Revista de Guitarras

Fender Nocaster

“Lopi, la historia de las Nocasters es bien conocida” está fue la primera frase que me contestó Nacho Baños –una de las mayores autoridades mundiales en este tipo de guitarras- cuando le pregunté por ellas. En abril de 1950 Fender, ante el asombro de muchos y la burla de algunos, presentó su nueva creación la “spanish solidbody guitar”, en la NAMM show. Una guitarra futurista con mástil atornillado a un cuerpo sólido sin caja de resonancia. Esta primera guitarra se denominaba Esquire, tenía una sola pastilla montada sobre un cuerpo sólido de madera de pino, lacado en negro y mástil sólido de arce sin refuerzo interno. 

Durante los meses siguientes a la presentación se fueron desarrollando cambios en las especificaciones, que culminaron en Octubre de 1950, cuando Fender ante las reclamaciones surgidas con las primeras guitarras, decidió adoptar definitivamente el “truss rod” o sistema de alma regulable en los mástiles de sus guitarras. Además se optó por salir al mercado con una versión más versátil de dos pastillas, montada sobre un cuerpo sólido de fresno –en lugar de pino- y acabado blonde más acorde con la moda y estética de mueble de entonces. Esta nueva versión se denominó Broadcaster (Cutaway 15). Se calcula que durante los primeros cinco meses entre Octubre de 1950 y Febrero de 1951 se produjeron y vendieron aproximadamente 200 guitarras, unas 10 por semana.

Situación

El 22 de Febrero de 1951, coincidiendo con la reintroducción de la Esquire, esta vez como una versión más económica de una pastilla de la Broadcaster (la Esquire se ofrecía por 129,95$ y la Broadcaster por 139,95$, el estuche eran 39,95$ a pagar al margen), Fender recibió un telegrama de Gretsch alertándoles que ellos tenían registrada la marca “Broadkaster” para una línea de baterías e instándoles a cambiar el nombre de la guitarra. El 23 de Febrero Don Randall envió un comunicado interno informando que a partir de ese momento se abandonaba la denominación Broadcaster y que se estudiaría un nuevo nombre para la versión de dos pastillas de la guitarra que estaba causando tanta sensación. A partir de ese momento algún empleado de Fender se dedicó a cortar la palabra Broadcaster de las calcas de agua utilizadas en la pala del mástil, de forma que las guitarras que comenzaron a salir por la puerta de Fullerton a partir del 24 de Febrero, ya no eran Broadcaster y sólo llevaban el logo Fender en la pala sin el nombre de ningún modelo, estas guitarras son conocidas por los aficionados como las Nocaster. Poco después Don Randall anunciaría la elección de Telecaster como el nuevo nombre, en concordancia con los tiempos de auge de la televisión en los primeros 50. Como Leo no era un hombre de desperdiciar nada, se siguieron utilizando las calca de agua recortadas que le proveía la Associated Silk Screening (Silk Screen es pantalla de seda, éstas eran calcas impresas con pantallas de serigrafía) hasta que se agotaron, sólo entonces encargó nuevas calcas con el nombre Telecaster.

Según los datos de venta de 1951 publicados en el libro “The Blackguard” se calcula que se vendieron entre 450 y 500 Nocaster entre Febrero y Septiembre –las primeras Telecaster como tal aparecen fechadas 9-51 en cuerpo y mástil- y son prácticamente idénticas a sus antecesoras las Broadcaster y sucesoras las Telecaster.

Construcción, pala, mástil

La Nocaster que nos ocupa se encuentra en muy buen estado, el lacado del cuerpo ha sido restaurado de forma maestra y realista. El golpeador se sustituyó por uno de reproducción pero tanto mástil como la electrónica y los herrajes son 100% originales. Todos los tornillos que se ven son de cabeza recta igual que las Broadcasters. La guitarra tiene un aspecto fabuloso.

La pala es la propia de Telecaster con la calca como hemos indicado antes, recortada, original de 1951, los clavijeros, 6 en línea, son Kluson Deluxe originales sin el nombre troquelado. Está fechada en el mástil y en el cuerpo con TG 8/51, es decir Tadeo Gómez Agosto de 1951, por lo que puede ser considerada una de las últimas Nocaster antes de la aparición de las Telecasters a finales de Septiembre del mismo año. El mástil es de perfil en “D”, bastante plano en  los primeros trastes va cogiendo volumen según se va aproximando al cuerpo, tiene muy poco uso dada su antigüedad y los 21 trastes que lleva son originales, los marcadores de posición son “dots” de color negro.

Cuerpo, electrónica

El cuerpo de fresno, “slab single cutaway” va unido al mástil de manera atornillada con un neckplate entre tornillos y madera del cuerpo. El puente que monta es el original de tres selletas de latón redondas estilo clásico, las cuerdas atraviesan el cuerpo. La entrada para el jack es lateral y los controles son un toggle switch de 3 posiciones y dos potenciómetros uno para  volumen y otro para tono, aunque este último no es un control propiamente dicho, puesto que la guitarra lleva el cableado “blend control” que se utilizó hasta finales de 1952 y en el cual en la posición de puente, el control de tono se puede utilizar para mezclar el sonido de las dos pastillas (puente y mástil) de ahí el nombre empleado.

Las pastillas single coil originales con el clásico sonido dulce y cremoso “flat pole” Alnico III de las blackguards anteriores a 1955, cuando Fender incorporó las staggered poles con imanes Alnico V que tienen un sonido más brillante. El sonido que nos da quizá tiene más twang que el de la Broadcaster, que nos parece más agresivo y potente puesto que las Broadcaster hasta principios de 1951 utilizaban un coil bobina más fina 0.043” con más vueltas en la pastilla, lo cual le daba una salida ligeramente superior de hasta 8.000-9.000 ohms y un sonido más poderoso y rockero que no es precisamente el que se suele asociar al clásico twang de las clásicas Telecaster.

Conclusiones

Nos hallamos ante un ejemplar histórico, de las primeras “Spanish Solidbodies” salidas de la factoría Fullerton allá por 1951, ha llegado hasta la actualidad en un estado muy bueno incluido el estuche original denominado “termómetro” por su forma característica recubierto de piel imitación cocodrilo. En esencia es la misma guitarra que la Broadcaster con algunos detalles diferentes, tal vez lo más significativo sea la ausencia en la Broadcaster del “route channel” entre la pastilla de mástil y el control de conexiones y el perfil del mástil que en la  Nocaster es menos grueso y menos en “V”. Con ella tenemos el sonido Telecaster fijado en la conciencia sonora de muchos de nosotros. Cierro la review citando de nuevo a Nacho: ¡Quien pudiera volver atrás en el tiempo y comprar 20 ó 30 de estas preciosidades a Leo por 139 dólares la pieza!

José Manuel López
Asistencia técnica: Nacho Baños

 

0 comentarios en Fender Nocaster
Deja tu comentario