Revista de Guitarras

Juan Brieva


Cuando se trata de poner la mano encima a nuestro preciado instrumento, necesitamos tener todas las garantías de que el luthier es de total confianza. Iniciamos a partir de este número una serie de entrevistas personalizadas con el objetivo de acercar al músico a los personajes que, tarde o temprano, tendrán que ‘meter mano’ a sus guitarras.

En esta ocasión nos hemos acercado a Juan Brieva, luthier joven y, como decía el slogan, “sobradamente preparado”. Desarrolla su trabajo en Madrid Musical, donde realiza todo tipo de reparaciones y ajustes. Es el luthier oficial de marcas como D´Aquisto, Heritage, Larrivee y Schecter y en él han depositado su confianza guitarristas como Jorge Salán, Armando de Castro, Joaquín Chacón y Santiago Reyes, entre otros.

¿Cómo surge tu afición a la luthería?
Cuando era niño tenía el ‘instinto’ de destripar juguetes. Practiqué aeromodelismo, maquetismo y pintura. Imagino que todo eso me ayudó para la que después sería mi profesión.
En 1991 viví en Estados Unidos y pude acceder a un libro de Dan Erlewine, llamado “Guitar Player Repair Guide”, y al catálogo de Stewart McDonald, donde compré mis primeras herramientas. Allí comencé a forjarme como luthier.

¿Cómo fue tu aprendizaje?
En mi caso completamente autodidacta. Mi única ayuda fue el libro mencionado, poseer una colección de guitarras, que llegó en algún momento a 25 unidades, y el instinto de la niñez de enredar con todo.

¿Cuándo, cómo y de qué manera te das cuenta de que puedes ganarte la vida como luthier?
Pues, casi sin quererlo y por accidente, me pidieron realizar un lacado en una guitarra rota. Realicé el trabajo y después pasé a nivelar trastes y ocuparme de otros arreglos. Durante un tiempo trabajé por las noches y los fines de semana. Gastaba todo lo que ganaba en herramientas, libros, etc. El trabajo de luthier fue en aumento hasta que un día surgió la oportunidad de trabajar full-time. Fue Madrid Musical quien me ofreció la oportunidad. La luthiería me encanta y no lo dudé. Soy muy feliz de poder ganarme la vida disfrutando de mi trabajo.

¿Cuál es el encargo más habitual?

Por este orden: Ajustar guitarras, trabajos electrónicos, nivelado de trastes, reparación de roturas, cejuelas, etc.

¿Cuál consideras que es el trabajo más complicado para un luthier?
Cualquiera de ellos necesita perfección, aunque voy a citar los siguientes exclusivamente porque la gente no los valora en relación al trabajo que requieren. Son los típicos arreglos que la gente se extraña al escuchar el presupuesto:
1º- Lacar es uno de los trabajos que lleva más horas (Hay gente que cree que una guitarra se pinta como un coche y no es así).
2º- Retrastear bien una guitarra lleva más trabajo del que la gente se imagina.
3º- Labrar una cejuela en hueso que afine bien. Aunque el presupuesto no es excesivo, la gente se cree que es quitar una y poner otra.

¿Realmente necesita una guitarra el mantenimiento periódico de un profesional?
Si se quiere en óptimas condiciones, sí. La exigencia de perfección en una guitarra varía mucho, incluso entre profesionales. Los hay que ajustan la guitarra diez veces al año y otros que la tienen en muy malas condiciones y sólo acuden al luthier cuando hay fallos graves. Los amateurs funcionan de la misma forma.
El hecho de que la gente aprenda a ajustar su propio instrumento, aunque puede ser delicado, no es ningún delito. Muchos músicos lo hacen; aún así, si existen dudas al respecto, siempre se debe acudir a un luthier profesional.

¿Es cierto que una guitarra nueva, independientemente de su precio, necesita pasar por las manos de un luthier?
Cualquier guitarra construida con madera y que lleve cuerdas de metal requiere un ajuste. La madera, al variar la humedad y la temperatura, reacciona de distinta forma a la fuerte tensión que ejercen las cuerdas de metal y, por tanto, un ajuste es necesario como norma casi general.
En un país con temperaturas tan extremas y cambios tan bruscos de las mismas, comprobamos como nuestros instrumentos se desajustan de manera inevitable.

¿Hay alguna forma de que esto no ocurra?
La única forma de evitarlo es tener la guitarra en una habitación con humedad y temperatura constantes, lo cual es casi imposible.
No obstante, se pueden seguir ciertas pautas para minimizar los efectos de los cambios:
1º- Tener un humidificador o un tarro de agua en los periodos muy secos.
2º- Intentar que los cambios de temperatura nunca sean bruscos.
Brieva
¿Algunos trucos sencillos para el mantenimiento y mejor uso de la guitarra?
Daré dos muy sencillos, poco peligrosos y efectivos:
1- Lubricar con polvo de grafito o un aceite lubricante los huecos de la cejuela. Esto ayuda muchísimo a mantener la estabilidad en la afinación
2- En guitarras con trémolo, poner una cinta adhesiva transversalmente a los muelles del éste. Con ello se consigue asordinar las vibraciones de los muelles. Con distorsión esas vibraciones son muy audibles y enturbian el sonido. Se puede conseguir incluso más sustain.

¿Por qué crees que la guitarra ha evolucionado tan poco desde los inicios?

La explicación que le doy es que, tal vez, los guitarristas somos excesivamente fetichistas con los instrumentos de nuestros ídolos y queremos que los nuestros sean idénticos. De la evolución futura, creo que la compensación de cejuelas, como las Buzz Feitten, Earvana, Fretvawe, etc. es un campo que debiera seguir investigándose.

¿Hasta qué punto influye la madera en un instrumento electrónico?
En mi opinión, la madera es lo más importante de una guitarra, una PRS con pastillas Gibson suena a PRS y viceversa. Siempre pruebo el sonido sin enchufar para hacerme una idea de cómo sonará al final una guitarra enchufada.

¿Y las pastillas?
Teniendo en cuenta lo anterior, creo que la pastilla es el punto final de una receta, son la sal y la pimienta.

¿Es cierto que la guitarra mejora con los años y con el uso?
En mi opinión, sí. Aunque es difícil objetivizar el porqué, aunque lo he intentado. Científicamente, podría ofrecer las siguientes explicaciones:
El barniz nitrocelulósico, decrece en espesor con el paso de los años, dejando vibrar mejor a la madera. Este principio no es aplicable al barniz poliuretano o poliéster, empleado por prácticamente el resto de grandes fabricantes. Por otra parte, el tacto del mástil se puede hacer más suave al pulirse los bordes con el roce de la mano, las cejuelas suelen mantener mejor la afinación al pulir las cuerdas las aristas que hay en los surcos. Más allá de eso, no puedo explicar porqué suenan mejor, pero por mi experiencia creo que sí.

Han depositado su confianza en ti guitarristas como:
En Rock duro guitarristas como Jorge Salán, Carlos de Castro (Barón Rojo), Armando de Castro (Barón Rojo); Fran (Mago de OZ), Paco Ventura (Medina Azahara), Paco Laguna (Obús) y José Carlos Molina (Ñu)
En Pop Rock Juan Aguirre (Amaral), Coti, Ariel Roth; Joaquín Padilla (Iguana Tango) y Mario García (Iguana Tango)
En jazz Joaquín Chacón, Santiago Reyes, Jaime Marques, Israel Sandoval y Ángel Rubio.
Guitarristas profesionales como Michel Salomón (Duncan Dhu, Pasión Vega, Zuchero, Lucía, Cantores de Híspalis, etc), Fernando Girón (Carlos Baute, El Mono Burgos, Alazán, etc), Juan Guevara (Sergio Rivero de OT, etc) y Jordi Piniol (Jorge Salán, Ana Belén, Gisela de OT).

¿Es importante ser músico para ser luthier?
En mi opinión, es imprescindible. Necesitas poder objetivar las sensaciones que tienen los músicos para poder ayudarles. Mi estilo favorito es el rock, el que mejor practico como guitarrista, aunque también me gusta el jazz, flamenco, etc. Como anécdota, comentaré que, en mis inicios, me resultó difícil entender las necesidades de los guitarristas de jazz, que tienen sus particularidades, debido a que no soy un guitarrista de jazz. Con el tiempo y mis intentos por aprender a tocar jazz llegué a entenderles y pude afrontar los trabajos en sus guitarras desde el prisma por el que ellos las miran. Las guitarras archtop son impresionantes.

Oscar Aranda

0 comentarios en Juan Brieva
Deja tu comentario