guitarra? ¿La conservas?
Mi primera guitarra española fue comprada en una tienda en Barcelona y por supuesto la conservo y la guardo con mucho cariño.
Mi primera guitarra eléctrica fue de la marca Ventury, por desgracia no la conservo porque en esa época adolescente la vendí para poder comprar nuevas guitarras pero sí sé quien la tiene y me siento muy tranquilo sabiendo que la cuida muy bien.

Te pilló la época dorada de los guitar-heroe ¿Te viste influenciado por Vai, Satriani…?
Por supuesto me pillaron los 80’s de lleno y con ello la gran época de los “guitar heroe” que luego han sido estrellas y leyendas mundiales.
Era imposible no estar influenciado en esa época, todo lo que salía por la radio, todas las grandes bandas comerciales tenían músicos excepcionales y guitarristas increíbles.  Era una época maravillosa, llena de talento y grandes canciones, si no, no tenías cabida en la música, mucho ha cambiado desde entonces. Hubo un tiempo donde el número 1 de los 40 Principales fueron los “Guns & Roses”, con eso ya te lo digo todo…
Por supuesto me ví bajo la influencia de guitarristas como Steve Vai, Van Halen, Satriani, Paul Gilbert, Trevor Rabin, Steve Lukather, Dann Huff y un largo etc. Guitarristas universales que han cambiado el planeta con su música.
Pero luego descubrí a guitarristas de “grupo”: Andy Sumers (Police) The Edge (U2) Michael Landau (James Taylor), Keith Scott (Bryan Adams) y un largo etc. que me enseñaron su labor por el sonido. Otro concepto…

la foto 2a Eres uno de los freelancers más respetados de nuestro país, ¿Crees que el dedicarte tanto tiempo a  ello te ha podido restar energía para tus proyectos personales?
Muchas gracias por tus palabras, la verdad es que trabajar como freelance me ha dado una visión muy general de la música, me ha influenciado con muchos estilos y muchas maneras distintas de tocar la guitarra y eso me ha hecho crecer como músico y como persona.
Por otro lado, es cierto que como estaba tan enfocado en mi lado profesional (porque hay que vivir y pagar facturas) poco a poco le quitaba espacio a mi lado artístico mi lado más personal, pero nunca olvidé mi sueño de adolescente. Al final cuando decidí formar mi banda de rock Güru, toda ésa experiencia acumulada salió a la luz.

¿Qué diferencias hay de enfoque entre trabajar para ti y tu propia música a hacerlo para otro artista?

No tiene nada que ver trabajar para mí o trabajar para otro artista, mi estado mental es completamente distinto.
Cuando trabajo para un artista, intento ponerme en su piel, intento hacerle un traje a medida y cumplir lo que su música necesita. Aportar lo que se me está pidiendo y lo que él tiene en la mente, más allá de mis preferencias personales o del “ego” que todos arrastramos como músico.  Soy una herramenta al servicio de un productor.
Cuando trabajo para mí, compongo, escribo y auto produzco mi material la sensación es mucho más compleja y mucho más exigente.
Pretendo plasmar mi sello, mi manera de tocar, mi habilidad, mi manera de ver la música y eso me compromete mucho más.
Es la música que habla de mí y de la que yo respondo como artista, así que mi nivel de exigencia se eleva muchísimo ya que me compromete en muchos aspectos.
En ese momento doy la cara como guitarrista, compositor, ingeniero, productor, cantante etc… Soy artista.

Eres compositor, arreglista… ¿De todas las tareas alrededor de la música cual te gusta más?

La composición es sin duda una de las facetas más apasionantes dentro de la música. Es el momento de máxima creatividad, debe ser original, debe ser fresco. Estás escribiendo un mensaje en forma de canción y pretendes tocar el corazón de las personas así que es un momento muy sensible ya la vez muy intenso.
Por otro lado mi faceta de arreglista me encanta, realmente lo disfruto mucho porque es un desafío extremo.
La capacidad de coger una canción existente y darle una personalidad, darle un carácter propio a través de tus arreglos es algo increíble, sin duda alguna un desafío como músico.
La mejor experiencia en ese sentido fueron todos los arreglos y dirección musical que hice en la gira acústica de David Bisbal donde al final gané el Grammy Latino 2012 por el “Mejor disco pop tradicional” gracias a mis arreglos.
¡Algo que recordaré toda mi vida!

Hablemos de guitarras…creo que te gustan las guitarras de carácter contemporáneo más en onda superstrat… ¿Te tienta lo vintage?
¡Perfecto hablemos de guitarras! La verdad es que los modelos superstrat siempre me han llamado la atención. El tipo de guitarristas a los que yo he respetado y escuchado tocaban esos modelos y al probarlas me resultaban más versátiles así que se adaptaban perfectamente a mi manera de tocar. Soy un gran amante de los Floyd Rose y un gran amante de las guitarras Hi-Gain porque encajan perfectamente en mi estilo.
Aunque te confieso que en el estudio tengo todo tipo de guitarras: Les Paul, Stratocaster, Telecaster, Jazz, semisólidas, Ukelele, Mandolina etc… Las necesito para trabajar porque todas ellas tienen sonidos clásicos e irrepetibles.

¿Qué características debe reunir una guitarra para que te sientas cómodo con ella?
Como ya hemos mencionado me gustan las “super strato”. Las características que deben tener son: Tapa plana, no me gustan las guitarras de tapa curvada me resultan incomodas.  Deben tener 24 trastes y un acceso ultra cómodo al traste 24.
Deben tener el mástil delgadito, yo provengo de las guitarras Ibanez y esa era una de sus características más importantes, así que estoy muy acostumbrado.
Debe ser un instrumento cómodo, ergonómico, que se adapte bien a mi cuerpo.
El acceso al volumen y cambio de pastilla debe ser muy cómodo, ya que es algo que uso constantemente mientras toco.
¡Qué sea bonita! Y muy elegante… Y por supuesto que las pastillas y la electrónica me gusten. Mis guitarras montan Seymour Duncan, el modelo blanco: 59 (SH1) / JB (SH4) y el modelo negro: SH2 / SH6
Con un sistema push-pull para conmutarlas a simple y tener ese sonido “strato”.

Has entrado en endorsement con Washburn, tienes tu propio modelo de guitarra, algo nada fácil ¿Cómo comenzó esa relación? ¿De qué manera has participado en el desarrollo de tu Signature?
Me siento realmente muy feliz y muy orgulloso de que Washburn haya contactado conmigo. Es un honor después de tantos años de trabajar que finalmente pueda plasmar mi propio nombre en una guitarra, es una de las mejores recompensas que puede recibir un guitarrista.
Mi relación con Washburn viene a través de un gran amigo de muchos años, Xavier Martínez. Él es uno de los responsables de la marca y desarrollo mundial de los modelos, así que nuestra relación durante años hizo que apareciera la idea de que Washburn me patrocinara como endorser y poder desarrollar mi propio modelo.
La idea fue un regalo para mí y no dudé ni un segundo teniendo en cuenta que Washburn es una gran marca y con una experiencia mundial por años.
Finalmente y gracias a Pau Artigues (responsable del área de guitarras, amplificadores, pedales) de importadora Adagio y dueños de las tiendas UME
empezamos conversaciones profesionales hasta la firma del contrato.

la foto 2 Veo que entre sus specs está el extended cutaway ¿Influencia de Nuno?
Por supuesto, el “extended cutaway” fue un invento del señor Nuno Bettencourt. Un maestro guitarrista que cambió por completo toda la percepción que teníamos del instrumento hasta la fecha. Él se adelantó a la necesidad que todos los guitarristas tenemos, la libertad y el acceso a los trastes superiores así que por supuesto lo incluí en mi modelo. ¡Es increíblemente cómodo!

¿Estás totalmente satisfecho o ahora modificarías o añadirías algo?
Estoy completamente feliz y satisfecho con los modelos que Washburn me ha construido. En este momento los estoy utilizando en mi gira mundial con Bobby Kimball (el cantante de TOTO).
Digamos que las estoy poniendo a prueba en situaciones reales como son escenario, los cambios de temperatura, los viajes…Los resultados que me están dando son increíbles, es una guitarra de verdad. Muy rockera y muy versátil, cumple perfectamente mi lado artístico y mi lado profesional como músico de sesión.

¿De qué se compone actualmente tu backline?
Mi backline varía ligeramente en función de cada situación. Cuando viajo mucho necesito algo práctico, llevadero, algo que sea rápido de enchufar y sonar… así que viajo con mi guitarra Washburn y con mi Line6 HD 500 X. Voy conectado a linea, así que no tengo ningún problema con tocar con emulaciones, es algo que controlo a la perfección y sé que parámetros variar en cada situación para conseguir el sonido que busco.
Pero cuando tengo la posibilidad, todo eso viene ampliado por los nuevos amplificadores Hughes & Kettner. Exactamente el modelo Grand Meister.
Es una maravilla de amplificador con 4 canales a pura válvula, multiefectos incorporado, midi, salida a línea con emulación de speaker, noise gate… ¡Una pasada!
Luego en el estudio tengo un montón de procesadores y pedales de alta gama que utilizo según la situación. Hablo de aparatos como el AXE FX II, GSP 1101, EVENTIDE y pedales AMT, RADIAL, BOSS, IBANEZ, BOGNER etc. ¡En el estudio cualquier cosa vale!

¿En que momento te encuentras con GÜRU?
Mi banda GÜRU ha sido una gran sorpresa desde el primer momento.
Logramos causar una sensación impactante del mundo el Rock, con unas críticas excelentes, así que después del primer disco debut llegó el segundo llamado “White”.
Supuso una expansión mundial, estamos actualmente vendiendo discos en Japón, Suecia, Alemania hasta los Estados Unidos.
Actualmente estoy en pleno proceso de composición y preproducción del que será tercer disco que espero que pueda ver la luz el próximo año. Será un disco más rockero, más duro, más guitarrístico pero sin perder jamás la característica que nos ha hecho conocidos, la capacidad de las melodías de sonido con referencias Toto.
Con Güru escribo canciones comerciales, “cantables”, pero con un alto contenido musical y complejo. Algo para el gran público y para el músico.

¿Cómo es un día para ti cuando no estás de gira?
Si algo he aprendido con los años de gira es a saber dividir y separar mis dos mundos: mi vida personal y mi vida en la carretera.
Cuando no estoy en gira priorizo mi vida personal, mi esposa, mi hija, mis paseos por la playa, mis momentos de intimidad. Son completamente sagrados para mí y los necesito para poder afrontar una profesión tan dura como la música.
Por otro lado soy propietario de mi estudio de grabación: Divertimento Estudio.
Allí paso la mayoría de las horas, trabajo, grabo, produzco y arreglo para un montón de jóvenes artistas y de bandas, trabajo para publicidad, grabo online, y también es mi laboratorio para GÜRU.
Un trabajo que me toma mucho tiempo pero que me mantiene cerca de mi familia.

¿Cuáles son tus planes a corto plazo?
Mis planes más próximos para este año y el próximo son seguir girando con Bobby Kimball además posiblemente me incorpore a la banda sueca de Tommy Denander para acompañar a Bill Champlin de Chicago y al cantante de Boston.
Para el año 2015 salgo de gira con Serrat por todo el mundo. Una gira enorme que celebra su 50 cumpleaños como artista. Y por supuesto terminar y preparar el lanzamiento del tercer disco de Güru.
En Enero estaré en el NAMM de Los Angeles con la gente de Washburn y aprovecharé para visitar a mis contactos en USA.
Parece que me espera un año intenso…

Muchísimas gracias por vuestra atención, me siento honrado de aparecer en una publicación que tanto respeto y que tiene tanta solera y reputación entre los músicos.
¡Nos vemos en la carretera!

José Manuel López

 

0 comentarios en David Palau
Deja tu comentario