Revista de Guitarras

Valley Arts Brent Mason

Valley Arts es una marca americana que tiene sus orígenes en un taller de luthiería totalmente artesanal que abrieron Al Carness y Michael McGuire. Se dedicaron a fabricar
guitarras artesanales bajo la premisa de realizar instrumentos de gran calidad. Pasaron por diferentes etapas y llegaron a tener endorsers del prestigio de Larry Carlton y Steve
Lukather, también se vio a John McLaughlin con alguno de estos instrumentos.

Tras diferentes vicisitudes, la compañía pasó a manos de Samick en 1992 y recientemente pertenece a Gibson Corporation. Tras un poco de historia, vamos a hablar de la guitarra que nos ocupa, la Valley Arts Brent Mason.
El instrumento, obviamente, está diseñado bajo las especificaciones de Brent Mason, afamado guitarrista del entorno del country music y muy solicitado también como músico de sesión.

Pala, mástil y cuerpo
Al grano, la pala es de diseño propio con clavijeros Satin Chrome Locking Sperzel en línea, las cuerdas entran sobre ella sin apenas cambio de dirección y las dos primeras son ayudadas por una selleta, labrada, para evitar fricciones de las cueras que pudieran afectar al sonido, en ella se puede leer el modelo, Custom Pro USA, el logo de la marca y la firma de Brent Mason. En la parte posterior, grabado el número de serie y la firma del luthier que realizó el instrumento.

La cejuela está fabricada en grafito y tanto el mástil como el diapasón son de arce. El mástil tiene una longitud de escala de 25,5”, un radio de 14” y forma de “D”
Al tacto resulta cómodo y de un grosor bueno para realizar con facilidad bendings e incluso usar el dedo pulgar para pisar la sexta cuerda, notando una sensación de estabilidad muy agradable, puesto que estamos tratando de una guitarra de concepto Telecaster, es muy apropiado para este tipo de instrumento.
No está pensado para técnicas modernas, carreras rápidas por el diapasón etc. etc. ya que Brent Mason no se caracteriza precisamente por tocar hard rock o heavy.
Tiene 22 trastes de tipo medium y el cutaway inferior del cuerpo, habilita cómodamente el acceso a los más altos cuando realizamos líneas melódicas.
Los marcadores sobre el diapasón, los inlays, son dots, a la manera tradicional, sobre los trastes 3, 5, 7, 9, doble en el 12 y 15, 17, 19 y 21.
El mástil va unido al cuerpo por cuatro tornillos a través de un neck plate, donde se puede ver grabado el logotipo de la marca y un “made in usa” que nos indica a su vez el origen de la guitarra.

Pasamos al cuerpo, de diseño típico de Telecaster, aunque la guitarra cuando hablemos de su electrónica y sus sonidos posteriormente, veremos que va más allá de una tele típica, está realizado en Swamp Ash y resulta bastante ligero, se puede deducir que es una característica buscada por Mason, ya que debe de pasar bastantes horas tocando con la guitarra colgada.
Valley1
Controles y pickups
Alojados en el cuerpo nos encontramos los controles, tres pastillas, puente y golpeador, todo esto ya difiere bastante de una telecaster clásica.
Los controles son 3 potes y un selector de 3 posiciones y las pastillas: en posición de mástil una Gibson Mini-Humbucker, en la central una Duncan Hot Stack y en la de puente Duncan Vintage Lead Stack, es decir ofrece una configuración HSS.

Al respecto de los controles tenemos el de volumen para las pastillas de mástil y de puente, en el pote central volumen para la pastilla central y en el pote tercero que tiene un push/pull disponemos de un control de tono y de la posibilidad de conmutar la pastilla central en serie o en paralelo, pote bajado en serie pote arriba en paralelo.
La entrada de jack está situada en el lateral y el puente es tipo telecaster de los modernos, las cuerdas atraviesan el cuerpo.
Valley2
Sonido y conclusiones
Si tenemos seleccionada la posición de mástil y el mezclador en el pote central abierto obtenemos un sonido que se aproxima al de una strat pero algo más grueso, nos da un timbre perfecto para sonidos jazzys.
En selección de la pastilla central suena a telecaster en posición mástil y si abrimos el pote central el sonido ya se aproxima más a las posiciones centrales de una strato.
Si nos encontramos en la pastilla del puente con el mezclador del pote central cerrado, tendríamos un sonido tele y abriéndolo nos vamos acercando a una strato.
Como hemos visto el pote central puede jugar un papel muy importante a la hora de configurar sonidos, puesto que va actuando en función del recorrido que le vamos dando, esto nos posibilita, partiendo de unos sonidos más o menos clásicos e identificables, una gran gama de matices y la posibilidad de jugar con ellos ya que va sumando “cantidad” de pastilla central.
En cualquier caso nos encontramos ante un gran instrumento, pese a estar inspirado en la tele 68 de Brent, en realidad desde mástil a electrónica tienen poco que ver, se deja tocar con facilidad y con un poco de investigación, te da muchas opciones para aproximarte a los tonos que deseas, la guitarra en general tiene una buena pegada y acaba siendo cómoda y versátil

David Maho

0 comentarios en Valley Arts Brent Mason
Deja tu comentario