Revista de Guitarras

Fender Hot Rod Deluxe IV

Cada vez que Fender ha actualizado la serie Hot Rod ha sido con cambios sutiles, nada radicales y ha mantenido su sonido, durabilidad y buena aceptación de pedales, características esenciales.

Un poco de historia

En la segunda parte de la década de los 90, después de la desaparición de la era de “hair metal” y con ella de las grandes neveras llenas de procesadores digitales, Fender comenzó a emitir diseños de amplis clásicos de los 50, 60. Mucha gente del rock, blues o country grababan y giraban con amplis vintage o reediciones del Twin Rever y 59 Bassman por entonces.

Hacia 1996 los amplis de la serie Hot Rod con sus circuitos Drive y More Drive incorporan sonoridades de overdrive y distorsión al clásico limpio de Fender y consiguen una gran aceptación, es una especie de ruptura con el sonido potente y limpio de Fender al que se le añade una actitud sónica adicional.

HOT ROD II

En 2003 los Hot Rod II no sufren una actualización en sí misma, si no que un cambio en la producción incluye mejoras en las placas de los circuitos y los jacks de entrada, también reduce ruidos en el loop y la reverb y en general en el “hum” de fondo.

También aparecen los Limited Edition que ofrecen vinilos de colores exóticos para los cabinets y rejillas, en fin, detalles cosméticos.

Se convierten en el ampli de backline más solicitado del mundo por su fiabilidad y sonido, independientemente del estilo de la banda o su sonido.

HOT ROD III

En 2010 el Deluxe y el DeVille se actualizan con nuevas características entre las que destacan, el panel de control con fondo negro y letras blancas para mejor visión y altavoces Celestion G12-80 como componentes estándar.

En 2012 aparece el primer signature Hot Rod Deluxe, el George Benson, con altavoz Jensen C12K y válvulas 12AT7 en el previo. En el 2014 es Michael Landau con su DeVille de circuito especial y altavoces Celestion V-Type.

HOT ROD IV

Ahora en 2018 los Hot Rod, dependiendo de modelos, presentan varias actualizaciones que incluye Celestion A-Type, rejilla envejecida, mejor definición para los sonidos saturados y también reverb más silenciosa.

HOT ROD DELUXE IV

Tenemos el Hot Rod Deluxe, tal vez el modelo más estandarizado de entre los Hot Rod para revisar, así que vamos a echarle un vistazo.

La apariencia del Deluxe IV no difiere demasiado de los modelos anteriores salvo en la rejilla que se ve algo envejecida y en los botones de los potenciómetros donde destacan los nuevos  chicken head color marfil.

CANALES Y CONTROLES

El Hot Rod Deluxe IV es un combo a válvulas de 40 vatios con algunas puestas al día como que presenta un altavoz Celestion A-TYPE de 12”, el recinto acústico es en madera de pino para un menor peso y el asa está reforzada en acero. La parrilla de tela que cubre el altavoz es plateada ligeramente envejecida y el panel de control propone unos gráficos mejorados.

El combo tiene 2 canales NORMAL y DRIVE con la opción de MORE DRIVE a modo de un tercer canal.

El panel de control frontal, presenta dos entradas, la 2 de menor sensibilidad para una respuesta más limpia con guitarras de salida alta y pre-amplificadas. Si se usan las 2 a la vez por 2 guitarras o un micro se igualan las sensibilidades. A su lado un interruptor NORMAL/BRIGHT realza las frecuencias agudas del canal NORMAL cuando se conecta.

Siguiendo con los controles –estos son tipo chicken head en color marfil- tenemos después el volumen para el canal NORMAL a su lado un interruptor MORE DRIVE sirve para realzar la ganancia del canal saturado DRIVE. Sigue con un botón DRIVE para aumentar la distorsión y el sustain del canal DRIVE y un led con 3 colores para indicar según el color que canal está activado. A continuación el set de EQ de 3 bandas compartido y a su lado un selector de canal entre NORMAL y DRIVE. Le sigue un master volumen para los canales saturados  y controles para el ajuste de la REVERB y la PRESENCE. A continuación diferentes entradas y salidas para diferentes configuraciones, el bucle de efectos y la pedalera.

En el panel trasero nos encontramos con el cable de corriente, fusible, conector del altavoz principal, clavija para un altavoz externo y las válvulas.

Hablando de válvulas estas son 2 x 6L6GC de potencia y 3 x 7025/12AX7A/ECC83 en el previo, una selección de lo más clásico.

SONIDO, CONCLUSIONES

Tiene poco sentido explicar el sonido Fender porque es de sobra conocido por todos. El ampli tiene un volumen importante, 40w a válvulas dan mucho de sí, a partir del 2 ya es una bomba y desde ahí ya rompe El limpio es el sonido de referencia de Fender desde hace más de 60 años, en ámbitos de overdrive el crunch del canal DRIVE suena rico y con buena dinámica. En modelos predecesores  sonaba un tanto fangoso, en el IV se aprecia más claro, una de las mejoras prometidas y conseguidas.

La reverb también ha incorporado mejoras con respecto a los anteriores modelos, de sonar un tanto seca y oscura ahora se siente más suave y brillante, más parecida a las propuestas por un Deluxe Reverb o un Princeton.

El Hot Rod IV sigue siendo el amplificador a válvulas  todoterreno, versátil y fiable, válido para casi cualquier estilo siempre que no lleguemos a parcelas ocupadas por sonoridades high-gain. Acepta los pedales estupendamente y da mucho juego para el precio que cuesta. Un ampli de referencia en el segmento en que se mueve.

Os dejamos con un video grabado para este review.

José Manuel López.

0 comentarios en Fender Hot Rod Deluxe IV
Deja tu comentario