Revista de Guitarras

Orden de los efectos II

Continuando con el tema que iniciamos en el número anterior, nos disponemos a valorar las posibilidades que nos ofrecen las pedaleras digitales y los actuales sistemas de conmutación de efectos -switchers-.

Como a continuación detallaremos, veremos que cada sistema tiene sus ventajas y desventajas por lo que tendremos que valorarlas cuidadosamente antes de tomar una decisión puesto que, cualquiera que sea la vía que escojamos, puede suponer un gran desembolso por nuestra parte, por lo que más vale que elijamos cuidadosamente.

Pedaleras digitales
La principal ventaja que ofrecen estos sistemas es, desde luego, la comodidad de disponer de un “todo en uno”. Las pedaleras emplean un sistema de programación en el que podemos configurar diversos patches, cargando en cada uno de ellos el/los efectos necesarios para cada situación. De esta forma, se hace relativamente sencillo cambiar de un tipo de sonido a otro simplemente pisando un pulsador. Sin duda, esta es la principal ventaja frente a una configuración de efectos independientes, donde para cambiar de un pasaje con compresor y chorus a otro con overdrive y delay (p. ej.), tendremos que mover nuestros pies a la velocidad del sonido.

Esta versatilidad a la hora de combinar efectos en un mismo patch, así como las posibilidades de customización de los parámetros de esos efectos, hacen de las pedaleras digitales una herramienta muy útil, especialmente en aquellos casos en los que el repertorio obligue a constantes cambios en el sonido como puede ser el caso de un guitarrista en una orquesta.

Si todo fueran luces en esta clase de sistemas, nadie en su sano juicio utilizaría efectos analógicos hoy en día…y como sabemos, esto no es así. Entonces, ¿Dónde están las sombras?
RP-iPad-style
Para poder ofrecer la gran variedad de efectos con las enormes posibilidades de configuración de sus respectivos parámetros, es obvio que las pedaleras digitales trabajan con DSP (Procesadores Digitales de Señal). Esto implica el empleo de conversores Analógico/Digital y Digital/Analógico (A/D y D/A). Estos sistemas, a pesar de haber evolucionado muchísimo en las últimas décadas, tienen sus limitaciones -principalmente la frecuencia de muestreo con la que se transforma la señal analógica en digital-. Por tanto, el que un sistema digital reproduzca fielmente nuestra señal analógica, es caro. Tanto, que generalmente sólo se emplean estos sistemas de alta gama en dispositivos dirigidos al estudio de grabación o a sistemas altamente profesionales y alejados, por tanto, del bolsillo del guitarrista aficionado.

Muchos comentarios acerca de la mayoría de pedaleras digitales -especialmente, las de gama media-baja- ahondan en la poca naturalidad del sonido final y la disminución de la respuesta dinámica en el toque del ejecutante. Generalmente, estos problemas derivan de la baja calidad de los sistemas de conversión A/D y D/A empleados por las mismas.
Otros de los sistemas multiefectos digitales que podemos encontrar en el mercado son aquellos en formato Rack, tradicionalmente mucho más costosos que los sistemas “todo en uno” que comentábamos inicialmente. En este tipo de dispositivos suele emplearse tecnología de mayor calidad -y, por tanto, más cara-, y ofrecen resultados mucho más profesionales. Aquí disponemos de las mismas posibilidades de configuración y combinaciones de efectos, pero deberemos disponer de una pedalera remota (vía MIDI, generalmente) para activar o desactivar los distintos patches programados.

En definitiva, estos aparatos tienen a favor la multitud de opciones disponibles en cuanto a variedad de sonidos se refiere y, en contra, la necesidad de invertir sumas considerables de dinero si queremos una calidad suficiente en nuestro sonido final.

Loop de Efectos
Es importante conocer las posibilidades que nos ofrece el Loop de Efectos de nuestro amplificador y cuáles son las mejores opciones a la hora de emplearlo. Aunque las características pueden variar según el fabricante -e incluso, entre distintos modelos de la misma marca- podemos dar una serie de consejos genéricos a la hora de utilizarlos.
709103_800
Los efectos analógicos -como comentamos en el número anterior- suelen ser más efectivos empleando la entrada directa del ampli. Sin embargo, las unidades de modulación, ecos y reverbs pueden funcionar perfectamente a través del Loop de tu amplificador. En casos concretos, como al emplear delays sobre un canal saturado, los resultados mejoran considerablemente utilizando el Loop.
Si seteas tu ampli con mucha ganancia, es más que posible que al colocar un Booster entre la guitarra y éste, no consigas aumentar el volumen final, sino que incrementes la cantidad de saturación total. En estos casos, una solución puede ser situar el Booster a través del Loop de efectos. Tendrás un incremento del volumen final garantizado. Ojo, cuidado con tus oídos.

Muchas pedaleras digitales llevan opciones de configuración que permiten colocarlas directamente a través del Loop de efectos de tu amplificador. Asegúrate de configurarlo correctamente si lo utilizas de esta forma, ya que los cambios en las impedancias de entrada y salida de la pedalera en estos casos van a influir considerablemente en la respuesta del Loop de tu amplificador.
En ocasiones, el Loop de efectos de los amplificadores lleva un control de mezcla -Mix- que permite controlar el tanto por cien de señal de salida del previo que va a ser enviada por el Loop antes de volver a la etapa de potencia. Experimenta con este control, ya que puedes encontrarte con sorpresas en el sonido final. No siempre es necesario enviar el 100% de la señal a través del Loop para conseguir resultados satisfactorios.

Switchers
Actualmente, podemos encontrar en el mercado sistemas que nos permiten controlar la incorporación de una serie de efectos discretos en nuestra señal del mismo modo que lo haríamos con una pedalera digital, es decir, configurar programas en los que con un solo pisotón activamos uno o más pedales simultáneamente. Se trata de los Switchers, también denominados Loopers. Con ellos, mantenemos los pedales fuera de la cadena que recorre nuestra señal, pudiendo activar varios simultáneamente en función de cómo hayamos configurado cada “canal” del Looper. Una herramienta algo compleja sobre el papel, pero altamente efectiva a la hora de mantener nuestra señal lo más pura posible en cada momento, evitando además los “bailes” que supone tener que activar y desactivar varios efectos independientes en poco tiempo. E ideal para aquellos que gustan de llevar una buena cantidad de efectos analógicos en su pedal board.

Conclusión
Como hemos podido comprobar en estos dos números dedicados al orden de nuestros efectos, las posibilidades y posibles configuraciones son prácticamente infinitas. Y no hay verdades absolutas. En función del estilo que toques, el equipo que utilices y el sonido que quieras obtener, las soluciones pueden ser muy diversas. Como siempre recomendamos, pierde un poco de tiempo probando distintas opciones… ¡¡te puedes encontrar gratas sorpresas!!!
Y, para el caso que nos ocupa, un último consejo. A la hora de conectar tus pedales entre sí, invierte algo en los cables que los conectan. El camino que sigue tu señal al pasar de un pedal a otro también es importante en el resultado final.

David Vie

0 comentarios en Orden de los efectos II
Deja tu comentario