Revista de Guitarras

Zemaitis GZWF301 NT

¿Qué tienen en común músicos como Jimi Hendrix, Keith Richards, Joe Perry, Zakk Wylde, Jeff Tweedy, Chris Robinson, Dough Aldridge, Gilby Clarke, Richie Sambora o el mismo Ronnie Wood? La respuesta a esta pregunta tiene un nombre propio Tony Zemaitis. Este londinense que nos dejó hace pocos años, es responsable de la construcción artesanal e innovadora de grandes guitarras, especiales, objeto de deseo de los coleccionistas.

Durante los años 50, sintiéndose insatisfecho con las guitarras de la época y partiendo de una guitarra clásica como referencia, construye su primera guitarra. Es a partir de entonces cuando empieza una carrera vital en la búsqueda del perfeccionamiento y la experimentación con nuevos materiales con el fin de mejorar cada instrumento que construye.
Son músicos de folk y blues de la época como “Long John” Baldry o Spencer Davis los que se sienten atraídos por el sonido y la “tocabilidad” de las Zemaitis.

El hecho de buscar soluciones a los problemas que se le plantean -como todos los constructores de guitarras- le lleva a innovar y usar materiales como el metal para reducir el ruido, que además le sirve para realizar trabajos manuales de ornamentación y conseguir así un look muy atractivo: han nacido las metal front, codiciadas por la élite del rock y hoy en día en el mercado de segunda mano a precios estratosféricos.

Siguió con la línea Zemaitis Pearl, guitarras con el frontal de mosaico de madreperla, también de imagen muy especial. Tony supo compaginar y no limitar su producción sólo a rock stars así que también trabajo para estudiantes y aficionados de la gui tarra. Tras 40 años de fabricación y creando la guitarra de boutique, es en el 2000 cuando se retira y poco después fallece.
Retomando el testigo, con el apoyo de la familia Zemaitis y usando su técnica, sus esquemas y especificaciones, se presenta la continuación de la leyenda y una de esas piezas es la que vamos a analizar en Cutaway.
1
El modelo en cuestión es GZWF301 NT de producción japonesa Greco bajo licencia, vamos pues a echarle un vistazo.

La primera sensación al colgarnos la guitarra es la de ligereza, teniendo en cuenta que se trata de caoba, equilibrio a pesar de sus 24 trastes y mucho sustain, suena potente… pero una cosa tras otra.

Pala y mástil
La pala es de caoba de Honduras en tres piezas que forman a su vez parte del mástil, de diseño original no recuerda o parece la adaptación de algún otro modelo. Está cubierta por una tapa de arce rizado y atornillada sobre ella en duraluminio, se ve un rombo con el logo de la marca y la campana que cubre el orificio para acceder al alma, también en duraluminio.
Hay que destacar que todo el hardware así como las partes metálicas de la guitarra han sido trabajadas bajo la supervisión del maestro grabador Danny O´Brian, que trabajó codo con codo con el propio Zemaitis durante muchos años, garantizando así la continuidad y la artesanía en los grabados que caracterizaron a estas guitarras siempre, sobre todo en la serie Metal Front.
En la parte posterior está grabado sobre la madera el número de serie y una calca con el logo de la marca y el made in Japan. Las clavijas de afinación, tres a cada lado, son Schaller y mantienen correctamente la afinación.

Una cejuela de hueso da paso al diapasón de palorrosa situado sobre el mástil y sobre este a su vez 24 trastes medium. Los marcadores de posición son puntos en madreperla en los lugares habituales, aunque añadiendo en el traste doce unos rombos para destacar esa posición al igual que en el 24.

El mástil es de la misma caoba de Honduras al igual que el cuerpo, tres piezas que dotan de estabilidad al instrumento, muy suave al tacto y no excesivamente grueso, tipo slim.
Es necesario destacar el acabado de esta Zemaitis. Está realizado con múltiples capas de laca aplicada a mano, frotando hacia abajo entre la aplicación de cada capa y eso se nota en el acabado final.
2
Está unido al cuerpo encolado y penetrando en él bastante por lo que la superficie de contacto mástil/cuerpo es mayor de lo habitual de manera que facilita la vibración del instrumento y le ayuda a construir su tono, su carácter.

Cuerpo y electrónica
El cuerpo es un single cut, de un tamaño más pequeño que una Les Paul y con las “curvas” más pronunciadas, la cintura más estrecha, en caoba como ya hemos comentado y con una tapa de arce rizado, lo bordea un binding en negro y un trapecio en la parte baja desde el puente con los bordes en negro que llega hasta la pastilla del mástil, complementan la bonita ornamentación de la tapa, unos motivos de adorno en el interior del trapecio-un corazón enmarcado en unos rombos como puntos cardinales- le confieren un aire alegre.

El puente y el cordal son diseños Zemaitis, pensados para una perfecta afinación, realizados en duraluminio y se puede ver “Greco” estampado en el cordal, siempre en concordancia con todos los motivos de adorno de este instrumento.

La electrónica es similar en cuanto a concepto general a la de una Les Paul, dos pastillas humbucking en esta ocasión DiMarzio DP103.
Los controles son dos potenciómetros de volumen y dos de tono y un switch de tres posiciones, situados también estilo Les Paul. Es muy atractivo el rebaje del cutaway, acabado en punta.
En la parte posterior y con placas metálicas -que encajan perfectamente- se hallan las cavidades que guardan la electrónica del instrumento, un cableado limpio y potes y condensadores de primera calidad.

Sonido y conclusiones
La guitarra está pensada para el rock, un rock clásico y un blues, rythm & blues etc. ese sería el contexto musical más adecuado para ella desde nuestro punto de vista… aunque ello no es óbice para que pueda navegar con soltura en aguas poprockeras. Suena contundente, con mucho power, las frecuencias graves un poquito disparadas posiblemente porque es un instrumento nuevo y le falte un ajuste más preciso. En las tres posiciones se defiende muy bien. La anchura del diapasón creemos que la hace ideal para disparar riffs y realizar trabajos de rítmicas potentes.

Un instrumento original, de una gran imagen y muy cuidados los detalles en todos los aspectos, si uno quiere una guitarra con carácter, distinta, de grandes acabados y realizada a mano siguiendo la tradición de un “gurú” como Tony Zemaitis, le va a resultar muy difícil no probar este instrumento y lo que es más… no quedarse con él.

José Manuel López

Zemaitis

GZWF301 NT

Caoba con tapa de arce rizado

Caoba en "D"

Palorrosa

24 Medium

Hueso

Cromado

GZ-BR Zemaitis Original Solid Duraluminium

Schaller

2 Volumen y 2 Tono

2 x DiMarzio PAF

Natural

Suprovox

0 comentarios en Zemaitis GZWF301 NT
Deja tu comentario