Revista de Guitarras

Strymon DIG

Strymon tiene su origen en Damage Control que fue fundada en 2004 en Westlake Village, California, conocida por su fabricación de pedales que integraban entre sus componentes válvulas 12AX7. Su línea de productos abarcaba previos para guitarra, distorsiones, multiefectos y delays.

 

En 2009 la empresa discontinuó su producción y comenzó a fabricar pedales con el nombre Strymon. Como ellos mismos indican su objetivo es hacer equipos que suenen mejor que cualquier cosa que hayas escuchado antes y superar los límites de la tecnología en la música. Verdaderamente ambiciosos.

Vamos a echarle un vistazo al Strymon DIG.

Hay algún concepto aceptado por la mayoría cuando hablamos de delays que vendría a ser que un delay analógico es cálido, cimbreante e impredecible y el digital es claro, nítido y por lo tanto demasiado perfecto para el rock.

Esta sería la razón por la que algunos delays digitales son extrañamente tímidos acerca de su propio funcionamiento, y por la que muchos otros hacen un gran espectáculo de sus trucos de emulación analógica utilizando sus modernos procesadores para imitar la degradación de la señal causada por esos viejos circuitos bucket-brigade.

El Strymon DIG es un delay digital que emula a otras unidades de delay digital. La ruta de la señal seca es analógica pura, pero todo lo demás que sale de esta pequeña caja rosa es 100% digital y se enorgullece de llevar un corazón de 24 bits.

Eso puede sonar extraño para una unidad de modelado retro, pero hay que pensarlo seriamente: han pasado más de 30 años desde el comienzo del delay digital, cuyos primeros dispositivos de montaje en rack eran bastante primitivos para los estándares actuales, lo suficientemente primitivos, reconoce Strymon, como para merecer un revival.

Controles

El pedal ofrece tres tipos de retardo, a los que se puede acceder mediante un mini-interruptor en la parte superior de la unidad: 24/96 promete la pureza del procesamiento moderno de 24 bits/96 kHz, ADM copia la modulación delta adaptativa de percusión de principios de los 80 y 12- bit va por los delays ligeramente más oscuros de mediados de los 80.

El otro mini switch permite agregar modulación ligera o profunda a las repeticiones: este es el tipo de efecto de coro atmosférico del Electro-Harmonix Deluxe Memory Man.

El DIG es un delay dual, lo que significa que puedes tener dos tiempos de repetición diferentes ejecutándose a la vez, como un retardo de cinta con múltiples heads, y esta es una parte importante del sonido de DIG. Los dos se pueden configurar con un control completamente independiente, pero el modo predeterminado tiene el segundo retardo ejecutándose en una de las cinco subdivisiones del primero.

 

Strymon DIG

Cuatro de estas  divisiones son estándar, lo que permite efectos de capas rítmicas, mientras que la quinta es una “golden rate” que, en teoría, nunca aterrizará en el mismo tiempo que su padre; esta configuración está representada por un garabato de estilo fractal. Cada retardo tiene su propio control de mezcla, y el control de repetición ubicado en el medio te lleva desde un solo eco hasta la retroalimentación infinita.

Con el tap tempo parecería que están ya todos los controles, sin embargo hay algunos secundarios interesantes que se consiguen ajustando los controles mientras tienes presionados ambos footswitches Tap y Bypass.

El primero es el bypass true/buffer conmutable, un truco especialmente útil para un delay, ya que algunos músicos insisten en el bypass puro de entrada a salida, pero la opción con búfer permite que los rastros de retardo se desvanezcan naturalmente después de que se apague el efecto, y el el segundo es un filtro de tono bi-direccional oculto dentro del primer control de mezcla. Girado a la derecha, se activa un corte de graves para obtener texturas más ligeras y aireadas; a la izquierda, comienza a recortar agudos para obtener repeticiones progresivamente más oscuras. Agrégale la modulación y esto podría ponerse muy interesante.

En uso

Cuando tienes un pedal tan repleto de funciones lo más sencillo es empezar con un solo retardo añadiéndole un segundo. El Time se puede configurar entre 20 milisegundos y 1,6 segundos, lo que debería ser un rango lo suficientemente amplio para cualquiera. En modo puro 24/96, sin modulación ni filtrado, suena exactamente como cabría esperar: las repeticiones son claras y de alta fidelidad, con muy poco silbido de fondo. Pueden ser cortos y suaves o largos y en forma de bucle; los conceptos básicos de un delay digital moderno están bien cubiertos.

Strymon DIG entradas

Las cinco subdivisiones ofrecen adiciones útiles a la textura del delay principal, con algunos ritmos interesantes y espasmódicos provenientes de las dos configuraciones, pero es la golden rate la que se destaca por su potencial creativo. Configurando las repeticiones para que duren lo suficiente y no suena como un simple delay de varios toques: suena como una cantidad de delays y reverbs girando entre sí.

Las repeticiones se pueden maximizar para la autooscilación, pero Strymon parece haber usado una limitación discreta para asegurarse de que esto no se salga de control y destruya tu amplificador o tu oido. La modulación está muy bien seleccionada desde solo un toque de brillo dulce a la profundidad del Memory Man.

Echemos un vistazo a estos trucos de modelado retro. En configuraciones sutiles, hay que decir que las diferencias entre los tres tipos de delay apenas se notan: tal vez haya un toque de ataque de rango medio adicional en el modo ADM y un borde ligeramente más suave en 12 bits. Las distinciones se destacan más claramente una vez que giras el control de repeticiones, pero esta no es el arma secreta real del DIG.

¿Cuál es? El filtrado de ecualización. Al máximo a la derecha, esto saca más y más cuerpo de las repeticiones hasta que te quedas con algo extrañamente frágil y de otro mundo; unos pocos grados a la izquierda del centro brindan una amortiguación de estilo analógico convincente, mientras que las texturas profundas y profundas disponibles justo en la parte inferior de este dial son algo increíble.

Puedes seguir tocando partes de guitarra claras y sin filtrar por encima y escuchar cómo se disuelven gradualmente en la corriente continua. ¿Planeas crear música electrónica ambiental? Es posible que no necesites un sintetizador.

El DIG tiene como objetivo emplear los delays antiguos, pero no los analógicos. Una opción muy interesante.

Will Martin

0 comentarios en Strymon DIG

Deja tu comentario