Revista de Guitarras

1955 Gibson ES 125

El gran auge de los instrumentos vintage que venimos constatando en los últimos años, está consiguiendo que instrumentos que en su momento eran considerados “entry level” o para estudiantes, se hayan visto reivindicados y estén alcanzando un plano más relevante para la afición a este tipo de guitarras. Dentro de ese segmento encontramos la Gibson ES 125.

Este modelo de arch top de Gibson se estuvo fabricando entre 1941 y 1970 siendo este su último año de producción, posiblemente las nuevas modas musicales la relegaron a un segundo plano y dejó de ser rentable a Gibson, más focalizado en las solid body en aquellos años en que la música rock evolucionaba rápidamente hacia terrenos más duros, mayor amplificación, mayor volumen… una guitarra hueca no era demasiado apropiada, aunque siempre encontraremos excepciones.

La ES 125 fue la sucesora de la ES 100 que estuvo disponible entre 1938 y 1941 y como recién comentamos, era un modelo para estudiantes, en la actualidad se está recuperando y empleando en contextos indies y folk.

Hay guitarristas que disfrutan mucho de los instrumentos más añejos por el feel que desprenden y claro está, pocos pueden permitirse acceder a una Stratocaster, Telecaster o Les Paul de 60 años. Esto está poniendo en valor guitarras como la Gibson ES 125.

CONSTRUCCIÓN, PALA, MÁSTIL

Es una arch top de construcción encolada, con agujeros en “f” en la tapa. Tiene un tamaño del cuerpo de  16 ¼” x 20 ¼” x 3 3/8” y no lleva cutaway, algo que si poseen otras compañeras de entre el total de 8 modelos que compusieron la serie. Se encuentra en buen estado para su edad y todos sus componentes son originales.

La pala es la típica de Gibson con clavijero tres a cada lado, palometas  de plástico blancos y clavija cerrada tipo Kluson vintage. El acceso al alma se encuentra  protegido por la habitual plaquita de plástico en forma de campana. El logo está impreso en dorado sobre la pala, ya en años posteriores pasaría a ser un “decall”. La nitrocelulosa del acabado se encuentra totalmente cuarteada al igual que sucede en todo el acabado de la guitarra, síntoma inequívoco de los 60 años de edad que tiene la pieza.

El mástil es muy grueso, en forma de “C” se siente bastante cómodo a pesar de su tamaño, sobre él un diapasón de palorrosa y a su vez encastrados en el diapasón 20 trastes delgados tipo vintage, se junta con el cuerpo a la altura del traste 14, al carecer de cutaway se antoja complicado tocar en las partes más altas de la guitarra. Los inlays marcadores de posición son dot perloids que se incorporaron en las especificaciones de la ES 125 en 1950.

CUERPO, ELECTRÓNICA

La guitarra tiene un cuerpo con tapa de arce arqueada, lógicamente laminada en una guitarra de este nivel, el fondo también arqueado es  igualmente de arce siendo los aros laterales de caoba. El acabado es sunburst de tres tonos con un crackelado muy chulo.

Carece de bloque central interno por lo que obliga al puente a ser móvil al no poder sujetarlo sin ser invasivos sobre la tapa, este es de palorrosa. Y el cordal donde se sujetan las cuerdas es trapezoidal con el diamante de relieve en la placa metálica.

A nivel electrónico es muy sencillita lleva una única pastilla P-90 en la posición de mástil sujeta a la tapa con las llamadas “dog ears” por lo que no es ajustable en su altura.  En la primera época las P-90 que montaba llevaban seis piezas polares no regulables de Alnico 6, en la actualización de los años 50 pasaron a ser regulables de Alnico 5, que son las que muestra  esta unidad que estamos revisitando.

Por último, dos botones controlan los potenciómetros de tono y volumen de la guitarra. El jack de entrada está ubicado en el lateral.

SONIDO Y CONCLUSIONES

Debemos estar algo afectados por las guitarras vintage porque esta ES 125, con toda su idiosincrasia, nos gusta. Mola la sensación de tocar una guitarra de esta edad y con estas especificaciones que acabamos de describir. Al rato de tocar con ella se siente cómoda, probablemente de tocarla con mayor continuidad ganaría en “playability”. Sonoramente no es muy versátil lógicamente, pero los tonos que  entrega tienen un punto cálido, oscuro y viejuno. Podría ser la guitarra principal de algún blusero, jazzero, alguien  que disfrute de la música más de raíces, clásica norteamericana o para algún estilista más underground que aprecie estas opciones sonoras que ofrece.  Guitarras como esta aún se encuentran a precios más o menos razonables en el mercado de segunda mano, pero mucho nos tememos que irán aumentando de precio progresivamente según pase el tiempo, algo de alguna manera inevitable… ¿O no?

José Manuel López

Gibson

ES 125

Tapa y fondo de arce, aros de caoba

Caoba

Palorrosa

20 vintage

Hueso

Palorrosa

Cromado

Vintage tipo Kluson

P 90

Volumen y Tono

Lateral

Sunburst 3 tonos

0 comentarios en 1955 Gibson ES 125
Deja tu comentario