Revista de Guitarras

Fender 57 Stratocaster Custom Shop Relic

 Tenemos ante nosotros una fantástica reproducción a cargo de la custom shop de uno de los modelos más aclamados de Fender. La guitarra que hoy nos ocupa es doblemente especial, primero por ser una de las 50 unidades fabricadas de esta serie limitada y segundo por haber sido destinada a presentarla en la NAMM del 2007, sobra decir que Fender solo expone lo mejor de sus productos en las ferias de este tipo, lo que nos puede dar una ligera idea de la calidad que atesora.

 

A principios de la decada de los 80, Fen­der lanzo una gama de reediciones de ciertos modelos de Stratocasters, entre ellos la reedición del año 1957 que, con el paso de los años, se fue haciendo muy popular, ha­ciendo que músicos como David Gilmour llega­ran a instalar un mástil de una 57 reissue en su famosa black strat. Desde entonces ha habido varios modelos basados en la mítica guitarra del 57 y con el auge del acabado relic, Fender decidió construir una tirada limitada de la 57 RI con este acabado en el 50 aniversario del mo­delo original, una de esas unidades es la que analizaremos a continuación.

Construcción

A primera vista, llaman la atención dos de­talles, el relic que se ha aplicado a la guita­rra por completo y el color, nocaster blonde, algo raro de ver una Stratocaster. El cuerpo es de fresno ligero, siendo una guitarra muy liviana y agradable para tocar con ella colga­da. Monta un mástil de una pieza de arce con perfil en V suave, algo más redondeado que el perfil en V habitual de las originales (so­bre todo los modelos con este perfil del año 1956), con un radio de 9.5” y 21 trastes 6105 para acercarse más al estilo vintage que se quiere recrear.

En el diapasón se nota un fuerte desgas­te como si la guitarra hubiera sufrido más de 50 años de uso, aunque no genera nin­gún problema en el tacto, mientras que la parte posterior del mástil carece de barniz, dando una agradable sensación a la hora de tocar con ella e invitando a tocar durante horas seguidas. La cejuela que monta está compuesta de hueso, permitiendo una bue­na estabilidad en la afinación de las cuerdas, efecto que logra junto al clavijero de tipo vin­taje con aspecto envejecido pero completa­mente funcional.

El puente es el típico vintage de 6 selletas, con la palanca de trémolo algo más corta de lo habitual y el clásico “cenicero” de los puen­tes de antaño. En la placa de unión del mástil con el cuerpo, lleva grabado el correspon­diente número de serie así como la leyenda “limited edition NAMM 2007”.

En el cuerpo se puede apreciar varios gol­pes y arañazos debido al proceso de envejeci­miento, así como el desgaste sobre las partes más sensibles al paso de los años, como es la zona donde se apoya el brazo izquierdo a la hora de tocar y la parte posterior del cuerpo, también hay que sumarle a este proceso de envejecimiento la oxidación de todo el hard­ware en el conjunto de la guitarra sin restar ni un solo ápice de su funcionalidad y el des­gaste de los componentes de plástico, como el golpeador o los knobs.

3

Mirando a trasluz el cuerpo, se puede apre­ciar un precioso crackelado en el barniz, en este caso una suave capa de nitrocelulosa, haciendo en conjunto que la guitarra luzca ese aspecto de haber sufrido muchos años de uso, que al fin y al cabo es lo que se pre­tende obtener con el proceso de enve­jecimiento, y parece que se ha logrado el objetivo con creces.

Electrónica y sonido

De serie monta el selector moderno de 5 posiciones, aunque viene incluido con la guitarra el de 3 estilo vintage por si se quiere sustituir y hacerla todavía más históricamente correcta. Lleva los 3 knobs habituales de la strato­caster, solo que con funcionalidad tipo vintage, es decir, uno para el volumen, uno para el tono de la pastilla del medio y otro para la del mástil, dejando la pastilla del puente sin control de tono. La guitarra monta en la posición del puen­te una pastilla custom shop 69, mientras que en mástil lleva una fat 50 y en la posición central otra fat 50 pero en este caso bobi­nada al revés, lo que hace que en las posi­ciones 2 y 4 se note la cancelación de fase con la consiguiente perdida del típico ruido de hum de las single coil. Todas las pastillas llevan plásticos blancos, creando un bonito contraste junto con los knobs blancos y el golpeador negro.

En cuanto al sonido, destaca principal­mente el característico sonido percusivo de las strats clásicas. La guitarra suena muy equilibrada en todas las posiciones, no muestras cambios excesivos de tonalidad entre los extremos del selector, aunque en cada posición se notan las características de cada pastilla, si bien la pastilla del puente se muestra más típicamente aguda, las otras dos obtienen un tono algo más dulce y con más cuerpo.

Haciendo honor a la fama de las stratocasters en cuanto a versatilidad sonora, esta guitarra se comporta bien en todos los terrenos, desde lim­pios hasta sonidos con mucha ganancia, pasando por overdrives ligeros y distorsiones más fuzz, ha­ciéndola válida para casi cualquier género, aun­que destaca especialmente en sonidos limpios y con un poco de saturación, sobre todo dentro del blues y del rock clásico, siempre se mantiene el caracter propio de la guitarra que llega a recordar a stratos que suenan en más de un álbum clásico de blues o rock, algo que es de agradecer en el caso de una reedición de un modelo clásico.

1

Conclusiones

Se puede decir que se trata de una Strato­caster fabricada en el siglo XXI con sabor a mediados del siglo pasado, combinando ele­mentos modernos como el selector de 5 posi­ciones junto con su tono vintage y su especta­cular envejecimiento.

Sin duda, una gran recreación del modelo del 57, válida para todos lo que quieren el lock & feel de los instrumentos vintage pero que no disponen de los excesivos recursos eco­nómicos que el mercado demanda por estos instrumentos. Una opción a tener muy en cuenta si buscas una strat con sonido y as­pecto vintage. La guitarra viene acompañada con un estuche tipo vintage donde por dentro indica que pertenece a una guitarra de serie limitada, la tapa “cenicero” del puente, el se­lector de pastillas de 3 posiciones, una correa de aspecto vintage y la correspiende certifica­ción de modelo limitado de la guitarra.

Demos de sonido en Cutaway 19

Luis Miguel Erro Arias

Fender

Stratocaster 57 Relic CS Ltd.

Fresno ligero

Arce de una pieza

V suave con la parte posterior desgastada.

Arce misma pieza que el mástil

Radio de 9.5”

21, Modelo 6105

Hueso

Móvil de seis selletas

más unidad de trémolo

Cromado Relic

Negro

Custom Shop 69, Fat 50 bobinada al revés y Fat 50

1 Vol., 2 Tonos y switch de 5 posiciones

Nocaster blonde

Nitrocelulosa

0 comentarios en Fender 57 Stratocaster Custom Shop Relic
Deja tu comentario