Revista de Guitarras

Ramos Guitars & Basses Atlast

Muchos de ellos se han formado por su cuenta, desde su experiencia y recopilando toda la información que les es posible, crean sus propios métodos de trabajo que concluyen en excelentes propuestas en forma de guitarra.José Ramos, el alma de Ramos Guitars & Basses es uno de ellos, después de 20 años de bagaje ha alcanzado una ma­durez como constructor fuera de toda duda. Partiendo de una premisa que consiste en el diseño sobre el papel y a tamaño real, el ins­trumento va creciendo, creándose, mientras el luthier siente personalmente todo el proceso.

Abundando en el concepto boutique por otro lado, en Ramos trabajan con proveedores de primer nivel que garantizan la calidad de todos los materiales y partes empleadas. De la unión de esos conceptos es difícil que salgan guitarras que no estén a la altura.

Es complicado para un luthier escapar a la influencia de los modelos más famosos, re­ferencia de marcas como Gibson o Fender, puesto que el dominio de estos sobre las pre­ferencias del mercado es abrumador, aún así el hecho de arriesgar con nuevas formas, ma­deras poco habituales etc. es algo asimilado por los bajistas pero poco instalado entre los guitarristas, por lo que ser vanguardia en el sector es algo verdaderamente atrevido, así que construir una guitarra como la Ramos Atlast C tiene mérito. Tuvimos la suerte de disponer del prototipo y vamos a contar la ex­periencia que supuso el probarlo.

Construcción, pala, mástil

Hemos de resaltar que siendo instrumen­tos Custom y partiendo del modelo base, se pueden construir atendiendo a las diferentes opciones que pueda seleccionar el cliente y en ese sentido, en la web de Ramos quedan reflejadas las posibles opciones en cuanto a maderas, clavijeros, pastillas, puentes, radio del diapasón, composición del mástil etc.

La Atlast C es una guitarra de corte moder­no como ya hemos comentado, de construc­ción encolada, ligera, sobre 3.2 kg de peso, cómoda y pensada para adaptarse a cualquier estilo dada su versatilidad. Los acabados son muy cuidados y su look general es impactan­te. Como tiene una apariencia tan “lujosa” da algo de respeto sacarla por ahí a hacer bolos y que se pudiera estropear, pensamiento algo mezquino por nuestra parte porque una gui­tarra como esta es para disfrutarla tocando lo más que se pueda con ella.

La pala es de forma Atlast, de tres clavijas a cada lado dispuestas asimétricamente, man­tiene un ángulo de inclinación de 10 grados sobre el diapasón. Las clavijas de afinación son Gotoh SG301 Magnum con las palometas de madera, parecen de ébano.

La tapa que protege el acceso al alma muestra una decoración que simboliza el “Ojo de Ra”. La cejuela es una Graph Tech Black Tusq de 43 mm, ya hemos comentado en estas páginas que el tusq es un material que muestra una ca­pacidad superior al hueso o el plástico a la hora de generar armónicos y mantener el sustain.

El mástil es de un perfil en “D” suave, en este modelo en concreto es multi-laminado de siete listones, arce flameado, amaranto, arce y no­gal. Se observa estable y consistente además de tener un aspecto muy atractivo. El acabado en poliuretano le da un punto de suavidad y la mano se desplaza de manera cómoda y agra­dable. Como opción se puede seleccionar dife­rentes laminados de dos o de tres piezas.

El diapasón es de arce flameado con una de­coración muy curiosa, un perfil en amaranto con un trazo manual en transversal y el logo de Ramos en el traste doce. Sorprendente por lo original y el contraste entre colores. Es de radio compuesto 10”-14” y monta 24 trastes Medium Jumbo de acero inoxidable, características de guitarra actual y pensado para técnicas inter­pretativas modernas, resulta delicioso como resbalan las cuerdas al realizar bendings. La longitud de escala es de 24,625”.

4

Cuerpo, electrónica

La unión cuerpo mástil es encolada, se ve una junta muy pulcra y precisa. El cuerpo es forma Atlast de doble cutaway asimétrico tie­ne influencias de PRS. Está construido en dos piezas de nogal español y lleva una tapa talla­da también de nogal español, separadas por una lámina de amaranto, combinaciones de maderas poco habituales que dan a la guitarra una personalidad propia. El puente también es tipo Tune-o-matic de Gotoh en concreto el GE-103B-T con selletas de zinc, es cromado como todo el hardware de la Ramos. Las cuer­das pasan a través del cuerpo. La entrada de jack está situada en el lateral de la guitarra.

Veamos la electrónica, la guitarra monta dos pastillas humbucker modelo Rps Trans­mission, sin tapa y enmarcadas en piezas de madera, todo son detalles cuidados en esta guitarra. Estas pastillas cerámicas están bo­binadas a mano y tiene una salida de 12K la del puente y de 9,5K en la situada cerca del mástil. La parte referente a la electrónica también tiene un tratamiento propio, un se­lector de tres posiciones tipo Gibson y dos potenciómetros uno para volumen y otro para tono, con las particularidades que son push/pull. El de tono coloca en serie las dos hum­buckers en la posicion central y de mástil, y en la posición de puente cierra el circuito. Y con el pull de volumen seleccionas las pasti­llas en simple/doble y si subes además el de tono, las simples las pone en serie. Una bue­na cantidad de matices sonoros.

Esta es la configuración que presenta este modelo en concreto, se pueden pedir diferen­tes opciones de pastillas y puentes.

Sonido y conclusiones

La Atlast propone un sonido contemporáneo que llega hasta cotas de alta ganancia. Se toca con comodidad, suena uniforme, con igual vo­lumen en todas las partes del diapasón y tiene un balance de frecuencias equilibrado a pesar de las múltiples opciones sonoras. Las Trans­misión son unas pastis cañeras que suenan bien definidas, no se embarullan en graves, en mástil suenan como se espera, gruesas, en limpio puedes sacar todo tipo de sonoridades jazzys, redondas y oscuritas, metiendo caña en un canal saturado, tiene muy buena respues­ta al ataque. En la posición de puente, tiene un limpio punzante, mate, sin demasiado campa­neo y con la señal saturada resulta muy poten­te y lo suficientemente agresiva para llevar la guitarra a terrenos de high gain. Versatilidad.

En conclusión, la Ramos Atlast C es una guita­rra para jugar en ligas mayores, de construcción artesanal, con buenos componentes y acabados, es una opción a tener en cuenta si quieres algo más que el típico “sota-caballo-rey”. La posibi­lidad de seleccionar componentes y maderas hace que la puedas llevar a tu terreno y hacerte con la guitarra soñada. Una visita a su taller bien merece la pena para probar y sacar conclusio­nes propias. Desde luego un gran trabajo de Ra­mos Guitars, que por cierto estará presente en el “The Holy Grail Guitar Show” que se celebrará en Berlín en noviembre de este año.

José Manuel López.

Ramos Guitars & Basses

Atlast C

Nogal español de dos piezas con tapa de nogal

Laminado de siete piezas: arce, amaranto, arce y nogal

Arce rizado

24 Medium Jumbo

Tusq

Gotoh GE-103B-T

Cromado

Gotoh SG301 Magnum

2 x Rps Transmission

Volumen push/pull y Tono push/pull

Lateral

Poliuretano

0 comentarios en Ramos Guitars & Basses Atlast
Deja tu comentario