Revista de Guitarras

Fender Vaporizer

Si Ramparte había cogido el testigo de los Excelsior, ahora aparece el Vaporizer, siguiendo con el concepto de “amplificador que hubieras encontrado en un Pawn Shop (casa de empeños) si lo hubiésemos fabricado allá por aquellas décadas.”

Teníamos bastante curiosidad en saber como sería un ampli con una estética tan determinante como el Vaporizer, tan retro, recuerda a los dibujos animados de “Los Supersónicos”, la era espacial…definiti­vamente no deja indiferente a nadie su look. La vuelta de sonidos más clásicos en algunos estilos musicales en auge, le dan su propio espacio, así que veamos de qué va.

Construcción, canales, controles

De entrada el ampli tiene un tamaño con­siderable, se ve robusto, el acabado del vinilo en surf green de esta unidad, lo ubica en los 50, así como la rejilla frontal plateada y el logo Vaporizer. Si te mola lo vintage te gustará esta estética. Una fuerte asa superior de plástico sólido con bisagras metálicas sirve para mo­verlo. El panel donde se sitúan los controles se encuentra en la parte superior.

El amplificador, con lógica, es un mono­canal de 12 vatios de potencia que entrega a través de dos altavoces de 10” y 16 ohmios, diseño especial Vaporizer. Los altavoces in­ ternos se pueden desconectar y así posibilitar usar la salida de 6,3 mm del amplificador con recintos acústicos externos de 8 ohmios.

2El combo es un ampli todo a válvulas que cuenta con dos 12AX7 en el previo y dos 6BQ5/EL84 en la etapa de potencia. Cuenta con una reverb de muelles que actúa inde­pendientemente del control de volu­men del amplificador.

Por otro lado el amplificador incluye un pedal de cuña de un solo botón para poner el combo en modo “Vaporizer”. Este modo anu­la los controles de volumen y tono dándole una máxima saturación al sonido resultante.

Los controles que nos encontramos en el panel superior son los siguien­te de izquierda a derecha una entra­da de jack para la señal de la guitarra NORMAL y a su lado otra BRIGHT que le proporciona un realce de las frecuencias agudas. Es posible conectar una segunda guitarra y emplearlas ambas a la vez. Un led rojo indica cuando el amplificador se encuentra en modo Vaporizer. Tres poten­ciómetros de estética cincuentera (como los mandos de una radio o tv de esa época) le siguen a continuación: VOLUME controla el nivel de volumen de la señal seca de la gui­tarra, sin reverb, si lo usamos junto con el de REVERB podemos ajustar el volumen global y la mezcla de reverb del amplificador.

Un botón de TONE para los ajustes tona­les y a su lado el de REVERB que controla el nivel de volumen de la señal de re­verb de manera independiente del botón de VOLUME.

Un piloto azul y un interruptor de encendido son el resto de controles. Todo directo y sencillo.

En la parte trasera encontramos la toma de alimentación, el fusible las co­nexiones de reverb, la salida de altavoz y la conexión para el pedal de activación del modo Vaporizer que viene incluido con el amplificador.

En funcionamiento

Tal y como hemos comentado por la descrip­ción el ampli es de enchufar y tocar, nada com­plicado de ajustar. Es más tranquilo de lo es­perado –al menos esta unidad- sonido Fender limpio con un headroom ciertamente alto, no comienza a crujir hasta que no tienes el pote sobre la 1 (hora de reloj) antes de eso le puede atacar con fuerza que aguanta el limpio, a par­tir de las 4 ya da todo de si. La entrada con bri­llo aunque parece poco perceptible de entrada, le da un punto de agudos que la normal no tie­ne y particularmente –sobre todo con humbuc­kers- enriquece el sonido. La reverb funciona como se espera a bajo volumen, en volúmenes altos se pierde un poco queda como “atrás” en las sonoridades, si quieres que tenga presen­cia hay que aumentar el nivel de efecto para que se manifieste. Accionado el Vaporizer con el pedal, saca un sonido algo chillón y ruidoso, demasiado fuzzy, demasiado desbocado.

Empujándolo con un overdrive tipo Tube Screamer lo acepta gustosamente, lo hace sensible al tacto dando dinámicas y sonori­dades que puedes manejar con el control de volumen de tu guitarra perfectamente, lim­piando el sonido cuando quieras. Todo esto en un combo que tiene un pvp alrededor de los 450 euros.

3En conclusión

Nos hemos encontrado con un amplificador de estética retro, bien construido y sencillo de manejar. Reivindica los sonidos más clásicos de los años 50-60, tiene suficiente potencia para tocar en una sala pequeña y es perfecto para grabar y estudio. Échale un vistazo en tu tienda favorita y tal vez sea para ti.

José Manuel López.

Fender

Pawn Shop Vaporizer

Combo a válvulas

12 vatios

Monocanal

Previo: 2 x 12AX7

2 x 6BQ5/EL84

Si

Si

No

2 x 10” 16-Ohm Special Design Vaporizer Speakers

24.75” Al x 17” An x 10.5” Fnd

37 libras

Fender ibérica

0 comentarios en Fender Vaporizer
Deja tu comentario