Revista de Guitarras

Introducción al DIY

Bien por afición o por ganas de investigar, son muchos los que se lanzan a la construcción de sus propios pedales. Una interesante forma de invertir tu tiempo libre que puede generar grandes satisfacciones al emplear en tu set-up pedales fabricados por ti mismo. En este número os vamos a dejar unos consejos generales, especialmente enfocados a aquellos que tienen poca o nula experiencia pero sí ganas de adentrarse en este divertido mundillo.

 

En primer lugar, hemos de ser conscien­tes del factor económico. Si montamos un efecto por el precio de sus compo­nentes, es obvio que nos saldrá más barato que comprarlo en una tienda… ¿es esto real­mente así? Vamos a necesitar una serie de herramientas, disponer de tiempo y comprar componentes en algunas ocasiones difíciles de conseguir (es decir, tendremos que pagar gastos de envío). Por otro lado, sin ninguna experiencia, es probable que nuestro circuito no funcione “a la primera” e incluso es po­sible que, tras muchos intentos, termine di­rectamente en la basura. Con esto no quiero desanimaros ni mucho menos, sino situarnos en un contexto concreto: hemos de tomar esta actividad como un hobby en el que tendremos que invertir tiempo y dinero. Eso sí, os garanti­zo que con paciencia y buen hacer, esta afición os puede reportar grandes satisfacciones.

Metiéndonos en harina, el primer briconsejo es simple: LEED. Igual que no se nos ocurriría reparar el motor de nuestro coche sin tener ni la más mínima idea de mecánica, es importan­te adquirir unas nociones básicas de electróni­ca. Es cierto que existen circuitos simples que se pueden montar casi como un mecano, sin saber exactamente qué estamos haciendo… ¡¡¡y funcionan!!! A la larga, esta actitud es poco práctica, ya que si no comprendemos qué es­tamos haciendo y cómo funciona el circuito, encontrar un posible error será una tarea casi imposible y altamente desesperante. Así que como primer paso, debemos familiarizarnos con los tipos de componentes, su función y las nociones básicas referentes a circuitos eléctri­cos. Una ventaja al trabajar con pedales es que la mayoría emplean 9V de corriente continua, por lo que no implican “ningún” peligro para nuestra integridad física. Aún así, siempre que estemos “enredados” con cualquier apara­to que emplee corriente eléctrica, hemos de extremar las precauciones. La prudencia y el sentido común han de ser nuestros aliados.

Una vez hayamos recabado algo de infor­mación acerca del mundo electrónico, tendremos que seleccionar nuestro objetivo. Trataremos de ser realistas y elegir el circuito a construir en función de nuestras habilidades. Obviamente, cuanta menor sea nuestra experiencia, más sencillo tendrá que ser el efecto a montar. Una buena alternativa es empezar por un booster, ya que hay gran cantidad de información en la red y son circui­tos con un solo elemento externo (un solo po­tenciómetro) y pocos componentes.

Llegados a este punto, hemos de enfrentar­nos con la construcción del soporte del cir­cuito, donde tenemos diversas posibilidades. La más sencilla – recomendada si se trata de nuestra primera experiencia – es la placa per­forada. Consiste en una placa de baquelita o fibra de vidrio con los agujeros para los com­ponentes ya perforados y estañados, de forma que facilita la soldadura. Una vez colocados y soldados los componentes, tan sólo tendre­mos que reconstruir las pistas necesarias. Para ello, podremos ayudarnos de las mismas “patillas” metálicas de los componentes (re­sistencias, condensadores…). Si queremos un acabado más profesional tendremos que irnos a las placas sensibilizadas, prepara­das para insolar. Para utilizarlas deberemos imprimir un negativo del circuito en una hoja transparente (tipo transparencia) e insolar la placa. De esta forma, la zona “no protegida” se verá alterada por la luz (bien la luz solar o la luz de una lámpara UV) y podrá ser eliminada por métodos químicos. Posteriormente, esta placa será atacada por una disolución ácida, que elimina el cobre dejando tan sólo el traza­do de las pistas.

Esta vía necesitará, además, que dispon­gamos de una herramienta tipo Dremel para taladrar los agujeros necesarios. Aunque so­bre el papel parece un método complejo, en la práctica no lo es tanto si llevamos el cuida­do necesario y nos garantiza unos resultados mucho más convincentes, además de facilitar substancialmente el montaje del circuito.

Con la placa construida y los componentes en nuestra mesa, llega el momento de sol­dar. Si es nuestra “primera vez”, no es mala idea realizar unas soldaduras de práctica con unas cuantas resistencias (los componentes más baratos) hasta que desa­rrollemos cierta soltura. La forma óptima de rea­lizar una soldadura consiste en poner en contacto la punta del soldador con el pad en el que está el com­ponente y acercar el estaño de forma que se funda alrededor del metal. Esta operación ha de durar el menor tiempo posible, a ser posible un par de segundos, de forma que no dañemos los componentes por exceso de calor, especialmente transistores y circuitos integrados. Para evitar esto, es recomenda­ble emplear zócalos para este tipo de com­ponentes, ya que evitamos el contacto directo de éstos con el soldador.

2

Una vez hayamos completado el montaje de la placa – el corazón de nuestro efecto – ten­dremos que efectuar todo el cableado nece­sario para que el sistema funcione. De modo genérico, y sin contemplar los potenciómetros o switches que pueda llevar nuestro pedal, las conexiones integradas en la placa serán las to­mas de tensión (9V+ y masa) y las entradas y salidas de señal (Effect In y Effect Out). Por otro lado, tendremos el cableado “externo” al circui­to, consistente en la señal de entrada y salida (In y Out) y adicionalmente las conexiones para encender el LED. No nos preocupemos por éste de momento, ya que lo explicaremos con mayor profundidad en el próximo número.

Es el momento de ponerse a leer y a practi­car con el soldador. En el siguiente artículo nos centraremos en un ejemplo concreto y su cons­trucción paso a paso. Así que, mientras tanto, os dejamos una serie de enlaces en los que podéis recabar información, numerosos ejemplos y ar­tículos interesantes a la hora de iniciarse en este interesante y -os advertimos- adictivo mundo.

Pisotones.com. Página decana en el D.I.Y. en castellano. Encontrareis multitud de pro­yectos muy bien detallados y excelentes artí­culos para iniciarse en la construcción de cir­cuitos. Imprescindible.

Geofex.com. Una de las biblias del D.I.Y. Ar­tículos diseccionando el funcionamiento de los distintos bloques de un pedal y gran número de proyectos interesantes.

Tonepad.com. Un referente a la hora de construir efectos sin tener que exprimirnos la cabeza. Placas completas para montar y soldar

Muzique.com. Excelentes artículos de revisión sobre la electrónica enfocada al audio. Perded un rato navegando por su sección “lab notebook”.

Componentes

Banzaimusic.com. Podréis encontrar todo lo necesario para construir vuestros circuitos

Small Bear Electronics. Aunque la web no es muy amigable, disponen de un extenso catálogo. Eso sí, envían desde el otro lado del atlántico.

Retroamplis. Primera tienda online espa­ñola de componentes para la construcción de efectos.

David Vie

 

0 comentarios en Introducción al DIY
Deja tu comentario