Revista de Guitarras

Guild Surfliner review en español

Las nuevas Guild Surfliner representan la primera forma de guitarra eléctrica de cuerpo sólido completamente nueva de Guild en casi 40 años, una incorporación que no se daba desde la S-300 lanzada a mitad de la década de los 70. Las Surfliner, cuyo nombre rinde homenaje al tren Pacific Surfliner que recorre la costa oeste USA, están estéticamente influenciadas por el entorno So-Cal de la compañía radicada en Oxnard, California.

 

Guild ya sabemos que tiene un importante pasado en el que apoyarse y algunos de sus modelos actuales tienen características que ya funcionaron exitosamente durante los años 60s y 70s y que inteligentemente la marca recupera y combina a su vez con especificaciones más contemporáneas que son demandadas por los guitarristas de nuestros días, con lo que consigue una mezcla interesante y ganadora.

La Guild Surfliner que vamos a revisar en este artículo es un claro exponente de esa estrategia y presenta características que nos resultan familiares porque nos recuerdan a otros modelos, otras que son recuperaciones vintage y otras que son novedosas, así que vamos al lío.

La estética So-Cal (Southern California) que posee el modelo queda manifiesta en el diseño claramente vintage del instrumento y los colores con los que se presenta. La muestra de la que disponemos tiene un acabado en color Catalina Blue, también se encuentra disponible en White Sage y Sunset Orange todos ellos transparentes y que aportan la frescura que ofrece el ámbito californiano asociado a las playas, el surf, la diversión etc.

Por otra parte la Surfliner es un instrumento que pertenece a un segmento con precios bajos, lo que en el caso de Guild no implica que sea un guitarra que no aporte un valor dentro de ese mismo segmento. Estos instrumentos con el overall de specs que presentan eran totalmente imposibles de adquirir a este precio tan solo hace algunos años.

Construcción, pala, mástil

La guitarra es de construcción atornillada, cuatro tornillos a través de un neckplate que lleva el logo de la marca vaciado en él. Es ligera, esta en concreto pesa 3.24 kg y se siente cómoda colgada, sin cabeceos, es uno de los pocos modelos de la marca de construcción atornillada con una longitud de escala de 25.5”. Los acabados en general son correctos y es austera en adornos.

La pala incluye un clavijero Guild Vintage Style Inline Nickel (seis en línea) inspirado en la Jetstar de los 60s y frontalmente muestra un logo Guild recuperado de los 80s. y la plaquita que tapa el acceso para el ajuste del alma dual, que se realiza con una llave Allen de 4mm.

El mástil es de arce, su perfil es en “C” y el acabado satinado, tiene un grueso de 21 mm en el traste uno y de 23 mm en el traste nueve, se siente suave y cómodo. El diapasón, también de arce, con un radio de 10” alberga 23 trastes Narrow Jumbo. El trabajo de trastes es correcto, sin bordes mal limados y el diapasón no presenta alguna zona oscura, suena uniforme.

Los inlays marcadores de posición son dots negros situados en los lugares habituales. La cejuela es de composite y mide 43 mm, no es de hueso o NuBone que molan más pero no debemos olvidar del precio que hablamos, por otro lado cumple con su función correctamente.

 

Guild Surfliner frontal

Cuerpo, electrónica

El cuerpo de la guitarra es un “Guild Surfliner” como lo llaman en la propia Guild, no es otro que un doble cutaway asimétrico offset, el offset es una forma que hace que se vea desequilibrada e inclinada hacia un cierto ángulo, como son por ejemplo una Mustang o una Jaguar. Cuenta con rebajes para la barriga y el antebrazo que contribuyen a su comodidad y estabilidad.

Está construido en poplar, una madera de grano cerrado muy parecida al aliso en el peso y el tono que ofrece, que es resonante y con buenos medios. El acabado transparente deja ver el veteado de la misma.

Monta un set de pastillas en configuración HSS compuesto por una Guild LB-1 “Little Bucker” que como ya hemos constatado en alguna ocasiones son una recreación de las Guild Humbuckers de los 60, en la posición de puente y las nuevas DeArmond Aerosonic single coil en posición central y de mástil, estas últimas con imanes Alnico V y con covers de nickel “blindadas”. Esta combinación le otorga a la Surfliner una amplia variedad de tonos desde limpios claros y acampanados a gruesos llenos de overdrive.

Se seleccionan desde el sistema de conmutación Guild Rocker, que presenta un interruptor de encendido/apagado para cada pastilla, lo que permite un total de siete combinaciones de las mismas, incluido que suenen todas a la vez. Estéticamente tienen un look vintage como muchas especificaciones de la guitarra.

Los controles para la Surfliner son un master de tono y un master de volumen, ambos con mucho recorrido, lo que permite afinar los ajustes. Detalle para los más frikys, los botones negros numerados de 0 a 9 que son los que lleva esta Surfliner, se emplearon entre 1964 hasta 1972, a partir de ahí han estado numerados de 1 a 10. Un toque vintage del modelo.

La entrada de jack es frontal y muestra un golpeador blanco de tres capas.

Por último para acabar con la descripción de la guitarra queda por comentar que cuenta con un puente Tune-o-Matic y las cuerdas  se anclan a través del cuerpo para un mayor sustain.

Guild Surfliner, detalles

En uso

La Guild Surfliner, es un instrumento que se siente cómodo de tocar, tanto sentado como de pie, blandita. Desenchufada, rasgas algunos acordes y mantiene mucho sustain, pero su verdadero carácter se pone de manifiesto, lógicamente, conectada.

Con un sistema como el Guild Rocker no hay que rallarse mucho con las combinaciones de pastillas, lo que es bien seguro es que propone una paleta tonal amplia con las siete opciones posibles, tres individuales, tres emparejadas y todas a la vez.

Con la pastilla de mástil,  nos encontramos con un tono nítido y dulce que tiene un buen toque de graves. Es perfecto para pasajes rítmicos e incluso progresiones de jazz, y responde muy bien a algún crunch adicional desde el amplificador. Combinada con la pastilla central entras en un territorio muy aireado, muy californiano, disfrutando del tono consigues algo tipo Strat pero sin demasiados agudos.

La Little Bucker son palabras mayores, por sí misma suena abierta y viva, pero funciona de maravilla cuando la mezclas con alguna de las Aerosonics. Las tres pastillas están bien balanceadas, y en la mezcla entre ellas no se ve que cojee en ninguna de sus opciones. La paleta sonora es tan amplia que difícilmente echas de menos alguna sonoridad que no sea muy específica, el estilo musical lo pones tú.

La Guild Surfliner, es una guitarra divertida, fresca, cómoda de tocar y con una paleta sonora muy versátil, si además valoras el precio que cuesta… hazte con una y has triunfado.

Mola mucho ver fabricantes como Guild que ponen su esfuerzo en desarrollar instrumentos que son convincentes y se sienten con la comodidad de uno moderno, mientras se mantienen respetuosos con su tradición.

José Manuel López

Guild Guitars

Surfliner

Poplar

Arce

Arce

23 Narrow Jumbo

Composite

Tune-O-Matic

Cromado

Guild Vintage Style Inline Nickel

1 x Guild Little Bucker, 2 x Guild Aerosonic

Master Volumen y Master Tono

Frontal

Catalina Blue

 

0 comentarios en Guild Surfliner review en español

Deja tu comentario