Revista de Guitarras

Sergio Vallín entrevista

Sergio Vallín

La banda mejicana de latin rock Maná, está girando presentando su último trabajo “Cama Incendiada”.  En septiembre realizó una serie de conciertos por España, así que aprovechamos para charlar con su guitarrista Sergio Vallín, con quien pudimos compartir un par de horas enriquecedoras. Hablamos de su relación con la guitarra, de su trayectoria, de su nueva guitarra signature que ha realizado junto a Fender…

Sergio es un tipo totalmente entregado a la música, a la guitarra, al arte. Me pareció un hombre con un gran punto espiritual, sensato, con las ideas claras y real… “Todo lo que es real, jamás será amenazado”.

Esta es la transcripción literal de la entrevista, amigos: Sergio Vallín.

Sergio, ¿Cuándo comenzaste a tocar? ¿Ese día que sientes que la guitarra va a ser tu vida para siempre?
Yo creo que hubo dos momentos así como muy decisivos en mi vida, el primero cuando escuché Abbey Road de The Beatles que dije… waw yo quiero ser músico, quiero dedicarme a la música, tendría unos 8 años. Ya había tenido contacto con la guitarra en la estudiantina y eso pero como niño. Cuando escuché a los Beatles fue… ¡uf!
El otro momento yo tendría como 13 años y comencé a estudiar guitarra clásica y ahí fue cuando dije: yo quiero ser guitarrista y dedicar mi vida a esto.

¿Qué recuerdas de los primeros años de práctica cuando eras jovencito? ¿Le dedicabas mucho tiempo? ¿Tenías obsesión por tocar?
Si, hubo varias ocasiones en las que mi padre en paz descanse… nos hizo a mis hermanos y a mí como pudo un estudio en casa, me acostaba a las 3 ó las 4 dándole duro, mi padre se enojaba muchísimo porque al día siguiente tenía que ir a la escuela y en varias ocasiones me llegó a bajar el switch, esperaba un poquito y lo volvía a subir y seguía (risas) Todo el día, la guitarra estaba conmigo todo el día.

¿Cuál fue tu primera guitarra? ¿La recuerdas?
Sí, claro que sí. Mira, yo vivía en la Ciudad de Méjico, mis padres no tenían muchos recursos y me daban lo que podían. Fuimos al centro de la ciudad a comprar nuestra primera guitarra y veía las Stratos en los stands y decía “waw, algún día esa Strato blanca como la de Hendrix”… pero en aquel entonces a mi padre solo le alcanzó para una Sonatone una marca creo que mejicana… y mi primera guitarra fue una Sonatone color naranja, horrible ¿no? Pero para mí era lo más hermoso que puede haber en la vida, esa fue mi primera guitarra.

Sergio Vallín en escena

¿No la tienes ya?
No, fíjate que no, la rifé para cambiarla por un Nintendo, un Atari ¿recuerdas el Atari? Andaba uno en otra cosa…

¿Qué guitarra has perdido? Una que hayas tenido y ahora la echas de menos…
Tenía una Tom Anderson blanca, chambered, hermosísima, que me la robaron del escenario, fíjate. Esa la echo mucho de menos.

Hablemos de tu guitarra signature ¿Cómo contactó Fender contigo?
Fender ha sido una marca que siempre ha estado en mi mente y hace algún tiempo tuve un acercamiento con personas que trabajaban en Fender pero sin que hubiera surgido algo más que un endorsement que te dan algunas guitarras y ya ¿no? Hasta ahí. Pero hace 3 años entra Larry Thomas al mando de Fender y a través de un amigo en común que se llama Sergio Villanueva – yo andaba en pláticas con otra compañía a punto de cerrar (risas)- una gran persona, construye guitarras, toca guitarras… es un enamorado de la guitarra también… me dijo: “Mira tocayo Larry es el CEO de Fender y está muy interesado en hablar contigo”, total vinieron a casa estuvimos cenando, platicando y me dijo: ”Vamos a intentarlo, con Fender tenemos toda la infraestructura para hacer lo que tú necesitas, vamos a probarlo si no te sirve no pasa nada tan amigos como siempre”.
Eso tardó casi 3 años en desarrollarse, ahí ya conocí a Mark Kendrick, masterbuilder extraordinario, él ayudaba a su papá que trabajaba directamente con Leo Fender, imagínate toda la experiencia, muy buen guitarrista también.  Estoy muy contento.

Generalmente cuando algún artista tiene un modelo signature con Fender, parte de algún modelo base ya sea de Strat, Telecaster o lo que sea e introduce alguna modificación o particularidad… tú le has dado una vuelta a eso…
Es muy difícil crear algo distinto, especialmente cuando hay modelos con tanta trascendencia como la Strato o la Telecaster, eso fue un reto, quería hacer un instrumento que tuviera la genética de Fender, que la veas y digas: Es una Fender.  Si pero ¿Qué hacemos? (risas) ahí los ingenieros de Fender me mandaron muchos planos, bocetos pruebas y yo también quería hacer un instrumento en base a mis vivencias, que fuera un instrumento, cómodo, versátil y que se vea bien. Y otra cosa muy importante, era imperativo hacer un instrumento que fuera accesible… “pues pa mi gente”,  en nuestros países la gente tiene pocos recursos y más los músicos estamos bien jodidos siempre ¿no? Entonces la idea era hacer un instrumento, eso lo dejé muy claro no un juguete, he tenido la suerte de tocar muy buenas guitarras en el escenario y quiero una igual. He tocado guitarras muy costosas en el pasado con características especiales, ¿Cómo lo hacemos para diluirlo y que sea accesible para la gente? Pues lo hicimos, es un instrumento que suena muy bien, que se ve muy bien y que es muy accesible de precio.

Sergio con Maná

He notado que es muy ligera…
La segunda o tercera vez que me reuní con los ingenieros de Fender me habían hecho 12 guitarras igualitas con diferentes maderas, diferentes cosas para probar justamente eso, el peso y que no mermara el sonido, que no perdiera lo más importante que es el tono de la guitarra.

¿Qué nos puedes contar del rotary para cambiar pastillas?
Para empezar no lleva control de tono, nunca lo uso y creo que la mayoría de los guitarristas tampoco, siempre está a full ¿no?
El cambio de pastillas… yo quería que fuera una guitarra que se viera muy clean, dos botones nada más y la  plaquita ¿ok? Pero luego estaba el rollo de cómo vamos a cambiar de pastillas y se me ocurrió el rotatorio, para grabar ningún problema. En vivo que estás con la pastilla del mástil para los ritmos y de repente te vas a la humbucker para los solos ¿cómo lo hacíamos? cambiar los cinco pasos de golpe, pues se me ocurrió un push/pull.

Yo ya lo estoy utilizando así este tour. Hay que acostumbrarse, pero creo que contra más simple sea lo que suceda mientras estás tocando más estás en la música y no en otras cosas. Me da lo que necesito

¿Cómo se te ocurrió lo de desplazar el cuerpo?
Específicamente eso fue una idea de Fender, fue una sugerencia de ellos que me gustó, es muy cool.
Luego a mí me gusta hacer figuras en la arena, espaldas de mujer… (muestra el rebaje del cuerpo en la parte posterior de la guitarra) muy sensual, más delicada, no tan recto.

Luego el neckplate me encanta estéticamente. Siempre me encantó, veía a Hendrix, Blackmore, Malmsteen que usaban Stratos de los 70 y lo llevaban, se dejó de usar porque tenía problemas de afinación, era inestable porque tenía 3 tornillos y les dije: “métanle otros dos” (risas) y quedó mejor…

Traté de tomar cosas de Fender usadas en el pasado como este neckplate que me pareció maravilloso incluirlo en esta guitarra.

Me gusta el clavijero moderno de bloqueo,  pero con palometas vintage…
Eso les dije, mira una de mis guitarras favoritas es una Strato del 65 que adoro, despintada del uso y lleva el clavijero de gota y les dije ¿Por qué no lo ponemos? Le da un look antiguo ¿no?

¿Qué backline estás utilizando en esta gira?
En esta gira estoy utilizando Kemper, fue una decisión que no me tomé a la ligera. Toda mi vida he utilizado amplificadores de válvulas, pero estando en tour son muchos problemas, son amplis delicados, que necesitan mantenimiento y poco predecibles en lo que suceda. Lo probé en casa de un amigo y dije “waw”. Sinceramente estoy muy contento.

¿Y en tu pedalera?
Es el controlador del Kemper, con dos pedales de expresión que uso uno de volumen y otro de wah wah. Y todo por un cable de Ethernet. Antes te fallaba algo en la pedalera y era algo que me estresaba mucho, el encontrarlo… es una de las poderosas razones por las que opté por Kemper

Y tu roadie agradecido…
Feliz

Sergio Vallín con Maná

A la hora de abordar un solo ¿Cómo lo construyes?
En el pop, en la música pop, a la gente le gusta escuchar como son las canciones, te voy a poner un ejemplo, un gran músico un pianista que hace una intro y la gente no sabe que está escuchando hasta que pasa un rato y dice ah, ahora. El pop no es tan flexible como el jazz o el blues… acá las canciones están muy estructuradas y trato de respetar mis solos lo más posible, aunque siempre hay algo más, en vivo, el estar ahí en vivo le da algo especial pero siempre trato de asemejarme a lo que grabo en los discos. Hay momentos en el concierto donde si puedes explayarte pero lo que son las rolas trato de tocarlas como la gente las conoce y algunos se han enamorado así y con mucho respeto lo hago.

Te voy a dar a elegir entre un buen sonido o una buena melodía ¿Con que te quedas?
Yo creo que una buena melodía porque ahí te va. Hay muchos discos que están muy mal grabados, que el sonido es una mierda pero lo que se hizo ahí, lo que quedó aunque suene mal. Hay una rola de Bob Marley donde el bajo está desafinado (risas) pero le da un rollo tan especial que esté desafinado. Muchos temas de los Beatles de repente dices: what? o Led Zeppelin los solos de Jimmy Page… era la época. Pero siempre una buena melodía.

¿Qué haces un día cuando no estás de gira?
Trato de estar con mi familia, de repente nos vamos de vacaciones o simplemente estar en casa me gusta coleccionar trenes, me divierto…

Mil gracias Sergio por tu amabilidad.

José Manuel López

 

0 comentarios en Sergio Vallín entrevista
Deja tu comentario