Revista de Guitarras

Thon Artisan #44


Ron Thorn consiguió destacar en el ya nutrido grupo de fabricantes de boutique estadounidense, gracias a sus trabajos de inlays para la Custom Shop de Fender, siendo el responsable de trabajos tan destacados como las conocidas Koicaster o la réplica de Lenny, la guitarra favorita de Steve Ray Vaughan.

Quizás podemos considerar a Ron Thorn como el máximo exponente, en cuanto al concepto artesano, dentro del mundo de la guitarra; afincado en Glendale, California, donde dirige su pequeña empresa, con un reducido número de trabajadores que realizan un proceso prácticamente artesanal, podemos afirmar que, desde su taller salen algunas de las creaciones mas impresionantes que podemos encontrar en el mercado; un trabajo marcado por el uso de exóticas maderas, como la koa figurada, o al arce spalted; las tapas espectaculares; y sobre todo, por sus increíbles inlays que adornan gran parte de sus diapasones.
Construcción
La Thorn Artisan representa el más alto escalafón en el catálogo, recientemente ampliado del fabricante californiano, y también el modelo más representativo.
Inspirada en una Les Paul Junior de los cincuenta, una rápida mirada nos evoca más directamente una PRS Santana, cuyas formas redondeadas hacen destacar la impresionante tapa de arce flameado, de una sola pieza, algo que no suele darse con normalidad y denota la exclusividad de las guitarras de este fabricante, calificada como 5 A; la tapa tallada, con un estilo mas pronunciado que la tapa de una Les Paul, corona un cuerpo de una de las maderas favoritas de Ron Thorn para construir sus guitarras, la Korina Blanca, la combinación se asemeja bastante a lo que esperamos encontrar en este tipo de guitarras, ya que las características tonales entre la korina y la caoba son similares. A pesar de la espectacular tapa de arce flameado, lo que atrae poderosamente la atención es el vistoso mástil de una pieza de Palo Rosa de Río, la pieza de 22 trastes, con una escala de 25” tiene un aspecto impresionante, cuyo tono oscuro contrasta con el vistoso naranja que luce la tapa del instrumento.
Como hemos comentado en la introducción, una de las características más destacables de la obra de Ron Thorn, son los inlays que lucen sus diapasones, y este caso no es una excepción, unos vistosos soles con sus correspondientes rayos, compuestos por ávalon, con el centro de madre perla, hacen las veces de marcadores, aunque conviene destacar que este es el único detalle de estas características que posee este instrumentos, ya que carece de ribete tanto en el mástil como en el contorno del cuerpo, una constante en el resto de guitarras de la serie Artisan, lo cual le confiere un aspecto más sobrio, y la acerca visualmente a guitarras mas comunes como la citada PRS Santana.
El tono anaranjado de la tapa superior se extiende a la pieza de korina blanca que conforma el cuerpo, pero esta vez con un naranja mas oscuro, rozando el rojizo, con una acabado translucido que deja ver la perfecta pieza que conforma el cuerpo del instrumento, contrasta la tapa de los controles, realizada en Palo Rosa, a juego con el mástil, haciendo gala del detallismo del que hace gala el fabricante.

3
Al tener el instrumento entre las manos, a simple vista se puede apreciar la exquisita calidad de construcción y la increíble atención al detalle del fabricante californiano, destaca especialmente el tacto del mástil, con un acabado natural, al tratarse de Palo Rosa, que nos ofrece una sensación de contacto directo con la madera, pero que a su vez nos permite desplazarnos con total comodidad y rapidez. A pesar de lo que se puede pensar al ver el instrumento a simple vista esta totalmente compensado con lo que no se balancea, ni cabecea. También cabe destacar que la propia forma de esta guitarra, inspirada en un modelo clásico de doble cutaway, favorece de una manera increíble el acceso a los trastes más alto, con lo que nos permite tocar a lo largo de todo el mástil, que presenta un radio de 12” en sus 22 trastes, con toda comodidad.
Electrónica y sonido
El aspecto de esta guitarra, teniendo en cuenta el hecho de estar inspirada en una Gibson pueden hacernos pensar que el instrumento va a tener un tono determinado, cercano al de las guitarras encoladas del gran fabricante americano, pero nada mas lejos de la realidad. La configuración de esta guitarra ofrece una amplia variedad de registros unos cercanos a lo que podemos esperar de ella a simple vista y otros bastante lejanos.
Un hecho fundamental, en este aspecto, es el puente piezo eléctrico LR Baggs, que gracias a un selector de tres posiciones puede ser usado tanto de forma independientemente, como mezclado con cualquiera de las dos pastillas, con el atractivo extra de que uno de los potes nos permite mezclar la señal del previo con el de las pastillas en esta configuración. Solamente con estas opciones, tenemos una multitud de tonos interesantes a nuestro alcance, y todos alejados del concepto tonal que tenemos de una guitarra de este tipo; además, lógicamente, podemos hacer uso de las dos pastillas dobles, en la tercera posición del citado selector, en este caso una Fralin Unbucker en la posición de mástil, y una Barecknucle VHII en la posición de puente, pero por si no hubieran ya suficientes registros tonales, en la posición de puente descubrimos que uno de los potenciómetros actúa como un push-pull convirtiendo la pastilla doble en una simple, y conforme vamos cambiando de posición el selector de pastillas, encontramos que además de la citada opción podemos disfrutar de configuraciones tales como, una pastilla de puente y una de mástil combinadas en modo single, las pastillas del puente y del mástil combinadas en modo doble, la pastilla del mástil en modo simple, y la misma pastilla en modo doble. Como cabe esperar con todo lo anteriormente citado, la guitarra ofrece una sin fin de posibilidades sonoras que serán del gusto de cualquier usuario.

2
En cuanto al sonido, cabe destacar que las pastillas elegidas son de una salida moderada, sin ser completamente vintage, lo que, en conjunción con la construcción del instrumento proporciona un sonido clásico, muy redondo y compensado en frecuencias, con un carácter muy refinado, que observamos que va enfocado hacia el trabajo solista haciendo gala de un “recogimiento” que puede parecernos seco en funciones rítmicas, pero que hará las delicias de cualquier interprete al realizar un solo.
Conclusiones
Estamos ante un instrumento de una calidad superior, lo cual es apreciable tanto en su construcción como en su sonido; que es, quizás, de los más exclusivos que hemos visto, y que esta al alcance de muy pocos; no solo por el precio, si no por la dificultad de conseguir una guitarra de este fabricante debido a la larga lista de espera, provocada por la alta demanda, y el proceso constructivo, casi artesanal, que no es comparable con la rapidez de un modelo de producción.

José Luís Morán

Thorn

Artisan #44

White Limba

Arce

Brazilian Rosewood

Réplica del de 1959

Brazilian Rosewood Perfil “C” radio 12”

25”

Tusq

22 Tipo 6150

Hardtail

Cromado

Niquel Sperzel con

lavijas madreperla

Fralin Unbucker en mástil

Barecknucle VH II en puente

Volumen, Tono (push/pull), 5-way

witch, coil tap push/pull switch on tone.

R Baggs piezo saddles con active CTRL-X preamp

Lateral

Orange

0 comentarios en Thon Artisan #44
Deja tu comentario