Revista de Guitarras

Gaby Jogeix

Han pasado cinco años de su anterior trabajo, tiempo suficiente para poder desarrollar Hermosa Beach – su última obra-con la suficiente fluidez y honestidad. Si pones a Kirk Fletcher al mando de la producción, es innegable que todo concluye en un excelente trabajo.

Mucho de la mejor música negra se encuentra en estas canciones, pero mejor que nos lo cuente su autor. Amigos en Cutaway: Gaby Jogeix

La primera pregunta es inevitable siempre ¿Cómo fueron tus inicios con la guitarra? ¿Cuál fue tu primer instrumento?
La verdad muy tarde, alrededor de los 17 o 18 años. Fueron unos años muy intensos en los que tenía una intensa actividad como actor en el teatro del colegio….y cambio radical a ver cómo funcionaba eso. Había intentado sin éxito tocar la armónica, más tarde supe que estaba tocando straight y no cross harp. Pero con la guitarra, estuve varios años dándole duro.

2

¿Tienes formación reglada? ¿Cómo recuer­das los primeros años de aprendizaje?
No, soy autodidacta. Recuerdo pasar dos meses en la Escuela de Música Creativa, cuan­do dirigía Claudio Gabis, con unos 20 y pico años, pero de poco me sirvió ya que estaba con la cabeza en otro lado. Eran años en los que parabas las cin­tas sin parar a ver como reproducir lo que oías.

¿Cuándo te sientes identificado con el blues y decides que ese va a ser parte de tu estilo?
En casa los discos que había eran de Deep Purple, AC/DC, Johnny Haliday, Prince, por mis hermanos, y Elvis, Sonny Terry y Brownie McGhee, Ray Charles, y Mahalia Jackson por mi madre que los trajo de California cuando vivió allí de pe­queña. Me encantaba Mahalia por su voz y por lo que decía. Siempre he bromeado que si alguien día fuera creyente sería por medio de aquel disco, ya que es la expe­riencia más espiritual que pude tener con la música. Era un disco original del 57 en la que cantaba sola con un piano y un órgano y a veces con banda. Y apareció una cinta de mi hermano David, que tenía Laverne Baker por un lado y Elmore James del otro. La tuve encima durante años. Recuerdo que me cos­tó un poco entrar en la onda, pero sin duda te queda tatuado ése sonido (slide) y forma de cantar. Luego llegaron BB King, Albert Co­llins, Little Feat, Al Green, James Brown y Ry Cooder en la película Crossroads…

¿Puedes decirnos cual son tus influencias principales a nivel músicos?
Qué difícil son siempre estas preguntas, son mil y un músicos….Digamos que de la base tengo a Elmore James y Mahalia Jackson, BB King, pero en Bélgica me di cuenta tocando con los africanos de allí, que tus influencias tam­bién pueden ser todo lo que te crea curiosidad y te gusta…. Manu Dibango, Paul Simon, Salif Keita, Ali Farka Touré, Robert Randolph…

Recomiéndanos tres discos imprescindi­bles para ti.

BB King – Live from Cook County Jail

Pink Floyd – Wish you were here

Jimi Hendrix – Axis: Bold as Love

¿Qué perspectiva sobre la música crees que te da el hecho de haber vivido en diferentes países y contactar con músicos de diferentes culturas?
Es vital viajar, experimentar, para la persona y la música. Simplemente te das cuenta que a lo mejor lo que tú crees válido aquí, allí no vale o lo hacen de otra manera, o no saben. Es un baremo que descubres tú mismo, forma parte de la formación personal de cada uno. Y luego aplicas lo que a ti te vale, o que crees que fun­ciona. Por ejemplo, el hecho de haber grabado este álbum en Los Ángeles, con un productor como Kirk Fletcher y con todos esos músicos, gente que conoces, estudio, restaurantes, co­ches, aviones… te da una visión distinta. Son viajes iniciáticos, que además quedan graba­dos para siempre. Te ayuda a componer, que crear cosas es lo más bonito que se nos permi­te hacer ¡aparte de los hijos….! (risas)

1

Por cierto, háblanos de Hermosa Beach, tu último trabajo ¿Cómo fue la grabación?
Vaya experiencia preciosa. Después del pri­mer álbum Learnin’ (Sweet Music 2001), vino Steel the Blues (Gaztelupeko Hotsak 2006) que me produjo Francisco Simón aquí en Madrid. Y hace un año, surgió la idea de que Kirk Fletcher se ocupara. Acababa de escuchar su álbum My Turn, producido por Michael Landau. ¡Que álbum!. El contacto fue muy rápido por face­book. Recuerdo enviarle las maquetas y que el me preguntara que hacía yo cantando Didn’t it Rain (vieja canción góspel). Hablé con Hotsak y en Julio fui para allá, se mostró encantador y muy cariñoso. Enseguida fui con él a verle to­car la misma noche que llegué y le dije que me gustaría repasar algunas cosas antes de gra­bar, a lo que me contestó que le gustaba “Let things happen” (dejar que las cosas ocurran). En el estudio tenía de sobra para hacer lo que quería hacer con los 11 temas (7 originales) que llevaba. Músicos buenísimos, productor nuevo y genial. Tuve que fiarme y ahí tenéis el resultado.

Tocas lap steel también ¿Qué encuentras en él que no te da la guitarra?
Empecé en Bélgica estudiando exámenes, dejando la guitarra tumbada en la mesa, y to­cando con un zippo. Escuchaba mucho góspel, The Campbell Brothers y a Derek Trucks y poco a poco fui tocando más y más. Tiene unos soni­do que se acercan tanto a la voz humana que me parece fascinante. Un aura tan especial que hay muchas canciones que escribo sólo para lap.

¿Qué crees que le falta al disco –si le falta algo- y que te hubiera gustado añadir?
Como siempre tiempo, ¿no? Aunque bueno, leí que Keith Richards siempre quería retocar los álbumes y Jagger era el que decía que ya estaba listo, y a pensar en el siguiente. Los dis­cos son tomas de temperatura del artista en ése momento. La magia del momento es la que se tiene que capturar y la verdad estoy muy con­tento porque es un álbum en el que me esme­rado especialmente con la voz, que siempre me pareció esencial. Me ayudaron mucho a llevar las canciones a sonidos a los que no hubiera podido llegar sólo. Esa es la magia, ¿no?. Pero un coro femenino en algunos temas me hubiera encantado…¡queda apuntado para el próximo!

¿Qué nos puedes contar de tu equipo, tienes guitarra favorita?
Tengo G&L ASAT Special ’94 que compré en Barcelona y que es la guitarra que más uso. También dos Guild, un D45 acústica ’66 que com­pré en NY, y una Starfire IV del ’69. Me acaban de hacer una Strato en Riff Raff en Madrid, me es­toy reconciliando con las stratos, el pote del volu­men está muy cerca de la mano (risas). Luego el lap de 6 cuerdas (una vieja guitarra Cimar de los ’70 de caoba con pastillas Bartolini que transfor­mé a lap steel) y un lap de 8 cuerdas que hicimos con Nano de Riff Raff, con pastillas Lollar.

Al respecto de los amplis y pedales ¿Qué es­tás empleando en la actualidad?
Todo el álbum lo grabamos con un Super Re­verb (con cabezal Bandmaster) y con un pedal COT. Nada más. Vaya buena combinación. Kirk me ven­dió un RC Booster. Aparte para el vivo Dunlop Cry Baby, Voodoo Vibe Jr, Reverb Holy Grail, y a veces un Phase 90. De amplificador tengo un Deluxe Re­verb reissue ’65 que compré por Ebay en EE.UU y transformé aquí en Madrid. Soy de esos que creen que el sonido está en los dedos.

A la hora de realizar un solo ¿En qué piensas habitualmente, la melodía del tema, en los cambios…en cuando meter un lick…?
En la letra. Y en la música. En todo para dar­le el sentido que necesita…..sea con la herra­mienta que sea. Y ver bien donde iría la pausa. Me encanta darle un parón y luego intentar dar la nota o el lick que es el centro del tema.

1361430001605

¿Tienes una formación favorita, estás más cómodo en cuarteto, trío…?
Formación favorita para mí es la que más se adapta a las canciones. Para el concierto pre­sentación me llevo batería, bajo, guitarra, ór­gano, saxo y trombón, porque las canciones lo requieren. La verdad que más me gustaría que siempre poder girar con esa formación, pero ya sabes como están las cosas. El cuarteto es para mí el todo terreno.

¿Qué concierto que hayas dado recuerdas de manera especial?
En el Auditorio Carlos Marx, en La Habana. Había 7000 personas. Acompañé una canción a Kelvis Ochoa y luego canté una canción mía con el lap. Se rieron porque pensaban que iba a sacar un teclado del estuche y se sorprendieron cuan­do vieron que sacaba una guitarra y que la toca­ba tumbada. Les gustó y era impresionante que tanta gente te aplaudiera tanto, al tiempo que ponían cara de “como mola….¿quién es?” (risas)

¿Cuál va a ser tu próximo paso a partir de ahora?
Seguir con la promo de este disco y tocar lo más posible en directo. Tengo el norte de Euro­pa como objetivo y gira por Francia planteada para el verano. Igual teníamos con Kirk Fletcher la idea de girar por Europa con su proyecto. Sé que las cosas están mal, pero me encantan los desafíos, ¡hay que levantar el país…! (risas).

José Manuel López

0 comentarios en Gaby Jogeix
Deja tu comentario