Revista de Guitarras

Carlos Goñi I

Con una trayectoria de 30 años en el mundo de la música, desde Garaje a Revólver pasando por Comité Cisne, Carlos Goñi es una persona con las ideas muy claras, la experiencia es un grado y como él dice parafraseando a su amigo Bumbury: “…yo sé de esto…”. Trabajador metódico y apasionado de su profesión en todos los aspectos, apasionado de la vida diría yo, no hay un sólo día que no lo dedique a componer, a investigar con su equipo, con sus sonidos, a las guitarras, a envolverse de música, a vivir la música.

Tuvimos en Cutaway el placer de poder pasar una tarde en su estudio y hablar de todos los aspectos de este negocio, pero sobre todo de música y canciones.
Hemos recogido parte de los comentarios de esa tarde y los hemos transcrito tal cual, algunos en puro texto, otros de su propia voz en algunos archivos de audio…es la mejor forma de acercarnos a su persona y a su forma de hacer.

¿Cuándo decides que debes empezar a tocar tu sólo… sacas tus canciones, tu propio prisma, con tus arreglos, no llevas las canciones a un productor y que te los machaque, te lo digo por la etapa de las producciones de los 80… rollo Steve Lillywhite que todo tenía que ser catedralicio?
Eso era cosa nuestra eh, yo creo que hay dos tipos de productores, los que te ofrecen un abanico de arreglos para que tu elijas el que quieres que vaya en tu disco, te los dan ellos y luego están los productores a los que tu les ofreces el abanico de cosas que quieres meter y ellos te van diciendo: “yo creo que para conseguir lo que tu quieres deberíamos coger este, este y este. Yo como soy profesional hasta la médula desde que me levanto hasta que me acuesto, parece que me va la vida en todo, necesito que me vayan parando; con las ideas que se me van a ocurrir llenamos diez discos con los mismas canciones y arreglos totalmente distintos, porque cada uno es como es y yo digamos que lo mejor de mi lo saqué a partir de que empecé a trabajar con Mick Glossop, porque yo soy muy disciplinado trabajando, Mick estuvo 17 años con Van Morrison, lleva otros 10 ya otra vez con él, que es como decir “si has sobrevivido a Van Morrison”… lo que pasa es que todo el mundo no puede trabajar con Mick.

El se casca 12 ó 13 horas diarias de estudio -yo también porque lo he aprendido con él- 6 días a la semana y con un rigor… con método… no te puedes imaginar hasta cuanto, con un rigor exhaustivo, es de locos y a mi me gusta trabajar así. Cuando se trabaja, tonterías las menos, también ratos de descojono por supuesto.
Yo tuve claro, el porqué ya no quería pertenecer a una banda, lo tuve claro el día que dejé Comité Cisne. No es que no quiera que me machaque un productor las canciones, lo que no quiero es que me las machaquen mis compañeros…ese es el tema, ahí es donde digo no, no…no es que vaya a permitir o no que el productor me lo joda, quien no quiero que me lo joda son los que tengo a mi lado.
Goñi9
Yo escribo, yo compongo, me tiro muchas horas al día trabajando… cuando me meto a grabar un disco y las canciones llegan al público, quiero que llegue lo que yo decida, ¿Qué tengo que trabajar más? Yo encantado, soy feliz, los lunes son mi mejor día de la semana, porque me voy a levantar y voy a coger mi guitarra y me siento muy afortunado….o sea que lo tuve claro desde ese momento.
Lo tuve claro con Garaje, éramos tres y en Garaje, bueno era una cuestión un poco curiosa, yo componía todo pero yo no mandaba… eras el pequeño seguro… sí era el pequeño, (risas)…luego con Comité, ahí Macías componía sus cosas, Remy también componía las suyas, el batería no…pero hubieron movidas típicas de grupo que dije: “nunca más voy a volver a pasar por una movida de grupos….jamás”.
… y lo que hice cuando monté Revólver fue sencillo, Warner me ofreció llamar a esto Carlos Goñi, yo les dije que no porque me daba muchísima vergüenza – sigo siendo tímido para ciertas cosas y esa es una de ellas- así que primero firmé contrato con Warner y después me dije, voy a buscar a tres tíos con los que pueda tocar, pueda trabajar y ahí aparecieron Copi que dejó Comité y se vino conmigo, Sergio Rojas, que tocaba en una banda por ahí y también apareció Jorge Lario… comenzamos a ensayar.

El primer disco nos fuimos a grabarlo los cuatro, en el segundo quería tener mucho más control del asunto porque el primero no me gustó nada como quedó, así con el segundo me fui exclusivamente con el batería y el bajista a Londres a grabarlo y esa fue la primera lección gorda de mi vida. El primer disco de Revólver fue un desbarajuste total… el segundo no, me cogió un productor inglés que lo hacía muy bien, un tío que se llama Kirk era ingeniero habitual de Phil Manzanera y este nos metió un sistema de trabajo muy parecido al que después he hecho y ahí no hubo ni siquiera un día de descanso, fue un mes y medio de 12h diarias todos los putos días… en ese disco no hay teclados, hay dos órganos en dos temas… todo bajo, batería y guitarras.
A partir de ahí luego se hizo el Básico de otra manera, etc. etc. y siempre he tenido claro que no quiero… bueno, todo el mundo tiene derecho a opinar, cuando grababa con Mick, a veces en cualquier estudio, recuerdo haberle dicho a la señora de la limpieza, que a lo mejor estaba en el estudio: pase un momento “pa cá”- ¿dígame vd. si entiende la voz en ese plano?. Pues no lo entiendo… sube la voz, ahora la entiendo… está alta… déjala ahí…”. Estudio de mercado… total tío (risas) o sea opinar tiene derecho todo el mundo, eso sí, me reservo el derecho a decidir… claro… es lo único que he pedido siempre, bueno esto es un poco improvisado así que… no te preocupes con los años he aprendido que no hay pregunta mal hecha sino repuesta mala con lo cual tendré cuidado con lo que tenga que responder (risas).
Goñi7
La composición ¿cómo te la trabajas? vamos por partes, primero la música, que partes de una melodía o rascas y una secuencia de acordes que te gusta…
Vamos a dejar aparte el último disco que ha sido distinto a lo que he hecho toda mi vida, pero este último disco, yo tengo dos cajones, en uno están todos los apuntes de música que voy escribiendo a lo largo de unos 2 ó 3 años y otro donde están las letras. Durante años de mi vida he tenido muchas más canciones escritos en bolsas de vomitar de los aviones porque ha sido mi vida, últimamente me relajo un poco más a la hora de lo que es escribir, he conseguido poder hacer gira, acabar gira y ahora no quiero seguir tocando y voy a dedicarme a escribir.
Durante muchos años eso no fue así, hasta el 2000 era disco gira, disco gira, disco gira y hubieron periodos en los que en 16 meses me metía 24 conciertos y dos discos. Ocurrió varias veces eso, está muy bien si puedes hacerlo. Entonces… soy bastante anárquico en el sentido que pueda acabar una canción letra y música en 20 minutos porque sí, o temas como “Esperando mi tren” que la primera estrofa y la metro de la canción tuvo que esperar cinco años hasta poder verse completada. Para cada disco que grababa, la volvía a coger porque sabía que… pues lo que decía Miguel Ángel… cuando hizo… “esta dentro de la piedra” lo único que hizo fue quitar lo que hay fuera” muy jodido eso… es un poco lo mismo, pensaba que esa canción merecía la pena, que ahí había algo que todavía no había sido capaz de sacarlo y lo saqué cinco años después. “Si no hubiera que correr” que es uno de los temas más complejos que he podido hacer en cuanto a estructura, cambios, no sé qué, no sé cuantos, yo me acuerdo que me salió en no llegó a 2 horas en una tarde. Me acuerdo que empecé de cero y no llegó a dos horas la canción estaba acabada incluso con los arreglos.

¿Te acojona que no te salga algo? ¿Te da miedo?
¿A mí? Siempre, cada día… es como ponerte con el papel en blanco… sí, sí, sí ¿sabes? lo que pasa es que una vez… mira hace poco leí una cosa muy graciosa de Leonard Cohen… decía que es una putada, porque para poder escribir una canción primero tenemos que escribir todo lo que no vale y al final es cuando aparece lo que sirve, pero primero tienes que quitar lo que no vale…

Corriges mucho entonces ¿no?
Muchísimo, muchísimo es hasta vamos… y a parte de eso… como te decía antes soy muy pasional, entonces hay días en los que a las 10:30 de la mañana podría decir ya he hecho el día y hay otros en los que a las 12 de la noche subo a arriba, a mi casa, diciendo “estoy acabado” hay que trabajar… pero al día siguiente vuelves a bajar y vuelves a hacerlo ora vez… yo como no creo que vayan a venir siete enanitos maravillosos y me dejen las canciones bajo de la almohada pues… una vez un guitarrista me dijo: “hoy que estoy 10 horas y no saco nada y al día siguiente en tres minutos fluye todo” pero sin las 10 horas del día anterior no hubiera salido… esto es así… lo tengo clarísimo, yo siempre digo que las musas existen después de probar los 105 acordes que no valen y de repente, ah, coño, si era el 106… pues ya podía haber salido el primero, si, pero no suele ocurrir sale el número 106. Soy muy… la palabra no es “excéntrico” trabajando, soy exageradamente exigente, así que para trabajar conmigo, yo voy a exigirle a los demás lo mismo que me exijo a mí, lo que no soporto, lo que nunca he soportado, es que yo me esté dejando la piel en algo y vea que mis músicos, mis colaboradores, mi equipo, se acomoda, no están manteniendo el ritmo, aquí todos los años hay que intentar ganar la liga aunque no la ganes, es aquello de si estudias para sacar un siete sacarás un cuatro, tienes que estudiar para sacar un diez y sacarás un siete; yo lo entiendo así, seguramente habrá gente por ahí que lo tratará de forma más espontánea y será más divertido, más “peace and love”, no sé, yo no sé hacerlo de otra manera.

Y si es verdad que en los arreglos cuando me pongo a grabar… ha habido discos como por ejemplo Mestizo que grabé y mezclé en un mes y medio pero estuve durante siete meses escribiendo y maquetando hasta la última nota del disco…porque no tengo las maquetas a mano que mi casa es un desastre como ves, pero si te pusiera la maqueta grabada en mi casa, en Alicante, oirías Mestizo entero de arriba abajo pero en pequeñito…disco acabado… pero exageradamente acabado, todo, hasta el último de los solos.
Cogí a Angel Celada, que si no es el mejor batería de este país, con todos mis respetos para todos los demás, se le debe de ir muy poco, cogí a Ángel Celada y le dije: “Mira Ángel, he programado todo, hasta el último de los golpes…” Ángel claro, muy clásico, se echó para atrás diciendo: “ostias Goñi que…” “…no, pero lo he programado sabiendo que el batería eres tú…”. Yo aprendo de todo el mundo tío, de todo el mundo con el que tengo la fortuna de trabajar aprenderé algo seguro. Le dije: “te vas a escuchar en la maqueta…” y me contestó que no cambiaba ni un golpe. Y nos vinimos aquí a trabajar y Ángel no cambió ni una puta coma, estaba pensando en él, que es la batería que yo quería para hacer eso.
Cada cosa te lleva a un sitio y ese álbum es ya el paroxismo, te lleva a decir esto es lo más brutal que he hecho…hasta el charles lo quiero así…aunque luego te la comes, porque es el disco que menos ha vendido de los que he grabado, no es que me de igual evidentemente, pero también es verdad que ha tenido un reconocimiento.
Goñi3
Vamos a hablar de guitarras un poco ¿tienes guitarra favorita?
Va a días o a giras, he trabajado…lo que pasa es que siempre me he movido con Fender, Gibson Y Gretsch ahora estoy viendo las Nash Guitars que suenan francamente bien, pero son las guitarras con las que he trabajado siempre, Les Paul tengo una Gold, una Standar, una Chet Atkins que me regaló Carlos Segarra, luego en Fender dos Stratos, generalmente de los años 70, porque son guitarras que suenan muy bien. Creo que las maderas son mejores que las de ahora mismo y no tienen unos precios bárbaros, que no sé si quiero pagar, todavía no lo sé. A lo mejor un día pruebo una del 59 y digo: “ostia debería plantearme seriamente el pagar…”, pero hoy por hoy no he tenido la oportunidad de probarla por lo que no lo sé.
Telecasters pues igual, curiosamente tengo una que es la guitarra más barata que he comprado, me costó 30.000 pelas y es una guitarra del 68 que suena muy bien.

¿Tienes costumbre de modificarlas?
Si, si. Cuando compro una guitarra tanto si es nueva como si es vieja, lo primero que hago, que toda la electrónica y toda la mecánica va fuera, pastillas, puente, claveado, potenciómetros, todo eso va fuera, porque creo que lo que me interesa de una guitarra es la madera, lo demás es muy mejorable.
Yo entiendo que haya gente que lo quiera original y no sé qué…pero claro, un clavijero original a veces es una mierda…se desafina todo el rato… hombre, si lo quieres para tocar en tu casa cuatro blues al día me parece fantástico, pero ahí hay una cuestión, yo gracias a dios hoy toco en Vigo y mañana toco en Sevilla y en Vigo hay una humedad de puta madre y cuando llego a Sevilla…en Vigo he tocado por la noche al lado del mar y mañana probaré en Sevilla a las siete de la tarde en agosto…o la guitarra es una guitarra de verdad o ni el clavijero funciona, el puente se oxida, los potes hacen ruido, las pastillas en poco tiempo acaban microfoneándose, el rollo vintage está muy bien, es muy bonito, pero luego hay una cuestión puramente profesional.
En ese momento era lo mejor que sabían hacer, lo que no tiene nada que ver, es que cuarenta años después siga sonando mejor…en ciertas cosas si,…imagino que se seleccionaba la madera y de ese mejor trozo de esa mejor parte te hacían una guitarra. Ahora de cualquier madera, de cualquier parte, te hacen 22 guitarras. Es imposible que el nivel de calidad sea el mismo, esto es de cajón ¿no?

Para mí una buena guitarra, ya te digo…sin ir más lejos antes de ayer en la plaza de toros, me acababan de afinar la Martin y tal y como me la estaban colgando, antes de salir al escenario, se cayó, se metió una ostia de impresión, dije…”madre mía y están diciendo de volver al escenario…” y 10.000 en la plaza de toros, cogí la guitarra…por eso es una Martin, básicamente esa es la diferencia.

En acústicas si que tengo algunas muy especiales, te puedo enseñar dos, tengo una D-42 que sólo hay 150 y luego una Gibson reedición de la J-55 Jumbo, sólo se hicieron 100 de las cuales una le regalaron a J. Browne, otra a Don Henley, otra a no sé quién y de las 50 restantes eligieron una tienda de cada sitio en EEUU para que las vendieran, sólo una guitarra y yo me compré una en LA y la otra en S. Francisco, esas dos guitarras si que suenan ¡uff!… muy bien tío. No tengo el GAS del que habláis últimamente (risas)…si que tienes, si pero con acústicas (risas).
El otro día estaba hablando con Cifuentes de Celtas Cortos, nos llevamos muy bien, es muy buen tío…” entiéndeme bien como te lo digo, que tu eres muy especial con las guitarras, peeeero…hay un tipo en Irlanda que fabrica unas guitarras que son la ostia…” le pregunto “¿Lowden?”, “no,no, otros, suenan que te cagas”. “Jesús tío: yo trabajo con mi D-42 y mi D-35 que son la leche”. Que no puede ser que suenen mejor, de concierto en concierto le cambio las cuerdas y se acabó. No me tengo que ocupar de que si el mástil se comba, se desvía, nada de nada.
Hace poco se resquebrajó donde van los pines en la D-35, se la llevé a Toni Fayos, me la cambió y se acabó el asunto. Es como los
600 y la gasolina, pensabas, ¿esto no consume más?

Sigue…

José Manuel López

0 comentarios en Carlos Goñi I
Deja tu comentario