Revista de Guitarras

Gretsch G5235T Jet Pro

Uno de los sonidos que pueden servir de referencia en la música popular norteamericana y como consecuencia en el resto del mundo es el sonido que ofrecen las guitarras Gretsch. No en vano por un periodo de 50 años han estado con nosotros, aunque la historia se remonta mucho más atrás.

En 1883 Friedrich Gretsch fundó una tienda de instrumentos musicales que años más tarde en manos de su sobrino Fred, se convertiría en una de las principales empresas constructoras e importadoras de instrumentos musicales. Con un enfoque orientado al mercado empezó a fabricar guitarras, archtops para los músicos de jazz, flats y para los de country, los estilos más en alza en esa época.

Tras diversas vicisitudes, la compañía en manos de Fred Gretsch Jr. empieza a realizar instrumentos con acabados de colores personalizados, estamos en la década de los 50 y la empresa está posicionada como la primera del mercado por encima de las nuevas guitarras que comienza a fabricar Fender. Los músicos más destacados de la época como eran Chet Atkins o Eddie Cochran se dejaban ver con sus productos aumentando así la popularidad de la marca, que aún crecería más en la década siguiente cuando George Harrison tocó algunos de sus modelos clásicos estando en The Beatles. Fred Gretsch se retiró dejando la empresa en manos de Baldwin Manufacturing que no supo entender el enfoque de la marca.
Gretsch2
Una desconexión con las tendencias del mercado hizo que las ventas bajaran de manera alarmante, hasta el cierre de la producción en los años 80.
Recuperada la empresa por Fred Gretsch III en los 90, retomó parte de su posición hasta que en 2002 se convierte en una marca de la escudería Fender. Después de situarnos vamos a ver el modelo que hoy nos ocupa, en este caso una guitarra de fabricación China denominada Gretsch G5235T Jet Pro, en líneas generales tipo LP con el cuerpo algo más pequeño, de un sólo cutaway, con dos mini humbuckers, cámaras tonales y Bigsby.

Pala y mástil
La pala tiene la imagen de las primeras Gibson, los clavijeros de afinación tres a cada lado, impreso el logo de la empresa y la serie, Electromatic. Una tapa de gran tamaño en el mismo color que la pala, negra, cubre el acceso al alma. Sencillo. En la parte de atrás se atornillan los clavijeros tipo Kluson Vintage que aguantan bien la afinación -uno de los handicaps de instrumentos de serie media- y se lee número de serie y el lugar de fabricación del instrumento. El mástil es de caoba y “set-in”, por el tipo de construcción de la guitarra, el perfil es en “D” bastante redondeado y grueso, lo que facilita la ejecución de los bendings, en cualquier caso no se siente extraño en las manos. Sobre él, un diapasón de palorrosa y 22 trastes. Los marcadores de posición en los trastes habituales, en la parte superior, Neo Classic “Thumbnail y en acabado madreperla.

Cuerpo y electrónica
El cuerpo es tipo Les Paul, de un sólo cutaway, la longitud de escala de 24.6” y el acabado Gloss Urethane, sobre él se encuentran dos mini-humbuckers Gretsch y un selector de 3 posiciones, así como dos potenciómetros: master de volumen y master de tono que comparten las dos pastillas. El pickguard es blanco madreperla con el logo estampado en negro.
El puente es un Adjusto-Matic y el tailpiece un Bigsby licensed en concreto el B50 Vibrato. Todos estos elementos le confieren un aire retro-rock and roll muy atractivo. La entrada del jack está situada en el lateral del instrumento.
El cuerpo está realizado en caoba y en su parte posterior se encuentran las tapas de acceso a la electrónica de la guitarra. Los enganches de la correa van enroscados a un tornillo, por lo que puedes dejar el strap fijo sin ningún sistema de seguridad, aunque no podrías quitar la correa sin desenroscarlo.
Gretsch
Sonido y conclusiones
Lo mejor siempre en estos casos, cuando se trata de describir sonidos es remitir a las muestras, no obstante a grandes rasgos podemos decir que la pastilla de mástil suena redonda con un poco menos de salida que una Les Paul, tiene bastante cuerpo y un pelín más de brillo. Si bajas con el pote de volumen de la guitarra se oscurece demasiado el tono. La del puente suena más aguda, ideal para solos y rítmicas, el hecho de ser minihumbuckers pues le da un carácter más chillón aunque ni de lejos llega al tono de una singlecoil. Responde muy bien al accionar el Bigsby, la guitarra tiene un carácter sonoro adecuado para el rock y estilos semejantes.

En conclusión, sin dejar de perder de vista que es una guitarra de un poco más de 400 euros, estamos ante una buena opción, si el área sonora de destino es el rock o el pop/ rock. Nos encontramos ante un instrumento de corte clásico con una bonita estética y buenos acabados… no se le puede pedir más que eso, si además nos quitamos el prejuicio del “made in China” tenemos una buena segunda guitarra o una de inicio muy interesante.

Will Martin

0 comentarios en Gretsch G5235T Jet Pro
Deja tu comentario