Revista de Guitarras

Rasmus S 200 y M 200

 Las producciones en China están pasando por un proceso de transformación semejante al que sucedió con las realizadas en Japón, de ser unas meras copias con materiales inferiores van mutando en algo cada vez más cuidado y por tanto con unos resultados finales más que interesantes. En base a economizar costes, muchos fabricantes deciden realizar allí algunas de sus series. Suhr ha optado por algo parecido: usar materiales de muy buen nivel, fabricar en el país asiático y realizar los ajustes y el control de calidad en los USA.

Como resultado de esa estrategia y con vistas a no canibalizar la marca prin­cipal, eclosiona con fuerza la segunda marca y en este caso esa segunda marca se lla­ma Rasmus, una línea de modelos de orientación superstrat con un precio de venta de unos 1.175 euros para unas guitarras que despiertan claras expectativas. Cuatro modelos dos Standard y dos Modern con diferentes configuraciones de pasti­llas forman el surtido de estas Rasmus.

Vamos a analizar dos modelos la S200 y la M200, puesto que comparten bastantes espe­cificaciones veremos las diferencias que las separan y lo que comparten.

3

Construcción, pala y mástil

Las instrumentos vienen con la funda resis­tente y dura que emplea Suhr en sus guitarras y el plástico protector del diapasón habitual también en la marca norteamericana.

Ambos modelos son de construcción “bolt-on neck”, es decir, el mástil va atornillado al cuerpo al igual que todas las Rasmus, de­bemos destacar lo impecable del ajuste en las juntas, algo por otra parte usual en Suhr Guitars. Los instrumentos son ligeros entre 3.2 – 3.4 kg. Podemos inferir que las guita­rras gozan de buenos acabados, aunque tal vez limitado el número de colores a elegir, que no sobrepasa la cifra de tres en ningún modelo habiendo diferencias entre ellos se­gún la referencia con la que tratemos, nues­tra S200 es Royal Blue Metallic y la M200 Black Metallic.

La pala en ambos modelos es “matcheada” y la forma, tipo aleta, la que suele emplear Suhr en las guitarras que comercializa con su nom­bre, sobre ella el logo de la marca.

Los clavijeros de afinación son 6 en línea chrome diecast, llevan string retainer y una ce­juela de bloqueo puesto que estas dos Rasmus montan un puente tipo Floyd Rose.

El mástil es de arce tanto en la S200 (Stan­dard) como en la M200 (Modern). En la S200 la forma es “C” Slim y en la M200 es elíptico. So­bre él un diapasón de palorrosa de Indonesia y a su vez sobre el diapasón, 24 trastes de níquel tipo Jumbo fabricados en Alemania, perfecta­mente acabado y limados. Todo el trabajo de nivelado de trastes está a su vez realizado con la máquina Plek como acostumbra a hacer Suhr en todos sus modelos y que garantiza un equilibrio en la sonoridad de todas las notas sobre el diapasón. El radio del diapasón es de 16” en los 2 modelos.

El mástil va unido al cuerpo por 4 tornillos dispuestos asimétricamente en función del do­ble cutaway de la guitarra, para conseguir una unión precisa, no lleva neckplate.

 

Cuerpo y electrónica

El cuerpo en las dos guitarras es de aliso norteamericano, ligero, la forma es tipo su­perstrat en ambas pero el tamaño difiere, la M200 es algo mayor, atributo que influirá en dotarla de un punto más de sustain. Vienen con los consabidos rebajes para otorgarlas una mayor ergonomía como procede en las guita­rras de concepto moderno como son estas Rasmus. Los acabados son metalizados como ya hemos comentado.

En cuanto a pastillas las dos montan la mis­ma configuración, a saber, SSH+ en el puente y SSV en el mástil, modelos originales de Suhr fabricadas en su factoría de Lake Elsinore en California y como sabemos formato humbucker.

Las guitarras tienen como controles dos po­tenciómetros, uno de Volumen y otro de Tono además de un switch de 5 posiciones para se­leccionar las combinaciones de pastillas. En la parte posterior se hallan las dos cavidades ce­rradas por sus tapas de plástico -que encajan perfectamente- para alojar los mecanismos del puente y la electrónica. La cavidad de esta última viene apantallada para evitar ruidos molestos. La entrada de jack está ubicada en el lateral y monta un puente Gotoh tipo Floyd fabricado en Japón, que aguanta perfectamen­te la afinación como constatamos -a pesar de todos los excesos que hicimos con él- en la prueba de sonido.

4

Sonido y conclusiones

Las dos guitarras tienen en común que son muy rockeras, la M200 debido al tamaño del cuerpo suena algo más gorda y tiene un perfil de mástil menos strato que la S200 lo que la hace especialmente indicada para trabajo solista tipo shred. Son el modelo más cañero de Rasmus. En la posición de puente ofrecen bastante piña, un sustain elevado que deja aguantar las notas mucho tiempo, ahí la SSH+ lo da todo. En la po­sición 2 funcionan las bobinas internas en sin­gle de ambas pastillas, proporcionan un sonido más limpio, más funky tipo strato. En la central se activan las dos pastillas en doble y aún con­servando algo de brillo, el sonido se convierte en más denso. La posición 4 conecta la pastilla del mástil pero sólo la bobina superior aproximán­dose a un sonido tipo posición mástil de strato. Por último la opción restante pone operativa la SSV en doble, en limpio confiere un sonido grue­so con bastante definición y con distorsión se vuelve algo más nasal al bajar los agudos.

Podemos concluir con que la serie Rasmus nos ofrece unas guitarras de corte moderno, con bue­nos materiales, acabados impecables y el ajuste propio de Suhr. Muy buen trabajo de trastes y pas­tillas originales USA. Guitarras que se tocan cómo­das y que suenan bien, no se puede pedir mucho más, cualquier “tocón” debería probarlas.

José Manuel López

Rasmus

Standard S200

Aliso norteamericano

Arce de Indonesia. Perfil “C” Slim

Palorosa

Gotoh Floyd

Gotoh Floyd

Cromado

Sperzel

SSH+ humbucker en puente y SSV humbucker en mástil

Volumen y tono, switch 5 posiciones

Lateral

Royal Blue Metallic

0 comentarios en Rasmus S 200 y M 200
Deja tu comentario