Revista de Guitarras

Edu Pinilla

Eduardo Pinilla es uno de los músicos imprescindibles en la escena del rock español, lleva más de 35 años como guitarrista profesional. Comenzando en 1975 con Noel Soto, ha trabajado como freelancer en giras con Miguel Ríos (El rock de una noche de verano) Sabina o Luz Casal.

Ha grabado con Mercedes Ferrer, Los Sua­ves, Ñu, Coz, Burning… formando parte de estas tres últimas bandas y funda­mentalmente con Burning en donde permanece desde 1991. Ha colaborado en diferentes bandas sonoras y en el mítico programa de TVE, Aplauso.

Comenzaste en 1975 con Noel Soto, 37 años de carrera que se dice pronto ¿Qué nos cuentas?
Como si fuese ayer, se me han pasado vo­lando. Si echase cuentas percibiría la cantidad de tiempo que pasó y la cantidad de cosas que hice (discos,televisión,giras…) pero muy con­tento de seguir aún en activo y con tanta ilusión como entonces.

Empiezas con estudios de conservatorio y di­riges tu carrera hacia el rock ¿Cómo fue esto?
Tengo pocos estudios, el conservatorio era muy lento y decidí estudiar por mi cuenta. Al dejarlo me metí en casa con los discos de los guitarristas que más me gustaban, un plato gi­radiscos y a trabajar todas las horas posibles para aprender de oído aquellos solos que me ponían la carne de gallina, entonces no había profesores de rock ni nada parecido. Fue varios años después estando ya en Coz, cuando por medio de un amigo conecté con Félix Santos, que solo daba clases a gente que le apetecía o le veía con posibilidades. Me abrió la mente a la armonía y a la parte técnica de la guitarra, facilitándome el acceso a la parte practica, que ya empezaba a ser accesible e incluso ya se podían conseguir videos (en ingles) de guita­rristas americanos, nos enseño mucho.

Estábamos unos cuantos locos de la guita­rra con él, como Javi Fuertes y mi amigo Dec­kler (un guitarrista poco conocido, pero si muy admirado por todos los guitarristas).

2

Recuerdo que nos dio por irnos a tocar a la calle, justo después de dejar Ñu por primera vez; había que ver la cara de la gente cuando oía y luego veía a dos guitarristas haciendo so­los (estrictamente solos de guitarra) los dos a la vez en plena calle Preciados de Madrid.

Creían que era el sonido del demonio en ple­na ciudad. Precisamente Deckler fue el que me presento a Félix Santos y formamos un grupo en donde ellos vivían, Ciudad Pegaso, de cinco guitarristas, los cuales casi todos han tenido mucho que decir en la música en España.

Dime que recuerdos tienes que tu paso por Ñu y Coz…
Mis recuerdos de Ñu y Coz son los típicos de un chaval desde los 20 años a los treinta, es decir tan brillantes por la juventud del mo­mento como porque estábamos comenzando la historia de la música rock en este país y todo era nuevo y maravilloso, aún a pesar de la falta de infraestructura para los conciertos, equipos etc…

¿Qué recuerdas de la gira “Rock de una noche de verano” en la que participaste como guita­rrista de Luz Casal?
Pues para mi esa es la mejor gira que se ha hecho en este país con diferencia, tocábamos en los campos de futbol de Primera División, es decir… de 40 a 60.000 personas.

Había dos escenarios con su P.A. etc. que se adelantaban a montar mientras se tocaba en otro sitio, siempre un día libre entre concier­tos y como máximo distancias de 200 Km entre una y otra ciudad.

Y todo esto compartiendo la vida 3 meses con los mejores músicos y personal del entorno de este país y de fuera. ¿Qué más podría pedir?

¿Alguna grabación de algún disco que te resul­tase especial o con la que te sentiste a gusto?
Sobre todo las de Ibiza con Ñu y Coz por lo divertido y ameno de convivir en el campo en esa maravillosa isla y ese estudio tan especial. También El Dulce 16 de los Burning que fue una grabación de “todos a una” irrepetible.

A la hora de componer ¿Como es el proceso? ¿Partes de una idea, la desarrollas…?
Me surge en los momentos más inespera­dos y no siempre cuando me pongo a trabajar. De repente me surge una idea para esa can­ción que quería o esa letra o un solo de guita­rra y tengo que ir al estudio de mi casa y gra­bar, porque si no se me olvida, sería como un sueño y me pasa muy a menudo.

Reconozco que he sido un tipo muy disipado y que no he aprovechado el tiempo, pero desde hace unos 7 años estoy más centrado y me paso la vida en el estudio con la guitarra y el ordena­dor trabajando a tope y componiendo mucho.

Cuando encaras un solo, ¿En que piensas, me­lodías, cambios de acordes, patrones?
La mejor forma es sentir el solo, yo escu­cho los acordes de la canción por oír lo que me sugieren y saber por donde ir. Yo diría que los mejores solos son aquellos que se planifican sin la guitarra y son instintivos.

Sobre guitarras, háblame de ellas…tus prime­ras guitarras, ¿Cuales son a lo largo de tu ca­rrera las que más has usado y alguna otra que te haya llamado la atención?
Bueno, la verdad es que siempre ha esta­do en mi cabeza la imagen de Fender por Jimi Hendrix y la Gibson Les Paul por Jimmy Page y Clapton, Beck etc.

Por eso la primera guitarra que tuve -que me compró mi papi- fue una Birdson blanca que era una imitación perfecta de Stratocaster y que construía un artesano en Madrid cuando la Fender Stratocaster costaba 40.000 pelas. Así que en cuanto tuve 18 años, me fui a Lon­dres y me compre mi primera Les Paul.

Luego ya con Ñu, un amigo que tocaba con Cucharada (Bota Fuego), me vendió una Stra­tocaster color crema que pinté de blanco in­mediatamente y que me ha acompañado a lo largo de los años.

Después tocando con Luz Casal me enamoré de una Schecter blanca Stratocaster y todavía me acompaña. Y ya en mediados de los 90 en Nueva York encontré mi Fender Stratocaster de la que no me separo por nada del mundo. La compré para un amigo pero me dije, esta es mi guitarra…así que le devolví el dinero y me la quedé.

También he cometido tonterías como cam­biar mi vieja Les Paul por un teclado -que en­seguida se desvaloró- mientras mi guitarra seguía valiendo más o cambiar mi PRS Top 10 modelo Santana, que hoy en día costaría una fortuna, por otra Les Paul y una Seagull acús­tica.

¡En fin! Ahora mi próxima guitarra será una Telecaster que ya tengo en mente, pero la ver­dad es que hasta ahora yo soy un guitarrista de Stratocaster.

¿Qué prefieres en cuanto a tipo de cuerpo, mástil, pastillas…etc.?
Lo que más me gusta de la Stratocaster es su versatilidad y que según cambies de pas­tilla, estas entrando en un mundo de diferen­tes estilos que te deja soñar con el sonido. El mástil suele ser muy duro de tocar y además la acción de las cuerdas ha de estar siempre muy alta para que no ceceé y poder usar el dedal.

3

¿Qué equipo usas, amplis, pedales…?
En amplis tengo un Marshall y un Fender, en eso soy muy convencional probé mil cosas pero no me acaban de convencer.

En cuanto a los pedales ahora los estoy vol­viendo a usar, a veces un poco de chorus en una canción, ¿Que hay que ayudar con un pequeño overdrive? Pues sí… pero sin que desdibuje el sonido de la guitarra, el sonido cuanto mas lim­pio es más puro y es como mas me gusta.

¿En qué formación te sientes más cómodo?
Un cuarteto como el de Burning: teclista, bajo, batería y guitarra y voz. Aunque ahora estoy empezando a cantar por lo que necesito apoyo de otra guitarra, pero mi formación más esencial y que más me gusta es el cuarteto.

¿Usas los conocimientos de armonía para resolver situaciones o te dejas llevar por la intuición?
Es intuición pero es algo aprendido, tengo que usar los conocimientos porque es lo que me sale intuitivamente. Por ejemplo, si estás tocando un Rock and Roll muy simple, cual­quier detallín que hagas le va a dar una ale­gría porque en el rock y en cualquier estilo está todo muy hecho, cualquier aportación creo que debe de ser bajo la base armónica.

Antes de tocar en un concierto comprometido, ¿Necesitas relajarte de alguna manera o ni lo piensas?
Lo ideal es salir a tocar nada más llegar a los camerinos, pero hagas lo que hagas siempre sa­les con ese nervio que es necesario para mante­nerte ese par de horas delante del público.

¿Tienes alguna técnica de interpretación favo­rita, bendings, sweep pickings etc.?
Si, bendings sobre todo, poco sweep picking, hay un solo en concreto que dedico al tapping. Lo que trato es de mantener notas durante más tiempo, pues en Burning se trata de ajus­tarse a aquellas notas y mantenerlas.

¿Algún guitarrista de nueva hornada que te lla­me la atención?
Tengo que reconocer que los guitarristas que me gustan es porque me recuerdan a al­guno de los maestros de los que yo también he aprendido, por ejemplo me gusta Bonamassa que es jovencito y hace Blues de maravilla, pero es porque veo en él la influencia de Jo­hnny Winter, Gary Moore etc.También me gus­ta Derek Trucks de Allman Brothers que toca Slide y John Mayer.

Eso sí, hay muchos guitarristas a los que les veo hacer cosas increíbles pero no encuentro a casi nadie original, en todos detecto enseguida de quien han aprendido esta u otra escala.

Por lo tanto sigo escuchando a los origina­les que me siguen poniendo “la carne de ga­llina” y todavía me transportan a otro mundo, que creo es una parte esencial de la música.

De los guitarristas españoles me gustan casi todos, creo que están trabajando muy en serio desde jóvenes y estoy expectante por los que lleguen a madurar. Sigo dando clases pero a pocos alumnos, me centro en inculcarles e in­sisto en que capten todo lo que puedan de todos los buenos guitarristas, lo mezclen, lo agiten…y lo sirvan con su sello personal.

Después de giras con Sabina entre otros artistas, grabaciones en multitud de discos, bandas sono­ras para películas ¿Que te queda por hacer?
Me queda tanto por hacer, tantas cosas…a veces me digo a mi mismo:¡Anda viejete! Pero oigo un grupo, un solo de guitarra o un de­talle de armonía y me ilusiona y me sigue ilusionando cualquier cosa bien hecha y me apetece tocarla.

¿Sigue activa tu banda Pinilla Blues Band?
No es la misma banda, forme una nueva el año pasado. Ahora tengo la idea de mi pro­pio grupo, tengo material grabado y ganas de salir en breve a presentarlo. No voy a dejar Burning porque es mi pasión, va a ser un pro­yecto paralelo, suena a Rock-Blues, fusión y será posible que se vuelva a llamar Pinilla Blues Band porque es como una marca que ya esta hecha.

Yosune Malave

0 comentarios en Edu Pinilla
Deja tu comentario