Revista de Guitarras

Gibson Vegas Standard

Las guitarras semisólidas con bloque central son muy versátiles; si se les pide sonido acústico, su propia naturaleza, a través de la pastilla del mástil, nos lo proporciona. Si necesitamos pegada, para cuyo propósito recurriríamos a hacer trabajar la pastilla del puente, nos la proporciona, -a pesar de no contar con tanta madera como una sólida-, el bloque y las cámaras de resonancia. El bloque central reduce de manera significativa el feedback que producen las acústicas en general, al ser amplificadas.

Vegas1
La Gibson Vegas añade, a nuestro entender, otras ventajas adicionales. La primera de ellas, es su tamaño reducido respecto a las semi-sólidas habituales. Podríamos situarla en la gama de guitarras como Ibanez AM-205, Ibanez George Benson, o Gibson ES-339. Su cuerpo es algo mayor que el de una Les Paul y tiene ciertas similitudes con algunas guitarras sólidas de tipo Fender, como el rebaje de la parte trasera del cuerpo. Resultado de esta extraña mezcla, algo así como un torero con bigote, es una guitarra muy cómoda y equilibrada.

La segunda ventaja, uno la descubre al situarla en posición de tocar, con la correa abrochada a la guitarra: tiene un peso muy ligero, casi ridículo para una guitarra de cuerpo de caoba, y que proporciona semejantes prestaciones. A su favor añade otras ventajas, respecto a semisólidas clásicas: Por ese precio razonable, monta un diapasón de ébano, con marcadores similares a los de la Gibson SG Custom (aunque en este caso, son sólo 22 trastes, en lugar de los 24 del modelo Vegas Custom) Desafortunadamente, no hemos tenido ocasión de probar este modelo Vegas Custom. En el caso de la Gibson SG, los 24 trastes, siempre a nuestro parecer, hacen que la guitarra esté desequilibrada, y tienda a cabecear, lo cual obliga al ejecutante a mantener cogida la guitarra con la mano izquierda. El mástil es de caoba.
Vegas2
Lleva el hardware cromado, nuestro preferido, que es mucho más estable y resistente que el dorado. El puente es el habitual en Gibson, Tune-o-matic y el cordal de tipo Stopbar. La forma de los dos usuales huecos en F del cuerpo y la posición lateral del clavijero, que le da cierto aire Fender, recuperan parte de la apariencia de una Gibson clásica, el modelo Trini Lopez.
Según la publicidad de Gibson, esta guitarra es la primera semi-sólida flat top de Gibson con humbuckers. Por flat top entendemos una guitarra de tapa plana. En este caso es de arce.
La electrónica y los controles. Está provista pastillas. Lleva -esto es una novedad- un solo control de volumen y un control de tono. Los humbucker son los habituales en las ES-335, es decir, las ‘57 Classics en mástil y puente.
Vegas3
Los acabados son los habituales de Gibson para las guitarras de un precio medio. Quizás alguien note a faltar la consistencia de una ES-335, pero ha de tenerse en cuenta que ésta iría en detrimento de su ligereza. Su precio en el mercado internacional, alrededor de 1200 euros, es otra agradable sorpresa para los tiempos que corren.

Joaquim Castro

0 comentarios en Gibson Vegas Standard
Deja tu comentario