Revista de Guitarras

Diego García

 Diego García es un guitarrista inquieto, desde muy joven se instaló en el ámbito del músico profesional y ha girado y grabado con algunos de los artistas más importantes de la escena nacional como: Tontxu, Merche Corisco, José María Cano, Guerrílla Gorila, Sergio Dalma, Nacho Campillo, Tam Tam Go, Jaime Urrutia, Juan Perro o Manolo Tena.

Al mismo tiempo desarrolla activi­dad con su trío, donde interpreta su propia música instrumental centra­da en la American Roots Music. Está mos­trando su segundo disco, Twangero y que mejor escusa para hablar con él.
Nos recibe durante su visita a Santander dentro de la gira “On the Rock”, de Andrés Ca­lamaro y comenzamos hablando de sus pro­yectos en New York:

4

El año pasado monte una banda con Tony Mason (batería de Norah Jones) y Jesse Mur­phy (bajista de John Scofield) toque mucho con ellos, después de tres meses de tocar me dije: vamos a hacer un disco como sea, porque por fin alguien entiende lo que estoy haciendo. Yo toqué mucho con un guitarrista muy conocido en EEUU llamado Jim Campilongo, me ima­gino que Lopi lo conocerá y él fue el que me recomendó esta banda, un día fuimos al estu­dio y tocamos diez horas, también me lo traje a España y me dije: “Esto está genial”. Voy a sa­car un disco que se va a llamar “The Brooklyn Session” que saldrá en Junio aquí en España y en agosto en Argentina, Chile y Uruguay, me iré en julio a EEUU a ver que onda, concreta­mente a Nashville. Toqué y grabé mucho, me metí en la escena de New York y un amigo me recomendó que fuese a Nashville, así que allí voy a ver que puedo hacer con el disco.

Yo sigo compaginando esto con Andrés, via­jamos muchísimo hacemos desde Argentina, México y este año vamos hacer EEUU, pero siempre que tengo un mes libre en vez de irme de vacaciones, lo uso para currar lo mío. En Es­paña hace mas de dos años que no toco, pero ahora estuve en Argentina y fue muy bien, me conocen bastante al ser el guitarrista de An­drés. La cultura del rock en Argentina es muy buena, ellos tienen rock desde los años 50. Aquí en España el mercado discográfico para los guitarristas solistas es escaso, pero no me importa porque mira, yo me fui de Valencia a Madrid, de Madrid a Buenos Aires y de Buenos Aires a New York y ahora no me importaría ir a Berlín donde tengo un contacto para girar con mi proyecto por Europa.

Obviamente haré unos conciertos aquí en España con el disco que sacare en Junio, haré Madrid, mi ciudad Valencia, Barcelona y León entre otras ciudades.

Ahora vienes de Argentina de hacer una gira en formato trío con Gastón Baremberg (baterista de Fito Páez) y con Juan Pablo Rufino (bajista de Lito Vitale) ¿Qué tal la acogida del publico?
Fue una Sorpresa yo no tengo los discos edi­tados en Argentina, así que íbamos a la aven­tura y fue un éxito. Hicimos varios conciertos y tres clinics, en el primer club que hicimos pen­sé que no le llenaba y estaba todo vendido. El público fenomenal, muy interesado. Entonces contacte con la discográfica, vamos a editar el disco y voy a volver en Diciembre a hacer una gira nacional y además iré a Chile y a Uruguay.

¿Con qué guitarras te sientes más cómodo?
Tengo de todo pero la guitarra principal que uso es una Gibson 295, es amarilla y es la que sale en el video de “February blues” pero también uso acústicas, tengo una Lowden y en New York me compré una Martin de 1930 que fue una compra maravillosa, el tipo me dijo que valía 2 dólares de la época y el estuche 7 dóla­res, entonces nadie compraba el estuche, así que no llegaban con buen estado, pero esta la compraron con el estuche así que estaba en un estado perfecto.

3

¿Amplis y pedales que usas
Con mi proyecto llevo un Pricenton Reverb del 68 Fender, también llevo uno de Pablo Kahayan, un luthier argentino constructor de amplificadores, muy capo, afincado en Madrid (Cutaway 2). En la gira de España llevo un ca­bezal Fender Bassman y en América, Vox AC 30. Pedales apenas uso, vas a ver que tengo la pedalera enchufada pero apenas los uso y con mi proyecto no los uso, el sonido es limpio.

Es el cuarto año que giras con Andrés Calamaro y además has colaborado en la grabación de On the Rock, ¿Qué aporta Andrés a tu guitarra?
Andrés me da mucha libertad para hacer lo que quiera, soy un solista totalmente libre en la banda; me deja elegir los sonidos que yo quiera, el potencia las cualidades de cada mú­sico, te da mucha cancha.

Sabemos tus gustos por el country, además de Pat Metheny, ¿Qué más artistas te han influenciado?
Si, me gustan mucho los guitarristas, Jeff Beck fue siembre uno de mis ídolos, Jimi Hen­drix, Eric Clapton, Chet Atkins que fue el gui­tarrista que más me influenció, pero a mi real­mente cuando llego a casa me pongo un disco de Dylan o de los Stones o música clásica, me gusta escuchar más bandas que guitarristas, aunque tengo mis favoritos, por supuesto.

¿Qué tiene el sonido american roots, folk coun­try o guitarras de raíces que tanto os gusta a varios guitarristas últimamente?
A mi me gusta desde siempre, yo aprendí a tocar el estilo finger picking con trece años, el country antiguo lo aprendí de pequeño, yo era muy fan de Stray Cats y a través de ellos descubrí de donde habían aprendido, siempre fui muy fan de lo antiguo incluso de antes de la electricidad, de Robert Johnson y del blues acústico y también me gustaba Elvis.

¿Realizas siempre hybrid picking o depende de la sonoridad que buscas?
Depende de temporadas, a veces toco todo solamente con la púa, pero ahora estuve tocan­do unas cosas españolas para unas grabacio­nes y ahora si utlilizo el hybrid picking. Pero me dejo influenciar mucho, cuando fui a New York vi que allí los guitarristas tocaban de otra manera, no sé como explicarlo técnicamente, entonces empecé a tocar mas con la púa (el sonido es muy americano) también ahora uso mucho una púa de pulgar que allí se emplea mucho y que te permite tocar muy bien ragtime, rock…

Cuando tienes que realizar un solo ¿En que te enfocas, melodías, cambios…tiras de licks?
Sonido, me interesa más el sonido que vaya a conseguir. Yo intento tocar de manera popu­lar que le llegue a la gente, creo que a la gente le mueve un sonido.

No soy muy metódico en ese sentido, estuve 10 años grabando jingles box y por deforma­ ción profesional una forma de hacer el solo, un estándar de radio; pero ahora cuando hago un solo para Andrés, es una primera toma y ahí queda, no construyo cosas ni me preparo nada.

1

Cuando compones para tus discos, ¿Cual es el proceso: partes de un riff, una melodía para de­sarrollar…?
Lo de componer lo hago como una rutina, tengo un montón de ideas, un riff que me gus­ta, me lo grabo, las voy desarrollando, tengo 2 discos duros llenos de información, no creo en la inspiración.

¿Trabajas de manera intuitiva o recurres a la armonía para resolver cosas?
La verdad es que ambas, porque estudie en el conservatorio y estudie armonía, pero la in­tuición es innata y aparte es excitante trabajar con la intuición, pienso que la música tiene que tener riesgo, hay unas horas de ensayo pero cuando tocas delante de alguien el proceso cambia, entonces tiene que haber riesgo.

Si tienes que elegir entre un buen sonido y una buena melodía ¿Con que te quedas?
No sé (risas)…es una pregunta difí­cil, una buena melodía de Bach si me quedaría, aunque el sonido también es prioritario.

¿Qué recomendación le darías a la gente que empieza?
Yo tocaría la guitarra aunque no viviera de la guitarra, sé que las circunstancias de ahora son malas, pero cuando yo empecé también eran malas, no había Internet, ni las cosas que hay hoy. Pero el amor que te da la música es más importante que ser guitarrista de este o del otro. Como decía Frank Zappa “The Music is the Best” .

Hay que tener la mentalidad de moverse, yo siendo un guitarrista estableci­do en España me fui a los EEUU en 2004 y allí fui un principiante cargando con mi ampli a 15 grados bajo cero y tocando en garitos por 50 dólares, en Argentina conduciendo yo, porque un conductor nos sale muy caro y ahora me voy a Nashville a ver que onda…

Yosune Malave
Fotos: Igor Cobo

0 comentarios en Diego García
Deja tu comentario