Revista de Guitarras

Steve Morse

 ¿Qué se puede esperar a estas alturas de una leyenda de la guitarra como Steve Morse? ¿Un nuevo disco en solitario donde intenta hacer el mejor solo de su carrera? No. Prefiere rodearse de buenos amigos y hacer buena música.

Flying Colours es una nueva banda repleta de estrellas. ¿Cómo se gesta algo así?
Bill Evans, nuestro productor ejecuti­vo, nos explicó su idea a Neal Morse y a mí. En realidad, ibamos a montar esto con Kerry Liv­gren, pero debido a unos problemas de salud nos se pudo unir a nosotros.

Fijándote en cada componente de la banda puedes ver antecedentes de rock, country, metal progresivo y demás estilos. ¿Como os apañáis para que queden bien voces tan pop?
Casey y Neal tienen unas maravillosas y atractivas voces así que cualquier cosa suena mejor si lo cantan ellos.

Mike Portnoy dijo que al principio podría paracer que habían “muchos chefs en la misma cocina”. ¿Cómo encuentra cada uno en su sitio?
Todos tenemos muchísimos años de expe­riencia y sabemos cómo hacer música. En un grupo de estas caraterísticas, todo el mundo ve las cosas exactamente de la misma manera. Votamos y llegamos a aucerdos como se hace en todas las bandas.

Canciones como The Storm podría ser muy comercial gracias a su melodía, la textura pop de las voces y lo arreglos del estribillo y las estrofas. ¿Es la gran audiencia vues­tro objetivo?
Nuestro objetivo era hacer un gran disco. No sabíamos en lo que se iba a transformar todo, lo supimos al acabar.

1

¿Cuál es el rol de la guitarra en la banda?
El ingeniero de sonido tomó el control to­tal sobre qué acabaría en el disco y lo que no. Desde mi punto de vista, cogió muchas partes interesantes de las estrofas para hacerlo más comercial. Básicamente, yo compuse e hice solos.

¿Qué lugar debería ocupar la guitarra en una banda por norma general?
Cada instrumento debería ser parte de la fábrica, pero la guitarra en particular es muy rítmica por naturaleza. El ritmo es el latido del rock ´n roll. La guitarra puede ser también una voz solista con fuerza para ideas melódicas y expresividad. Cualquiera diría que soy guita­rrista con lo que te acabo de decir…

¿Sientes que esta no va a ser una de esas ban­das que se crean para un disco y una gira pun­tuales?
Queremos hacer otro disco. Las giras serán más dificiles debido a los cambios de calendario.

Entonces ¿Cuáles son los planes de Flying Co­lours ahora mismo?
Siempre intentamos encontrar el mejor momento para promocionar al grupo pero te­nemos muchos problemas con las bandas de cada uno que ya tienen sus planes y esos pla­nes suelen cambiar, nos guste o no.

Probablemente, vuestros directos reunan a una audiencia que en su mayoría se tratará de músicos. ¿Alguna vez sientes la presión por ser “observado”?
Siempre ha habido músicos en mis concier­tos y es algo que me es natural. De hecho, con los Dregs, los músicos se sientan en primera fila con sus novias aburridas porque no tene­mos voces.

¿Ves algún punto en común entre ser piloto y la guitarra? (Steve trabajó de co-piloto comercial a final de la década de los 80)
Sí. Un buen piloto siempre mira hacía de­lante y maniobra alrededor de zonas problemáticas. Un piloto que estu­dia y practica afronta muy bien las dificultades. Volar es estimulante e inspirador, como la música.

2

¿Algún miedo sobre el escenario?
Simplemente que el subwoofer sea lo de siempre, moderno y muy alto.

Has trabajado en trios, con diferentes intru­mentos… ¿Alguna diferencia?
Es una buena pregunta. Déjame decirte que el buen músico es un camaleón que debe man­tener su identidad musical.

Sigues usando tu querida MusicMan, pero ¿de­seas alguna guitarra legendaria que nunca po­drás tener?
No suelo pensar en las herramientas que uso. Intento gastar mi energía en lo que toco para que la canción suene mejor. Me encantan las conversaciones técnicas, pero no echo de menos el usar otras guitarras.

¿Ni Arch-tops?
No, aunque no es nada personal contra ellas.

Agus González-Lancharro
José Manuel López

0 comentarios en Steve Morse
Deja tu comentario