Revista de Guitarras

T-Rex Hobo Drive

Una pieza más en la amplia colección de overdrives / distorsiones que presenta el catálogo de la compañía danesa.

Si visitamos la web de T-Rex, veremos que disponen de al menos 9 modelos distintos tanto de overdrives como de distor­siones para guitarra, sin contar los nuevos modelos de la serie Tonebug -de los que hemos hablado en núme­ros anteriores-. Así que la pregunta que se nos plantea al tener en nuestras manos un nuevo modelo es… ¿realmente pueden aportar algo distinto a su extenso catálogo? Parece que los ingenieros de T-Rex sí que han encontrado un hueco por cubrir en el mercado actual y a partir de ahí han desarrollado el Hobo Drive. Veamos con detalle qué es lo que nos ofrece este pedal.

En primer lugar, hemos de hacer notar que se trata de un modelo dual -dos efectos en uno-, lo que siempre va a ampliar las posibili­dades del pedal y a incrementar su valor aña­dido. En este caso en concreto, nos encontra­mos con un Booster independiente adicional al OD/Dist.

El formato del pedal es el standard de T-Rex, con los jacks y la entrada de alimentación en la parte superior de la carcasa, facilitando el ahorro de espacio al colocarlo en una pedalera. El OD/Dist consta de tres controles, Preamp, Tone y Mas­ter. El Preamp controla la ganancia, de forma que si lo situamos al cero, no obtenemos saturación pero sí un realce de los armónicos globales. A niveles bajos tenemos un over­drive muy manejable y conforme aumentamos el control vamos obteniendo una saturación cada vez más comprimida. El control de Tone regula el tono global del sonido. No tenemos los detalles del circuito, pero a nuestro oído nos da la impresión de que se trata de un filtro para agudos, de forma que cerca del cero estamos filtrando casi todas estas frecuencias agudas y a medi­da que abrimos el control obtenemos cada vez un tono más afilado. El Master actúa como un control de volumen de salida. Con la combina­ción de estos tres elementos podemos conse­guir desde overdrives bastante bluesys hasta una distorsión con mucha pegada, muy rocke­ra, pero siempre controlable.

Hay dos elementos que caracterizan el so­nido global del pedal, así que trataremos de explicarlos desde un punto de vista técnico. En primer lugar, el pedal trata de mantener un tono neutro respecto al sonido de nuestra guitarra. Significa que los ingenieros que lo han desarrollado han montado un previo en la etapa de saturación del pedal que trata de afectar por igual a todas las frecuencias. En nuestra opi­nión, esto es una gran ventaja ya que el pedal no ofrece un tono “caracte­rístico”, si no que basa su respuesta en la gama de frecuencias con las que le alimentamos, es decir, respe­ta el tono original de nuestro instru­mento. Y en segundo lugar, el pedal ofrece una elevada dinámica. Signi­fica que la saturación va a depender fuertemente de nuestro ataque. Otra gran ventaja ya que, con una posición fija de Preamp podremos conseguir distintas saturaciones en función de lo despacio o fuerte que toquemos. Ideal para usuarios iniciados. Nos da la impresión que consiguen esto aumentando el rango dinámico en el que trabaja el circuito, así que es muy posible que, a pesar de que el pedal se alimen­te a 9V, disponga de algún doblador de voltaje en el interior del circuito que permita este au­mento de dinámica. Otra gran idea.

1 (2)

El Booster que incorpora el efecto es com­pletamente independiente, de forma que lo podemos emplear de forma aislada. Dispo­ne de un único control de Boost que regula cuanto queremos aumentar el volumen. Como

comentábamos antes, esto es un valor añadi­do del pedal, ya que nos permite disponer de 3 sonidos independientes a golpe de pie. Por un lado, el OD/Dist, por otro el Boost y la com­binación de los dos, ideal para dar un impulso extra en los pasajes en solitario, por ejemplo. Y aquí es donde los ingenieros de T-Rex han dado un punto adicional a un montaje, hasta ahora, bastante standard. Han colocado un switch que permite “mover” la colocación del Boos­ter. Así, si lo tenemos en “post”, tendríamos los dos efectos en cadena, primero el OD/Dist y en segundo lugar el Booster. Esto nos per­mitirá conseguir el tono que queramos con el primero de ellos y tener un aumento de señal disponible cuando pulsemos el boost. Sin em­bargo, si lo colocamos en el modo “pre”, colo­camos el Booster antes de la etapa de ganancia del pedal, de modo que lo que conseguiremos es un incremento de ganancia -y por tanto, de sustain- manteniendo el nivel de salida global del pedal. Para comprender esto, sólo tenemos que imaginar que es lo que ocurre al colocar un Booster a través del canal saturado de un am­plificador… aumentamos la saturación del pre­vio pero no conseguimos saturar la etapa. Pues esta opción trabaja con el mismo concepto.

En líneas generales, es un pedal ideal para un guitarrista que este contento con el tono global de su guitarra y amplificador, pero que quiera disponer de una versátil herramienta para bien saturar su sonido, bien saturar su amplificador, disponiendo de múltiples posibi­lidades en un solo pedal. Es difícil describir el sonido ya que va a depender mucho de nuestro ataque, pero nos quedamos con la transparen­cia tonal sobre la que está diseñado y la elevada dinámica en la respuesta. El tono comprimido que ofrece al incrementar el Preamp (lógico, por otro lado) será más del gusto de unos que de otros, pero se queda en los límites del buen gusto y tiene un rango suficientemente amplio para encontrar el punto dulce que se ajuste a nuestra forma de atacar el instrumento.

En definitiva, una buena herramienta para oídos exigentes. Y sí, parece que efectivamente aún quedaba espacio para incorporar un nuevo OD/Dist al catálogo de T-Rex.

David Vie

0 comentarios en T-Rex Hobo Drive
Deja tu comentario