Revista de Guitarras

Solucionando problemas de trastes y mástil

Hola amigos, en los números anteriores hablábamos del funcionamiento del alma y de los posibles problemas que se pueden presentar por el mal funcionamiento de esta, en este vamos a hablar sobre algunos problemas derivados del estado de los trastes, de pequeñas deformaciones del diapasón y como influyen a la hora de poner a punto una guitarra.

Mi intención no es que seáis capaces de dar un diagnóstico de dichos pro­blemas, simplemente que conozcáis cómo influyen ciertos defectos a la hora de ajustar o de realizar una reparación en nues­tra guitarra. Como he comentado en otras ocasiones si el mástil se encuentra en buenas condiciones (eso incluye el diapasón y el en­trastado) la guitarra normalmente se puede ajustar correctamente y con ello podemos to­car con comodidad, buena entonación y sacar el mejor partido a nuestro instrumento.

Suele ocurrir con bastante frecuencia que la gente que acude al taller trae un instrumento con la idea de ajustarlo y ponerlo a punto, mu­chas veces han intentado ajustarlo ellos mis­mos y no han conseguido una acción decente sin trasteos o sin que los bendings se apaguen en los últimos trastes. Lo primero que suelo hacer siempre cuando traen un instrumento es evaluar el estado del mástil, a veces estos pro­blemas son debidos a un ajuste incorrecto del alma, es importante ver si el mástil está bien ajustado, si el diapasón tiene alguna deforma­ción y observar en que estado se encuentran los trastes.

1

Podemos hablar de dos grupos de problemas, por un lado serían los derivados del desgaste de trastes -estos normalmente suelen ser mas patentes ya que a simple vista podemos ver las marcas o surcos del desgaste- que aparecen normalmente debidos al uso. Por otro lado ha­blaríamos de los que son derivados de un defi­ciente nivelado e instalación, incluso de fábrica, así como los provocados por pequeñas (o gran­des) deformaciones del diapasón o mástil.

La mayoría de las ocasiones en las que se detecta algún problema serio en el mástil, aca­ba siendo necesario nivelar los trastes o inclu­so dependiendo de la gravedad cambiarlos. Se pueden dar diferentes casos que requieran esa intervención, incluso a veces es un problema múltiple el que hace necesario dicho trabajo.

Vamos a ver varios de estos casos relaciona­dos con una deficiente instalación, nivelado o un mástil con problemas de deformación.

Caso 1: Tenemos la guitarra ajustada a una altura más o menos normal, no demasiado baja, 1,5mm en el traste 12 en el Mi agudo y alrededor de 2 mm en el Mi grave , el mástil tiene una curva también “normal”, se produ­cen trasteos en ciertos trastes de manera muy exagerada en la mayoría de los demás no hay trasteos o son mínimos, cuando esto ocurre suele ser debido a un deficiente nivelado de trastes o que se han levantado. Hay unos que están más altos que otros de ahí que en algu­nos sitios se produzca trasteo y en otros no, si tomamos una regla metálica que tenga el canto plano y la colocamos sobre los trastes veremos como se “columpia” cuando hay al­guno más alto o más bajo (Foto 1) .Esto suele corregirse de dos maneras según lo exagera­do que sea el problema, si no es demasiado acusado es posible que subiendo un poco más las cuerdas y buscando un ajuste de mástil diferente, se minimice aunque no se elimina ( lo que yo suelo llamar solución económica), si es mas exagerado lo mejor es ir directo al problema, un nivelado de trastes es la solución que conseguirá dejar los trastes igualados a la misma altura, eliminando los problemas de trasteo que presentaba el mástil y permitiendo sacarle el máximo partido a la guitarra , esta segunda solución suele ser más costosa en tiempo y dinero.

Caso 2: Partimos de la misma base que en el anterior caso en cuanto a ajuste de la altu­ra y mástil, en este caso cuando tocamos la parte alta del diapasón (los últimos trastes) se producen trasteos e incluso se apagan notas en determinados trastes y se apagan los ben­dings en la primera y segunda cuerda. Esto es debido muchas veces a que se produce una de­formación en el último tramo del mástil o que se han levantado trastes de esa zona, en esta región no actúa prácticamente nada el ajuste del alma. Generalmente lo que ocurre es que el mástil cede en bloque a la altura donde em­pieza a hacerse redondo por la parte trasera, por ejemplo, en un mástil de strat atornillado, el primer tramo es de sección rectangular y a partir del traste 15- 16 empieza a tener la forma redondeada (Foto 2), pues bien ese cambio supone que la parte redondeada tiene menos madera que la sección rectangular con lo cual suele ceder en ese punto. Esto puede ser sutil y no suponer un problema o puede ser más acentuado dando serios problemas, es lo que se llamaba en los 80-90 “Talón Co­reano” (fijaros en el Dibujo 3 en el último tramo del mástil) ya que se veía en gran cantidad de guitarras provenientes de esa zona geográfica, aunque también se puede ver en guitarras de diversa procedencia. La solución casi siempre pasa por nivelar los trastes, hay que hacerlo de manera correcta para eliminar el problema, para poder hacerlo bien hay que saber como se debe ajustar el mástil. En los casos más extremos puede hacerse necesario quitar los trastes, repasar la madera del diapasón para eliminar las posibles deformaciones y retras­tear de nuevo el instrumento.

2

También es posible encontrar los dos pro­blemas a la vez, de hecho muchas veces se presentan conjuntamente, incluso en guitarras relativamente nuevas o recién compradas. Es una sorpresa no demasiado agradable para un guitarrista que acaba de comprarse una gui­tarra o la tiene poco tiempo y decide llevarla a ajustar para dejarla mas tocable, cuando le comentas después de evaluar el instrumento, que tiene un problema de este tipo y su coste. Personalmente, en casos en que es exagerado este tipo de averías creo que lo mejor es ir a la tienda y solicitar una solución si esta dentro del periodo de garantía, sobre todo si es una guitarra de cierto precio.

 

Caso 3: No suele ser muy habitual pero tampoco es extraño encontrarse un más­til revirado, alabeado o retorcido. Me explico, normalmente un mástil suele tener un perfil convexo, cóncavo o “recto” según tenga ajus­tada el alma, por norma general suele tener un perfil similar tanto en el lado del Mi agudo como en el Mi grave, no quiere decir que sea exactamente igual en los dos lados pero si si­milar. En el caso de estar retorcido o alabeado, cada lado tiene un tipo de curva, en un lado suele estar cóncavo y en el otro convexo, mi­rando desde la pala hacia el final del diapasón incluso, se puede apreciar ese retorcimiento. Esto suele dar problemas de trasteo diferentes según que afecte a un lado u otro.

En este caso, dependiendo de la gravedad, se puede solucionar bien haciendo un nive­lado, en caso de ser leve, o bien cambiando los trastes y corrigiendo el problema de base repasando el diapasón para eliminar la defor­mación. Esto último es un tanto complicado de solucionar ya que los mástiles sin las cuerdas puestas varían el perfil, con lo cual hay que simular la posición del mástil bajo la tensión de las cuerdas para poder corregir de manera eficiente la deformación.

3

Estos son algunos casos bastante habituales aunque hay otros que se pueden dar también y con cierta frecuencia, no he querido abarcarlo todo ya que haría falta mucha letra y mucho espacio para ello y mi intención era hablar de algunos de ellos.

Es importante aclarar también que este tipo de problemas se pueden dar de manera con­junta, aunque hayamos hablado de una forma “aislada”, puede coincidir problemas de des­gaste con deformaciones y por lo tanto siempre requiere un estudio o evaluación del mástil.

Si conoces el origen del problema se podrá solucionar interviniendo de la manera correc­ta, si no conocemos dicho origen difícilmente podemos dar la solución adecuada.

Nos vemos en la próxima entrega, saludos.

Toni Fayos

0 comentarios en Solucionando problemas de trastes y mástil
Deja tu comentario