Revista de Guitarras

Gibson SG Standard

 Con el paso de los años, determinados modelos de guitarra acaban por convertirse en clásicos, y porque no decirlo, en standards de sonido. Sin duda la Gibson SG se ha ganado un hueco dentro de este selecto grupo, utilizada por infinidad de guitarristas como Angus Young, Pete Townshend o Tommy Iommi por citar algunos de los más emblemáticos. En esta ocasión, analizaremos una Gibson SG Standard fabricada en el año 94.

En el año 1960, Gibson decide dejar de fabricar su entonces modelo Les Paul Standard para dar paso a una nueva guitarra, más ligera y con un diseño diferen­te, esto es debido en parte por el feedback que recibía el entonces CEO, Ted McCarty, por parte de músicos que demandaban una guita­rra sólida con doble cutaway. También el éxito comercial cosechado por su mayor rival con la entonces novedosa Stratocaster, empujo a Gibson a buscar un nuevo diseño que fuera tan revolucionario como lo fue la Stratocaster unos años antes. En 1961, se lanzaría la Les Paul SG (acrónimo de solid guitar) a un precio de 290$, como nota curiosa, la Les Paul Standard se vendía a un precio de 265$ el año anterior. En poco tiempo, se le cambio el nombre defini­tivamente a SG Standard, haciendo que Gibson reactivara sus ventas.

Construcción

Uno de los aspectos que más llaman a la vista sobre esta guitarra es lo cómoda y ligera que es, construida entera con caoba, mástil enco­lado al cuerpo como ya es costumbre en Gibson. El doble cutaway característico con forma de cuernos de la guitarra permite una muy buena accesibilidad a la parte inferior del diapasón, ayudado también por el poco grosor de la unión mástil-cuerpo. El modelo Stan­dard, monta un golpeador que cubre práctica­mente la mitad del cuerpo de la guitarra, esta clase de golpeador permite instalar las pas­tillas sin la necesidad de ponerle marcos de plástico a las mismas. Originalmente en la pri­mera versión del modelo, llevaba un golpeador mas reducido que el actual, dejando ver mas madera del cuerpo.

1

El puente que lleva es un ABR-1, mien­tras que los clavijeros son tipo vin­tage. La pala presenta el clásico logo de Gibson en madre perla y la inscripción “SG” en la tapa del alma. Acabada en nitrocelulosa en combinación con un herritage che­rry en cuanto al color, la hace te­ner ese look clásico tan imitado por muchos otros fabricantes. A decir verdad, la guitarra parece cambiar de tonalidad en el color según la cantidad de luz que reciba, algo que la hace un poco mas atractiva para el sentido de la vista. El tacto del diapasón es agradable, que junto con la comodidad que brinda el mástil, invita a tocar durante horas y horas seguidas, se presta sobre todo para hacer sonar acordes de forma muy definida y con pegada. Como contra, la guitarra tiene una serie de anomalías en el acabado, como por ejemplo, una pintura irregular en el binding del mástil, llevando pintura encima de este, o una gruesa capa de nitrocelulosa que hace que las tareas de limpieza del cuerpo sean mas laboriosas para obtener un resultado optimo, aunque estos detalles no hacen desmerecer al resto de la guitarra.

Electrónica y sonido

La guitarra presenta 2 humbuckers, una 498T en el puente y una 490R en el mástil, con imanes de Alnico V y Alnico II respectivamen­te, y ambas pastillas con tapa cromada. Cada pastilla lleva asociados 2 potes, volumen y tono, y se pueden regular mediante un switch de tres posiciones. En líneas generales, se puede considerar a la SG Standard una guita­rra todo terreno, pero sobre todo es ideal para rock. La pastilla del puente tiene un sonido afilado, ideal para combinarlo con un ampli­ficador monocanal y saturarlo, obteniendo so­nidos y matices muy identificables en rock de corte más clásico. Estos sonidos también se pueden obtener a través de un buen overdri­ve a válvulas. Utilizando esta misma pastilla sobre un canal de distorsión se logran soni­dos más duros, ideales para géneros como el hard rock o incluso metal.

La pastilla del mástil suena radicalmente opuesta a la ante­rior, muy cremosa y con mucho cuerpo, con unos graves definidos y redondos. Ideal para utilizarla sobre sonidos limpios, aunque tam­bién se desenvuelve estupendamente en am­bientes más duros, incluido con distorsiones tirando hacia el fuzz. En la posición central del conmutador de pastillas es donde se obtienen más registros, debido a la combinación de am­bas pastillas. Jugando con los potenciómetros se obtiene una gran variedad de tonalidades, dotando a la guitarra de bastante versatilidad sin perder ni un solo ápice de su propio carác­ter. En todas las posiciones del selector, los acordes suenan claros y definidos, haciendo sonar muy nítidamente cada cuerda indivi­dualmente, dándole una gran sonoridad final. En terrenos más solistas, tiene un gran sus­tain, haciendo que las notas suenen práctica­mente hasta el infinito, posiblemente para los estilos más extremos se queden algo cortas de ganancia las pastillas.

2

Conclusiones

En resumen, es una opción muy recomen­dable si buscas una guitarra que tenga carác­ter pero puedas moldearlo para el estilo que quieras tocar, ideal para tocar en directo por su reducido peso y altamente manejable, tan­to en el contexto de la guitarra en conjunto como a lo largo del mástil. Sonido clásico y moderno dentro de la misma guitarra, pre­sentes en multitud de discos de los últimos 50 años, sin duda, Ted McCarty y su equipo, lograron su objetivo de crear una guitarra só­lida con doble cutaway y más liviana que la Les Paul pero sin renunciar a ese sonido tan característico. Amigos, si podéis probar una de estas guitarras, no lo dudéis ni un segun­do, ¡no os dejara indiferentes!

Luis Miguel Erro

 

Gibson

SG Standard

Caoba

Caoba, SG rounded

Palorosa

Hueso

ABR-1

Cromado

Negro

Vintage

498T y 490R

Volumen y tono para cada pastilla, switch 3 posiciones

Frontal

Herritage cherry

0 comentarios en Gibson SG Standard
Deja tu comentario