Revista de Guitarras

Mike Keneally entrevista en español

Mike Keneally en directo

Mike Keneally es uno de esos guitarristas de culto que permanecen demasiado tiempo en la sombra. Ha trabajado con Frank Zappa, Steve Vai o Joe Satriani,  por nombrar a guitarristas destacados. Hace 25 años del lanzamiento de uno de sus discos clave Scambot 1 y lo ha celebrado con el lanzamiento de un doble álbum en conmemoración ¿Qué mejor momento para charlar con él?

Mike, empezaste de niño a tocar el teclado y después llegaste a los 11 años a la guitarra ¿Qué recuerdas de aquellos primeros años de práctica?

El primer teclado que tuve fue un sencillo órgano con botones en el lado izquierdo para tocar acordes, como un acordeón. Recuerdo tocar esos botones de acordes tan rápido como podía para hacer sonidos extraños, cambiando progresiones de acordes. Mis primeros esfuerzos experimentales de composición.

Cuando conseguí la guitarra a los 11años, trataba cada cuerda como un teclado independiente, empezando en una nota diferente y aprendí melodías de esa manera. Era una acústica de ¾ de tamaño, con un timbre muy agradable, suave. Ojalá la tuviera todavía, aún seguiría grabando con ella.

Tu primer trabajo profesional fue con Frank Zappa ¿Qué significó para ti iniciarse con un top?

Realmente no pensaba en términos de artista top porque estaba totalmente emocionado de estar trabajando con él. Frank era mi artista favorito de lejos desde que era un niño y la oportunidad de trabajar con él era un sueño (literalmente solía soñar con tocar en su banda) Fue impresionante, desalentador y completamente fantástico.

La música de Zappa no es sencilla precisamente ¿Qué te atrajo de ella?

La primera vez que oí su música cuando tenía 9 años, me encantó. Mientras iba creciendo aprendía a tocar su música, me encantaban esos elementos que iba descifrando, para mí estar con ello era pasar un buen rato.

Simplemente me encantaba su sonido y me sentía realizado cuando aprendía cada una de sus piezas. Poco o nada sabía en aquel tiempo que me estaba preparando para trabajar posteriormente, para tocar con él.

Saltas a tocar con Steve Vai en los 90s, guitar-heroe por excelencia ¿Cómo fue esa experiencia?

Me gusta decir que tocar con Steve Vai fue como tener las mejores lecciones de guitarra que se pudieran pagar. Steve es tan dedicado y centrado en cada pequeño detalle cuando toca la guitarra que para tocar al unísono y en armonía con él tenía que estar absolutamente concentrado en cada detalle: ataque, vibrato, afinación… al menos tanto como él.

Fue increíblemente útil y la banda muy divertida. Steve  y yo tenemos mucho en común, somos de Long Island, hemos pasado por Zappa los dos y tenemos una relación muy fraternal.

Por esa época más o menos recuerdo que tenías tu propia columna en Guitar Player ¿Qué tratabas de comunicar en ella?

La usé como una plataforma para sacar algunas de mis ideas personales sobre la música, enfoques de fraseo, composición y en general explorar mis pensamientos sobre la música y la vida. Era una columna muy personal e idiosincrática. Estoy agradecido a GP por el lienzo que me dio para hacer lo que quisiera.

Ya a finales de esa década tienes tu propia banda ¿Te enfocas de manera distinta cuando trabajas para otros que cuando es para ti mismo?

En realidad formé esa banda en 1992, más o menos cuando saqué mi primer álbum. Ser líder de una banda es una experiencia completamente distinta a ser un sideman, además de estar al mando, te sientes libre para ser totalmente irrespetuoso con la música porque al fin y al cabo la has compuesto tú.

Cuando toco mi propia música en un escenario, no tengo ningún remordimiento en cambiar radicalmente las cosas y tiendo a tener a gente en mi banda que no se asuste cuando lo hago. Es lo que hace que tocar en vivo sea emocionante para mí. Cuando estoy tocando con Satriani ¡No me puedo tomar esas libertades! Aunque él es muy abierto a dejarnos enloquecer en las secciones improvisadas, las partes obligadas de las canciones se deben tocar de una manera específica. En un concierto mío, todo está en el aire.

Eres multiinstrumentista pero esto es una revista de guitarras… ¿Cuál fue tu primera guitarra? ¿La conservas?

Creo que era una Harmony, la que te comentaba antes. No, no sobrevivió al paso de los años, creo que se perdió en la venta de un garaje.

¿Con cuál estás tocando principalmente ahora mismo? Se te ve con Strat…

Sí, es una Fender Eric Clapton de 1988 en verde, sigue siendo mi instrumento principal después de tanto tiempo. ¡Me encanta! El mástil es perfecto para mí y el tono me vuelve loco.

¿Qué amplificación estás empleando para el directo?

Para mis bolos un Rivera Quiana y un Supro Thunderbolt, ambos en formato combo. Con Satriani  un Rivera K-Tre con una pantalla 4 x 12.

 

¿Qué podríamos encontrar en tu pedalboard?

Cambia mucho, en estos días hay un DynaComp, un Pigtronix Class A Boost, Pigtronix Quantum Modulator, Pigtronix Rototron rotary simulator, Pigtronix Echotron 2, Pigtronix Infinity Looper, un pedal overdrive custom-made por Jaret Mangus (técnico de la banda de Vai)) un afinador Boss y un pedal de volumen.

Hablemos de tu actualidad, hace 17 años grabaste Scambot 1 y ahora acabas de publicar Scambot 2 has dicho sobre el disco que es más de canciones que Scambot 1 que era un disco más denso y abstracto ¿Qué nos puedes contar sobre esto?

Si, en mi opinión Scambot 2 es mucho más claro y directo que Scambot 1. Scambot 2 es la segunda parte de una trilogía Scambot, hay una larga historia que lo detalla en el folleto aunque el oyente no necesita conocerla para disfrutar del disco.

Creo que Scambot 2 es un álbum potente con algunas de las mejores canciones que he conseguido hacer. Cubre muchos estilos –como suele ser en mis álbumes- pero guarda una coherencia y todos los participantes que tocan y el sonido son de primer nivel.

He grabado mucha música adicional mientras trabajaba en el álbum y gran parte de esa música está en Inkling que es el segundo disco de la edición física de Scambot 2. Mientras Scambot en muy vocal con estructuras de canciones reconocibles, Inkling contiene música más instrumental y experimental.

Los dos álbumes contienen un montón de música de guitarra y creo que les gustarán a los guitarreros.

¿Tenías las canciones o compusiste para el álbum?

Hay un número de piezas que me trabajé durante Scambot 1 en estos 2 nuevos álbumes, especialmente en Inkling, pero la mayoría de temas de Scambot 2 se escribieron en los últimos años específicamente para ello.

 

Tienes muchos colaboradores en Scambot 2, Kris Myers, Pete Griffin, Bryan Beller, Joe Travers, Doug Lunn, Gregg Bendian, Ben Thomas, Jesse Keneally y Marco Minnemann ¿Pensabas en ellos al componer los temas o pensaste en encajarlos después?

En general hago una maqueta completa para cada canción y después al escucharla pienso en como pulirla. La música en sí misma me dice que músicos necesito, cuáles van bien.

Estás girando desde finales de octubre ¿Cómo va todo?

Es la primera vez que he girado en trío desde los 90s fuera de California y mola que la gente esté viendo lo locos que estamos Bryan Beller, Joe Travers y yo mismo en un escenario ¡Es muy divertido!

¿Tienes planeado algo ya para después de la gira?

Todavía quedan conciertos con Satriani antes de que finalice el ciclo de giras de Shockwave Supernova, estamos en diciembre en Sudamérica y ya en 2017 estaremos en Australia, Nueva Zelanda y Asia. Para el verano quiero volver a Europa con mi banda… y voy a cenar en un rato que es el futuro que realmente espero.

José Manuel López

0 comentarios en Mike Keneally entrevista en español
Deja tu comentario