Revista de Guitarras

Fender Mustang II

 Después del éxito que ha significado G-DEC III para la compañía, Fender ha decidido continuar con esa línea de amplificadores emuladores de amplis y efectos. En esta ocasión con un producto dirigido a un segmento de precio bajo y otorgando una amplificación provista de versatilidad y pegada. En esa dirección se encuentran los Mustang una mezcla de tono y tecnología. Una buena paleta de sonidos al alcance de la mano y que además se puede compartir.

Se encuadra este amplificador en el marco de los amplis de práctica y es­tudio e incluso en alguna actuación en sala de tamaño reducido, pero sobre todo es una herramienta que facilita el estudio y la creatividad por las opciones que el propio amplificador y el software que lo acompaña pone al alcance de la mano.

Construcción

El amplificador es un combo de 40 W de potencia que viene con una carcasa cerrada, ligero de peso, sobre los 11 kilos y un tama­ño manejable (43,8 x 46,4 x 22). Está forrado en tólex negro, espigado y lleva un asa en la parte superior para transportarlo con faci­lidad. Los controles se encuentran situados en la parte superior y en la parte frontal está la típica rejilla cromada propia de Fender en algunos de sus modelos, el lo­gotipo de la marca en el ángulo superior izquierdo y el del modelo en la parte más alta, centrado. Monta un altavoz de 12” Special Design.

2

Controles

El panel de los controles lo podemos separar en dos partes, a la izquierda y con la estética tradicional de Fender nos encon­tramos con dos entradas una para el jack de guitarra y la otra para el footswitch que per­mite grabar dos presets de acceso rápido. A continuación cinco potenciómetros encarga­dos de gobernar el Gain, Volumen, Agudos, Bajos y Master. En la parte derecha se haya situado todo el set de control para seleccio­nar los presets.

Un potenciómetro cilíndrico de aire mo­derno nos permite seleccionar cada uno de los 24 presets que están almacenados en 3 bancos diferentes, que se diferencian por el led de color que se ilumina según se acti­van y que están marcados en rojo, verde y amarillo. Cada preset está basado en uno los ocho tipos de amplificador indicado al lado del led de cada preset: 57 Deluxe, 59 Bassman, 65 Twin Reverb, British 60s, Bri­tish 80s, American 90s, Super-Sonic y Metal 2000. Los bancos de color rojo y verde se pueden emplear para almacenar los pre­set que vayamos creando, el banco ama­rillo sólo se puede modificar a través del Fender Fuse. Dos botones lumino­sos Save y Exit cumplen las funciones que indican sus nombres a la hora de trabajar con los preset que vayamos creando.

1

A continuación otro pote rotulado como MOD sirve para elegir los efectos de tipo modulación –chorus, flangers, trémolos, moduladores de fase etc- y a su lado otro DLY/REV para seleccionar las reverbs y los delays. Ambos mandos comparten los tres mismos indicadores led y es el último man­do girado es el que los controla. Estos leds están numerados como 1, 2, 3 y coinciden con las tres posiciones dentro de cada uno de los rangos de selección A, B, C, D de cada mando. Mucho más farragoso de ex­plicar que lo sencillo que es su manejo real. Todos los efectos se pueden ajustar y modi­ficar desde el software Fender Fuse. Viene equipado además con un afinador cromáti­co que emplea los led 1, 2, 3 también como guía de ajuste.

Nos queda un botón de tap tempo y las en­tradas para auriculares, una auxiliar para re­productores de audio, un USB y el interruptor de encendido.

Operando

El Mustang viene con un CD donde se en­cuentra todo un software adicional como es Ableton Live Lite 8 Fender Edition que es un programa de grabación con calidad de estudio que se opera a través de la salida USB y el AmpliTube Fender LE del que en el número 11 de Cutaway hay un artículo sobre él en profundidad.

Para sacar el máximo rendimiento e incre­mentar la diversión, el ampli interactúa con el software Fender Fuse. De esta manera se puede controlar todos los parámetros a tra­vés de la pantalla del ordenador, elegir tipo de ampli, efectos apropiados, encadenar los efectos (en formato, rack o pedal) editarlos, todo de manera sencilla e intuitiva usando el cursor del ratón para mover los potes virtua­les. Después, se pueden almacenar de ma­nera ilimitada y además se puede compartir online los presets que vayamos creando con toda la comunidad de usuarios de Fender Fuse, incluidos los artistas de Fender como por ejemplo Jeff Beck o Eric Johnson que comparten los suyos.

Sonido y conclusiones

El Mustang lo primero que te provoca es una sonrisa de incredulidad cuando em­piezas a darte cuenta de todo el abanico de posibilidades que se abre ante ti, sobre todo cuando valoras su precio de venta recomen­dado 109 € para Mustang I (20W) y 179 € para Mustang II (40W). Después la naturalidad de los sonidos y la variedad de ellos que ofrece, desde el high gain más vitaminado a los to­nos clásicos de Fender, sumándose además todas las opciones de efectos que seguro te dejan encontrar tus propias sonoridades a la vez que permite grabarlos, almacenarlos y compartirlos. Una experiencia divertida.

Una excelente herramienta de trabajo y estu­dio muy a tener en cuenta. Después de G-DEC III, Mustang sigue el camino que Fender ha abierto para sí y que pisa con paso fuerte en el ámbito de la amplificación y emulación digital.

Demos de sonido en Cutaway 19

José Manuel López

Fender

Mustang II

Combo a transistores 40W

Monocanal

Special Design 12”

10,9 Kg

43,8 x 46,4 x 22cm

0 comentarios en Fender Mustang II
Deja tu comentario