Revista de Guitarras

Takamine Pro Series P3DC

La historia de Takamine se remonta a finales de 1959 cuando se funda Ohsone Gakki Ltd. pasando a llamarse Takamine Gakki por el símbolo de Sakashita, el monte Takamine. Con el paso de los años, ya en 1978 desarrolla su pastilla Palathetic, al año siguiente lanza su primer modelo electroacústico y diez años después lanza el primer modelo de preamplificador modular de la historia.

Avanzando por el periplo de la com­pañía, algunos pasos tecnológicos que se han ido incorporando han sido responsables de las mejoras en los modelos Takamine, hasta llegar al momento en que se encuentra actualmente, entre ellos cabría destacar por su influencia la incorporación en 1993 del corte con láser y la aparición de las máquinas de control numérico para automa­tizar el proceso mejorando la precisión. En el año 2005 se inaugura la nueva sede y la nueva fábrica principal.

Cada guitarra salida de Takamine contiene alrededor de 40 componentes y consta de 20 unidades multifuncionales y es el resultado de la unión de la mejor tradición en luthería con la aplicación de las nuevas tecnologías en el pro­ceso de fabricación. Uno de esos modelos es la Takamine Pro Se­ries P3DC que es la que vamos a analizar en este artículo.

Construcción, pala, mástil

La guitarra es una dreadnought, tal vez el tipo de cuerpo más popular en los últimos tiempos, su característica más destacada es la cantidad de frecuencias graves, enérgicas y con mucho volumen que proporciona, la pala es la habitual de Takamine, simétrica con las clavijas de afi­nación tres a cada lado, son de un color dorado y la palometa de color ámbar, lo que de entrada ya le da una cierta elegancia a pesar de la so­briedad general que ofrece la guitarra. Estam­pado en dorado en la parte frontal se ve el logo de la marca.

3

El mástil es de forma en “C” aunque sería una “C” asimétrica de manera que ayuda a facilitar la ejecución, haciendo menor el movimiento de muñeca del músico cuando el pulgar se despla­za hacia la primera cuerda. El acabado es satin natural, dejando ver el veteado de la madera, en este caso caoba africana. El alma que emplea Takamine es también una característica propia de la marca, como ellos mismos indican: “Una estructura única para corregir la curvatura del mástil. Los modelos Takamine utilizan truss rod (alma) de canal doble que fue desarrollado junto con Gotoh Gut Company a mediados de los 90. Mientras que los tensores de mástil convencio­nales (de canal simple) podían conseguir una corrección dentro de un rango limitado, el truss rod de canal doble puede trabajar tanto con mo­vimiento hacia delante como hacia atrás. Para evitar el arqueo del mástil se han montado dos barras a lo largo a cada lado del truss rod para reforzar la unión entre en mástil y el cuerpo”.

Sobre el mástil monta un diapasón de palo­rrosa con unos círculos concéntricos para mar­car la posición, particularmente nos parecen poco visibles al ser de color ámbar.

Cuerpo y electrónica

El cuerpo hemos comentado que es de for­ma dreadnought, presenta un cutaway para acceder a las notas más altas con facilidad, la tapa es de cedro macizo con un braceado inte­rior realizado a mano en forma de X, los aros laterales y la trasera son de sapeli macizo y las uniones de los laterales tanto con la tapa como con el fondo presentan un binding de color cre­ma, sobrio y elegante como es toda la guitarra. En la boca presenta una ornamentación de ani­llos concéntricos. El puente de palorrosa tiene una selleta doble dividida en dos secciones, una para las dos primeras cuerdas y otra para las cuatro restantes, de manera que se puede con­seguir una mejor octavación en función de la longitud de escala de cada cuerda. Las cuerdas no se anclan con pines, si no que pasan a través del puente.

La electrónica que monta esta guitarra tam­bién es uno de los puntos fuertes de la marca, monta la pastilla Palathetic que no es si no seis transductores piezoeléctricos protegidos de forma individual, uno por cada cuerda. La uni­dad cuelga por debajo de la selleta del puente, permitiendo que la pastilla no se vea influida por la vibración del cuerpo y posibilitando que cada transductor capte la vibración de la cuerda directamente de la selleta, evitando de esta ma­nera el posible feedback que se produjese.

2

Por otro lado todos los preamplificadores incorporados Takamine emplean el conector “docking port”, lo que implica que pueden ser intercambiables por cualquiera de la marca, dando la opción de ajustar el preamplificador al gusto. La pila viene integrada en la unidad por lo que no es preciso soltar y afinar las cuerdas en cada cambio de batería.

Esta P3DC monta un preamplificador CT4BII que consta de un ecualizador de tres bandas, control de volumen y afinador incorporado, no colorea el sonido. La entrada de jack es lateral y a su vez es enganche del strap.

Sonido y conclusiones

La guitarra suena con una buena proyección de volumen, responde de manera inmediata al ataque, algo relacionado con la madera em­pleada en la tapa claramente, tiene un tono profundo y cálido, muy vivo. Las  frecuencias aparecen equilibradas con una buena presencia de medios y con los graves comedidos que no tapan al resto. Realizando streaming con fuer­za no se desboca en ningún momento sonando definida y realizando fingerpicking suenan todas las notas con equilibrio.

Creemos que Takamine en esta serie Pro, en concreto el modelo PC 3, ha conseguido unas guitarras cómodas de tocar, con un aspecto se­reno a la vez que a atractivo, con mucha pure­za en su sonido y que inevitablemente nos deja con ganas de probar más..

José Manuel López

Takamine

Pro Series P3DC

Dreadnought

Tapa de Cedro, aros y trasera de sapeli

Caoba. Perfil “C” asimétrico

Palorrosa

Tusq

Medium

Palorrosa

Dorado

Takamine con palometas ámbar

CT4B-II

Palathetic

Volumen, ecualizador de 3 bandas y afinador

Lateral

Natural

Fender Ibérica

0 comentarios en Takamine Pro Series P3DC
Deja tu comentario