Revista de Guitarras

Fender Stratocaster Road Worn 50s


Hacer una introducción de una guitarra tan mítica como es la Fender Stratocaster para un banco de pruebas, es tarea complicada, ya que hablamos de una guitarra conocida por todo el mundo y siempre quedaremos imprecisos o se escapará algún detalle, más aún cuando tal vez sea un icono presente en la imaginería guitarrera de todo el mundo. Lo que podemos afirmar, es que uno de los elementos claves en la evolución de este instrumento, es la aparición de los modelos relic desarrollados en la Custom Shop de Fender.

Como todos sabemos el espíritu del relic es recrear la imagen, el tacto y el sonido de una guitarra cuando los años pasan por ella, dándole ese aspecto vintage tan atractivo para algunos. Es la solución para los que no pueden tener un instrumento original de los 50 o los 60. A pesar de ello un instrumento de la Custom Shop deFender no deja de tener un precio alto y pensando en facilitar el acceso a ese concepto a guitarristas con una disponibilidad económica menor, en Fender han lanzado la Road Worn Series.

Se trata, en efecto, de una serie de instrumentos fabricada con las técnicas ideadas en la Custom Shop y sin embargo accesibles a un segmento de mercado medio.
La serie Road Worn está compuesta por Stratos 50s y 60s, Telecaster 50s en cuanto a guitarras, en bajos están disponibles 50s Precision y 60s Jazz Bass. Nosotros vamos a hablar de la Fender 50s Stratocaster Road Worn.

Pala y mástil
Obviamente el modelo hace referencia a las Stratos de los años 50 y presenta unos desgastes en la madera como si el instrumento fuera de esa época y hubiera sido tocado con continuidad – el concepto “relic”- las partes de la guitarra que se ven así corresponden, lógicamente, a las zonas que se ven más afectadas por el uso del instrumento.
La pala típica de las Strato de la época en cuanto a diseño, calcas, etc. monta un clavijero Fender/Ping Vintage Style y en la parte posterior el número de serie y el “made in Mexico” que nos dice el lugar de fabricación de la guitarra.
road1

Una cejuela de “hueso sintético” da paso un mástil de arce de una sola pieza, su perfil es en “V” pero muy suavizado y a un diapasón con un radio de 7.25” también de arce.
En el diapasón vemos 21 trastes 6105 Narrow Jumbo, con los marcadores de posición en los lugares habituales siendo estos, “dots” negros. También se hallan marcadores en el lateral superior para facilitar la orientación a la hora de tocar. En el mástil al igual que en el diapasón, se observan partes desgastadas que le dan un tacto muy agradable y el aspecto de un instrumento muy usado, la particularidad de la guitarra de la que estamos hablando.

Cuerpo y electrónica
El cuerpo tiene la forma habitual de la Stratocaster, cutaway asimétrico, los rebajes oportunos etc. está realizado en madera de aliso y en este modelo pintado en un sunburst de dos colores. Podemos observar claramente el trabajo de relicado en los desgastes situados en las zonas que los habrían sufrido por el uso y que dejan ver la madera al natural, muy acertados.
El routing es el adecuado con las cavidades precisas, nada de bañeras ni nada por el estilo que hubieran restado masa al cuerpo, esto se agradece y se nota en el sustain cuando tocamos la guitarra sin enchufar. La electrónica es la clásica de una Strato, selector de 5 posiciones, los tres potenciómetros para controlar tono y volumen, además de la entrada de jack frontal. Las pastillas que monta esta Stratocaster son unas Tex-Mex, tal vez lo más flojito de esta guitarra.

road2
El puente de seis selletas es un Vintage Style Synchronized Tremolo, igualmente con aspecto añejo. El pickguard en este modelo es blanco, con apariencia envejecida, la misma que los potenciómetros, como si hubieran estado expuestos al paso del tiempo. Todo el tratamiento de las partes de la guitarra, así como los tornillos y demás elementos se encuentran en la misma onda.

Sonido y conclusiones
La guitarra como ya hemos comentado antes goza de un sustain más que notable desenchufada, lo que de sí ya es una ventaja. Los timbres que proyecta son claramente de Strato en el sentido clásico de la palabra, sobre todo en las posiciones dos y cuatro son muy aceptables.
Desde nuestro punto de vista, la combinación del arce del diapasón con unas pastillas de las características de las Tex-Mex, hace que la guitarra resulte en ocasiones algo chillona, tal vez las frecuencias agudas se disparan un poco. Seguro que con un diapasón de palorrosa esto quedaría en parte compensado. La “tocabilidad” del instrumento es excelente, el trabajo de relic hace que el mástil sea suave, cómodo y muy agradable de tocar.

En conclusión, creemos que es una guitarra con un overall superior al de las MIM que suele producir Fender, sobre todo en los trastes, mejor acabados de lo habitual. Totalmente recomendable para el que busque una relic sin tener un presupuesto elevado y que con un cambio de pastillas se convierte sin duda, en una guitarra seria, muy seria.

José Manuel López

0 comentarios en Fender Stratocaster Road Worn 50s
Deja tu comentario