Revista de Guitarras

Fender Champ 57 Custom Shop

En el mundo de la amplificación existen como referencias fundamentales de sonido, dos nombres que nos vienen a todos de inmediato a la mente, uno de ellos es Fender. Desde su aparición en escena ha habido innumerables intentos de aproximación a este icono sonoro, en algunos casos con mayor acierto en otros con menor, pero hasta en el mejor de los casos el nombre Fender –del que vamos a comentar hoy- aparece en la descripción de sus sonidos. Es habitual escuchar frases como “se parece a…” o “tiene un limpio Fender”.

Llegados a este punto, desde Fender están ofreciendo la reedición, la nueva puesta en escena, de algunos de sus modelos clásicos. Uno de estos clásicos es el Fender Champ del 57.
El hecho de ser empleado en grabaciones por Johnny Cash, Keith Richards o Eric Clapton nos habla de la clase de este amplificador. Es obvio al verlo que no estamos ante un aparato de multiples canales y muchas combinaciones, ese no es el hábitat donde reside el 57 Champ.

La primera impresión que transmite este pequeño de aspecto vintage es la de robustez, se le ve sólido, de look clásico conferido por el acabado tweed y el asa de cuero que lleva en la parte superior para su transporte.. Es ligero y manejable. En la parte superior lleva los controles y en la frontal arriba de la rejilla se ve una chapita con el logo de la marca.
2
Canales y controles
El ampli es un monocanal a válvulas de 5W, pero no nos dejemos engañar por este dato que es todo menos un juguete.
Los controles que podemos observar en el panel son pocos y sencillos. De izquierda a derecha se localiza un interruptor on/off, el típico led rojo de Fender, un potenciómetro con un recorrido hasta el 12 y dos entradas rotuladas 1 y 2.

El hecho de que el potenciómetro llegue hasta el doce, tenga ese recorrido tan largo, obedece a la posibilidad de buscar matices y perfilarlos con detalle, porque es así como vamos a ir encontrando todas las opciones sonoras del 57 Champ.

Las dos entradas tienen el sentido siguiente: la 1 donde el ampli cruje a partir del cinco más o menos y la 2 en donde tarda bastante más en romper la señal manteniendo más el limpio.
El amplificador está realizado a mano en la Custom Shop de Fender, es decir cuida todos los detalles de construcción al máximo. El cableado está soldado punto a punto con componentes de primera calidad y muy bien organizado internamente en un circuito 5F1. Por otro lado el altavoz que incorpora es un 8” diseño de Weber con alnico magnets Al respecto de las válvulas el amplificador lleva: 1 6V6GT de potencia 1 12AX7 de preamp y una rectificadora 5Y3GT. Hasta aquí la descripción del amplificador.

Sonido y conclusiones

Hemos probado el amplificador con diferentes guitarras, Fender Telecaster, Fender Stratocaster CS y Gibson 335. Debido a la potencia del amplificador lo lógico es que esté orientado a ser un amplificador de práctica o de estudio.
1
La primera impresión es la de “sonidazo”, basta con jugar con el pote diez segundos para conseguir la sonoridad que buscas, además con un timbre precioso.
El tono que da cuando empieza a crujir es un clásico y esa es la virtud principal de este amplificador, el sonido. Por otra parte responde con mucha sensibilidad al ataque por lo que pone en nuestra mano la herramienta para conseguir la dinámica deseada, algo que no es fácil de lograr con tan poca potencia. Tono y dinámica sería el resumen de los principales atributos del 57 Champ.

Es el terreno del blues y del blues/rock donde se ubica perfectamente pudiendo llegar a espacios rockeros con el amplificador bien enroscado.
Nos ha gustado, particularmente, más con singles, da un sonido definido y abierto, a la vez que bien balanceado en frecuencias. Ha dejado sorprendido a más de uno acostumbrado a lidiar con amplis de boutique.

En conclusión, parece ser que el fabricante ha decidido hacer él mismo, lo que él mismo inventó hace cincuenta años, reproduciendo con autenticidad las características que le condujeron a convertirse en una referencia al respecto de los sonidos de una época.

Es cierto que aún se puede conseguir algún 57 de esa década, aunque con una fiabilidad más que cuestionable y demasiado delicados. Fender ofrece la posibilidad de un ampli igual, construido como entonces y fabricado en su buque insignia, la Custom Shop. Un sonido clásico para tocar sonidos de entonces y a la vez con la frescura de hoy.

José Manuel López

Fender

Champ 57 Custom Shop

Combo a válvulas

5 vatios

Previo 1 x 12AX7, Potencia 1 x 6V6GT, Rectificadora 5Y3GT

Weber Design 8"

Tweed

5,7kg

0 comentarios en Fender Champ 57 Custom Shop
Deja tu comentario