Revista de Guitarras

Anderson, Suhr y Tyler comparativa de Classics


En este número, presentamos una comparativa entre la revisión del concepto Stratocaster, por tres de los más afamados fabricantes de boutique.

James Tyler, Tom Anderson y John Suhr son, probablemente, tres de los más afamados constructores de guitarras del panorama actual. Durante los 15 últimos años, los tres han llegado a la cima del mercado de las guitarras de boutique, principalmente con su revisión de la más famosa creación de Leo Fender, que además les ha servido como base para sus creaciones más personales. En el siguiente artículo, presentamos una comparativa entre los tres modelos más cercanos al concepto original Stratocaster del catálogo de este trío de fabricantes americanos, las Classic.

Construcción
Estamos frente a tres instrumentos representativos de tres de los más reputados fabricantes de boutique del mundo, con lo que, como es de esperar, la calidad de construcción esta fuera de toda duda, pero cada uno de ellas presenta ciertas particularidades frente a las otras, que explica la visión de cada uno de sus constructores.

A primera vista la John Suhr presenta el carácter mas clásico de las tres, con un mástil de arce, con diapasón de palorrosa y un cuerpo de aliso de una pieza acabado en un bonito Sunburst de tres tonos, una combinación típica de las Stratocasters de los sesenta; lo cual queda totalmente reafirmado por su selector de 5 posiciones, sus tres potes y la entrada del jack cerca del golpeador. Lo único que rompe este concepto, heredado directamente de las Fenders de los sesenta, es su configuración de dos pastillas singles y una doble y los clavijeros bloqueantes Sperzel. El acabado del cuerpo es sensacional mostrando unas bonitas vetas tras un elegante sunburst; el perfil del cuerpo es ligeramente diferente al que podemos encontrar en las Stratocasters originales, da la sensación de ser menos “redondo” al tener los laterales planos, le otorga una apariencia mas moderna detrás de ese aspecto clásico que resalta a primera vista. El mástil, al igual que el cuerpo presenta un acabado excelente y ofrece una sensación de robustez y resistencia que confieren total seguridad al usuario, con un tamaño medio y un perfil en C, conocido como 60’s C Vintage; el radio 10”-14” es el estándar de John Suhr y se encuentra en un término medio entre el carácter más vintage de sus mástiles 9”-12”, y el más moderno de 16”. El acabado satinado y los trastes de acero inoxidable lo convierten en un mástil extremadamente cómodo y agradable.

La Tom Anderson presenta una apariencia similar a la John Suhr, con otro imponente acabado Sunburst en tres tonos, donde predomina el rojo, esta vez cubriendo un cuerpo de fresno coronado, también, con mástil de arce con diapasón de palorrosa. En esta ocasión, el golpeador negro mate confiere al instrumento un aspecto más moderno y rompedor, ayudado por la situación del jack, en el lateral y el mini toggle en el golpeador. Comparado con el cuerpo de la John Suhr, la Tom Anderson presenta un cuerpo más pequeño, estilizado y también más fino, con las esquinas más anguladas, lo que le acentúa el aspecto más moderno del instrumento y lo distancia más del canon estético de la Fender Stratocaster, del que la John Suhr se encuentra más cercana. En este apartado, lo que más llama la atención de esta guitarra es la unión entre el mástil y el cuerpo, que se realiza únicamente mediante dos tornillos, a diferencia de los cuatro de la John Suhr y prácticamente del resto de las guitarras de este estilo. El mástil presenta un perfil muy similar al de la John Suhr, un poco más delgado, y con un acabado un poco mas suave, si cabe; dándole el típico carácter Tom Anderson y dejando claro que los mástiles son uno de los puntos fuertes de sus guitarras.

Dentro de este trío, la James Tyler presenta, sin duda, el aspecto más original y rompedor de todas, con un más que vistoso acabado Arctic Shmear, marca de la casa, al igual que la gran mayoría de guitarras del fabricante californiano, no dejara indiferente a nadie. Al igual que la John Suhr, la James Tyler presenta un cuerpo de aliso, con un mástil de arce y palorrosa y posee la misma disposición de controles y configuración, pero la diferencia entre ambos acabados provoca la sensación de estar ante dos guitarras totalmente diferentes. Colocadas una junto a la otra, ambas presentan un cuerpo prácticamente idéntico en tamaño y forma, siendo un poco más grueso el de la James Tyler y con los contornos un poco más redondeados, mostrando a la Tom Anderson como la más “moderna” de las tres y a la James Tyler como la más cercana a una Stratocaster original. En el mástil encontramos el perfil estándar de este fabricante, el Tyler ’59, mas grueso y robusto que el que podemos encontrar en la Tom Anderson y también en la John Suhr; en esta ocasión con la particularidad de un acabado barnizado, que le da un tacto más clásico y totalmente opuesto al habitual de esta marca, más cercano al citado en las guitarras de sus compañeros.
2
Electrónica
Al igual que en el apartado de construcción, en cada una de estas guitarras nos encontramos con aspectos diferenciadores, que vienen a resumir la visión de su constructor en cuanto a este concepto.

La John Suhr presenta una electrónica clásica, ajustándose a su construcción y a su estética, la más parecida a una clásica Fender Stratocaster, exceptuando la pastilla doble del puente, en este caso una Suhr DSV, una pastilla de salida media, que le ayuda a mantener un carácter menos agresivo y balanceado con las famosas V60 del propio fabricante; en este caso en su versión LP, que podemos encontrar en las posiciones de mástil y central; junto a ellas la típica combinación de selector tipo cuchilla de 5 posiciones y tres potes, uno para el volumen y dos para el tono.
La Tom Anderson, como era de esperar, presenta distintas innovaciones, por otro lado típicas en las guitarras de este constructor, que reafirman el carácter más moderno del instrumento y que la hacen estar más alejada del concepto original que las otras dos. Lo primero que salta a la vista es el mini toggle, el cual nos permitirá hacer un split en la pastilla doble del puente, es decir, dividirla en dos, de manera que podamos tener una combinación single-single-doble, o bien single-single-single según la posición del mismo. Junto a este selector también encontramos un push-pull en uno de los potenciómetros, que nos permite combinar la pastilla del puente junto con la del mástil; de esta manera la Tom Anderson nos brinda más sonidos que la Tyler y la Suhr, que se centran en los sonidos habituales de este tipo de guitarras. Al igual que James Tyler y John Suhr, Tom Anderson fabrica sus propias pastillas, en este caso encontramos un juego compuesto por la SF1R y SF1 en las posiciones de single y la H2+ en el puente. La SF1 le dan un carácter diferente a la guitarra, menos “Hi-Fi” que el habitual en las Tom Anderson, aportado por las habituales SA, aun sin perder la personalidad propia por la que son conocidas las Anderson; mientras tanto la H2+ es la pastilla doble más potente y con más salida del grupo.

La James Tyler presenta la misma combinación que la John Suhr, abogando así por un acercamiento al concepto original, que sigue chocando con su estética más moderna y llamativa. Conviene destacar que en esta ocasión, la guitarra no presenta las pastillas originales elegidas por el fabricante, puesto que su actual propietario ha optado por un juego mas clásico, lo cual, influirá, claro esta, en la tendencia hacia un sonido más vintage en esta guitarra; en este caso encontramos una pareja de Fralin Vintage Hot en mástil y centro, con un corte clásico pero con algo más de salida y una Bareknucle The Mule en puente, también de corte clásico, basada en una P.A.F. pero con algo más de salida, aun así, esta guitarra presenta el juego de pastillas con menor salida de las tres.
efee482ac9719e7d7e2d17631a1cde12
Sonido
En cuanto a sonido, como es lógico, en cada uno de los instrumentos vamos a encontrar el carácter propio y característico de su creador y su visión de cómo debería reinterpretarse un instrumento que se ha convertido en un clásico; porque a pesar de ser el modelo Classic de estos tres fabricantes, cada una de estas guitarras tiene su propio carácter, que va en consonancia con las características de construcción de las que hemos hablado anteriormente.

La John Suhr posee un carácter clásico, como denota su aspecto, cercano al que esperamos encontrar en una auténtica Fender, pero más equilibrado en todas sus frecuencias, con unos agudos ligeramente más presentes y con un toque de compresión que la hace brillar especialmente en limpios rotos y tonos crunch, donde suena balanceada y redonda; es fácil encontrar sonidos mas “twang” dentro de esta zona tonal, simplemente ecualizando con más medios. En tonos más saturados se muestra contundente y con una asombrosa claridad, sin abandonar el carácter vintage que desprende en ajustes de ganancia más moderados.

Acorde con las particularidades que hemos mencionado en el apartado de construcción, la Tom Anderson se muestra más moderna y agresiva, más alejada del enfoque clásico que se le presupone por ser la versión más ajustada a este concepto de este fabricante. Este carácter se hace notar de manera especial en los tonos saturados que suenan tremendamente poderosos y compactos, haciendo gala de un sonido más moderno. Con tonos limpios la guitarra tiene un carácter mas “Hi-Fi” como es costumbre en las guitarras de este fabricante, aunque con agudos y medios menos presentes, lo que la hacen sonar bastante diferente de la Suhr y la Tyler.

La Tyler Classic se encuentra más cercana a la Suhr, con un tono un poco más grave y hueco, pero con la misma sensación de estar bien compensada; esto la hace sonar más campanilleante y hueca en limpios, dando la sensación de estar más cerca del carácter Fender que las otras dos, pudiendo disfrutar de unos limpios impresionantes. Con más saturación la guitarra se muestra más musculosa haciendo gala de un porte mas rockero que la Suhr y la Anderson, aún montando pastillas con menos salida.

3
Conclusión

Al igual que hemos comentado en el apartado de construcción, estamos antes tres instrumentos de altísimo nivel, con lo cual, consideramos absurdo poner a cualquiera de los tres por encima de sus compañeros, la elección de uno u otro es totalmente personal y dependerá del tipo de sonido que busquemos, del tacto que se adecue más a nuestra forma de tocar y también del acabado que nos resulte mas atractivo; ya que como hemos podido comprobar estamos ante tres guitarras, a priori iguales en concepto, pero que en realidad son diferentes al ponerlas una frente a la otra, respondiendo sin dudas a lo que uno espera encontrar en un instrumento de este nivel.

Puedes escuchar las demos en el Cutaway 14

José Luis Morán

0 comentarios en Anderson, Suhr y Tyler comparativa de Classics
Deja tu comentario