Revista de Guitarras

Sergio Sancho

Sergio Sancho es uno de los jóvenes talentos de la guitarra en nuestro país. Tiene la habilidad de ser versátil cuando trabaja de sideman y a la vez tener un lenguaje particular cuando presenta su propia música, fruto todo ello de su destreza para aproximarse a las diferentes propuestas. 

Hemos aprovechado el lanzamiento de su primer disco a su nombre “Smoke” para realizar una entrevista donde nos habla de su bagaje, su música, sus planes…

La primera como siempre es obligada ¿Cómo te iniciaste en la guitarra y cual fue la primera que tuviste?
Pues la verdad es que fue curioso…vi. en TVE2 un video de Kiss en el que salía Paul Stanley metido en un jacuzzi con varias chicas típicas L.A. en bikini, y me dije, “yo quiero tocar el instrumento que toque ese…”, y resultó que tocaba la guitarra. Le explique a mi padre que quería una guitarra y cuales eran mis intencio­nes y no le convencí. Fue mi hermana, que tras conocer mi historia decidió apostar por mi, y le compro una guitarra a un hippie por 2000 pesetas en el paseo marítimo de Guardamar (Alicante). La guitarra solo tenía dos cuerdas y estaba machacada. Un amigo de mi herma­na me enseño a tocar el riff de Smoke on the Water con una cuerda. Así que, me tiré todo el verano tocándolo. Esa fue mi primera guitarra, una clásica con dos cuerdas y totalmente des­trozada.

¿Cuáles han sido tus influencias? Dinos tres discos.
Influencias muchas, y por etapas…Como todo guitarrista, he pasado mi temporada de alucinar con los Guitar Heros, (Vai, Satriani, Van Halen, etc…), pero realmente lo que me movía las tripas era el Blues, (BB King, Albert Collins, SRV, etc…). Flipé con el primer disco de la Vargas Blues Band “Madrid-Memphis”, ahí fue cuando vi el Blues de una forma cer­cana, en mi ciudad.Si tengo que nombrar tres discos que más me han influenciado:

-Oliver Nelson: Blues and the abstract truth.

-Jim Campilongo: Heavy.

-Bill Frisell: Good dog, Happy man.

2

Ese momento en que se piensa en que se puede llegar a ser profesional y vivir de esto ¿Cuándo se te presentó a ti?
En mi carrera ha ido todo muy rodado, nun­ca me planteé llegar a ser profesional, porque nunca pensé en hacer otra cosa que tocar la guitarra. Eso si, llegó un momento en que me pagaban por tocar. Es lo máximo, cobrar por algo que quieres hacer.

¿Puedes comentar como ha sido tu aprendi­zaje? ¿Practicabas muchas horas? ¿Lo haces todavía?
Cuando yo empecé a tocar, por supuesto no había internet, ni la facilidad de conseguir mé­todos o transcripciones, como ahora. Así que, todo lo tenías que sacar de los discos que te comprabas reuniendo la paga de tres meses. Luego vino la Escuela de Música Creativa y el Conservatorio, que estudié en las dos a la vez. Recuerdo que iba a la Creativa por la mañana y por la tarde iba al Conservatorio y la mayoría de las noches tocaba con una banda de versio­nes. Una etapa muy intensa, eso si, no paraba de tocar en todo el día. También pasé por mu­chos profesores privados, pero donde más he aprendido ha sido en la calle, tocando con mu­cha gente. A día de hoy, toco todo el rato, pero no estudio todo lo que quisiera, ya que siempre tienes que preparar repertorios nuevos, graba­ciones, clases, etc.

Eres especialista en “American Roots Music” no es algo muy habitual por aquí ¿Qué te llevó a ese plano?
Especialista no…estudioso del estilo. Para ser especialista tendría que haber vivido en la época y en sus tierras. El punto que me llevo hasta ahí, fue el interés por buscar la raíz de la música que me gustaba y ver como ha ido evolucionando mi instrumento. Empecé por el Blues Rural, un músico me llevaba a otro que evolucionaba el estilo y así sucesivamente. Y he ido descubriendo músicos como Robert Johnson, T-Bone Walker, Chet Atkins, Jimmy Bryant y una gran lista de nombres que hacen que me sienta pequeñito en este mundo. Ne­cesitaría varias vidas para conseguir emular cualquier nota que ellos han tocado. En Espa­ña tenemos un gran entendido en la materia, que es Diego García, buen amigo y del cual he aprendido mucho sobre el tema.

¿Cómo llevas la diferencia de enfoque entre trabajar para Vanesa Martín, por ejemplo o tra­bajar con tu trío tu música?
Pues la verdad es que bastante bien…con ella tengo mucha libertad, (dentro de unos lí­mites musicales), para poder elegir sonidos, equipo e interpretación de sus canciones. En sus directos se nota de donde viene cada mú­sico, aportando cada uno su personalidad, que es totalmente compatible con la música que hace. También soy admirador de los L.A. Studio Guitarist, como Tim Pierce, Michael Landau o Michael Thompson. Y eso me lleva a meterme en un papel totalmente distinto al de mi trío.

Estás trabajando con Bigtone y con Nash ¿Qué nos puedes contar sobre ello? ¿Qué backline llevas ahora?
Según vas creciendo como persona y músi­co, vas teniendo más claro lo que te gusta, lo que buscas y lo que quieres. Es como si José Manuel Torrelo, (Bigtones Amps), estando un día en su casa, pensara: “voy a hacer un am­pli para Sergio Sancho…”, pues es lo que sentí cuando probé por primera vez el Studio Plex. Igual me pasó con Nashguitars, gracias a Oc­tavio Valero, las probé en su tienda TexMex y me enamoré de ellas.

También soy artista de Yamaha Acoustic Gui­tars, que tengo que decir que son impresio­nantes. Ofrecen una gran calidad y un sonido expectacular.

Mi backline consta de cabezal Bigtone Stu­dio Plex con pantalla 2×12 Vintage30, combo Bigtone Studio Plex 1×12 CL80, (a ver si hablo con Torrelo y me actualizo a la versión MK-II del Studio Plex, que es brutal). Nash Strat 63 y Nash Tele 63, Yamaha acústica CPX1000, Ya­maha Nylon Silent y el Yamaha Guitalele.

¿Cómo vas de arsenal, te gusta coleccionar guitarras?
Pues no tengo muchas, para lo que hay por ahí…eso si, tengo cosas muy especificas que me han costado varios años encontrar, no por antigüedad, ni exclusividad, sino más bien por­que son perfectas para mi, por sonido y como­didad.

SergioSanchoBigtoneyNashguitars

Te dedicas también a la docencia ¿Qué te aporta en lo personal?
Es un mundo muy gratificante. Te da mucha fuerza el ver que la gente aprende cosas conti­go. Pero la verdad más absoluta es, que el que más aprende soy yo.

¿Consideras que conocimientos de armonía, entrenamiento auditivo, lectura…son necesa­rios para ser un buen guitarrista?
Para ser un buen guitarrista no lo veo im­prescindible. Es necesario si quieres ser un buen músico. Conocer el lenguaje de la música y de la armonía es fundamental en la educa­ción musical.

Acabas de sacar tu primer disco a tu nombre que particularmente nos ha gustado mucho ¿Qué nos puedes comentar sobre él?
Me alegro que os haya gustado. ¿Qué os puedo contar de mi pequeño?…Ha sido un proceso largo, pero muy gratificante. Esta he­cho, por parte de todos lo que participan, con un cariño impresionante. Sólo puedo dar las gracias a todos: José Mena, Carlos Sánchez de Medina, Arturo Ruiz, Salva López, Penélope Sierra, Máximo Raso, Alberto Miras y (el que siempre se me olvida), Denis Roldan, que me hizo la web.

¿Cómo fue el proceso de composición, tenías te­mas o los hiciste a través de un concepto común?
Realmente el disco esta concebido para musicar un libro que marco mi adolescencia, “Trópico de Cáncer” de Henry Miller. A partir de ahí, se han ido sumando ideas y nuevos conceptos, pero todo basado en el libro. Como os he dicho, el proceso fue largo, un año más o menos y en ese tiempo tus influencias y tus sentimientos van variando.

¿Tienes planes para presentarlo en directo?
Claro, esto no tendría sentido si no lo lleva­se al directo. A partir de septiembre empeza­mos a rodar. Empezamos el día 14 en La Boca del Lobo. Y estamos cerrando ya varias fechas más. Espero que tengamos la oportunidad de poder presentar el disco por todo el territorio nacional.

Funcionas generalmente en formato trío ¿No es muy exigente llevar todo el peso siempre?
Si a eso le sumas la responsabilidad de es­tar al frente de la banda…¡uf!. Es un peso muy grande que estoy en proceso de aprendizaje. Siempre he estado detrás del artista, disfru­tando la música de los demás. Ahora soy yo el que esta ahí delante, intentando hacer disfru­tar con mi música. El formato trío tiene toda la verdad y la desnudez de una banda de rock and roll. Contando que es música instrumental, más desnudo y verdadero, imposible…

Cuéntanos cuales son tus planes a corto plazo…
Tocar, tocar, tocar y seguir disfrutando con mi profesión.

 Para acabar ¿alguna recomendación para la gente que se inicia y quiere llegar a ser pro?
Me vale la respuesta de la pregunta anterior…. Tocar, tocar y tocar. Aprender de todo el mundo que te rodea, no hace falta que toque el mismo instrumento. Es música y tiene un lenguaje uni­versal. Ser honesto siempre y disfrutar.

Muchas gracias por todo.

Jose Manuel López

0 comentarios en Sergio Sancho
Deja tu comentario