Revista de Guitarras

Guild F-50 CE Standard

Como pudimos constatar en la factoría Guild en New Hartford –hay un extenso reportaje en el número 26 de Cutaway- la compañía norteamericana trabaja en el empeño de elevar el legado de una marca legendaria al lugar que le corresponde por tradición. Fruto de ese trabajo de más de tres años son los modelos que están lanzando al mercado y uno de ellos es el que vamos a analizar ¡Qué ya teníamos ganas!

La guitarra que va­mos a visitar es un modelo Jumbo con Cutaway, de acabado natural. Se ve un ins­trumento de una cier­ta belleza austera, con unos acabados impecables, no tiene un peso excesivo y se nota cómoda, siempre teniendo en cuenta el tamaño del cuerpo de las Jumbo. La cons­trucción es excelente.

Pala y mastil

La pala de un tamaño considerable con el diseño tradicional de Guild, lleva una tapa de palorrosa, acabado glosseado y lleva incrus­tado en madreperla el logo de la marca, una tapa negra oculta el acceso al alma. El cla­vijero de afinación es un Gotoh Die –Cast lo que garantiza estabilidad en la afinación. La cejuela es de hueso y de 43 mm.

El mástil es de dos piezas de caoba, con un acabado satin que lo hace muy agradable al tacto y que permite a la mano deslizar­se con total comodidad. El perfil es “Slim” y el alma que contiene es dual-action. Sobre él se haya un diapasón de palorrosa con un radio de 12”, contiene 20 trastes medium y los marcadores de posición son puntos de madreperla en los lugares típicos. En el lateral del diapasón se obser­van dots que ayudan a orientarse a la hora de tocar con esta Jumbo.

2

Cuerpo y electrónica

El mástil se une al cuerpo en el traste 14, la precisión de la unión es perfecta. El cuerpo ya hemos comentado es tipo Jumbo con cutaway inferior para acceder a las notas más altas sin dificultad. La tapa es de abeto sitka sólido y las piezas del braceado interno son de abeto rojo. Un binding de tres filetes rodea el cuerpo, al igual que unos adornos serenos circundan la boca de la guitarra, así mismo el golpeador es de color de con­cha de tortuga.

El puente de esta flat-top es de palorrosa y los pines del puente son de hueso.

Los aros laterales de la guitarra son de arce sólido y el fondo de arce lamina­do, en ambos casos con un rizado que se deja ver a tra­vés del acabado. El fondo de la guitarra es arqueado como es en algunas arch-top de jazz, algo de lo que en Guild tradicionalmente han sabi­do mucho. En su unión con los laterales se encuentra también un binding color crema.

La guitarra monta un sistema D-TAR Wave Length que combina un piezoeléctrico insta­lado en el puente con un micro con preamp con alta impedancia de entrada, bajo ruido y que trabaja a 18 voltios para operar con el doble de rango dinámico que los sistemas típicos de 9 voltios. Con estos 18 voltios la señal tiene un mayor techo de forma que no distorsiona fácilmente a pesar de que ata­quemos fuerte al rasguear.

 

1

Sonido y conclusiones

La guitarra en acústico totalmente suena muy fuerte, proyecta mucho el sonido algo propio de las guitarras tipo Jumbo, la gui­tarra parece que retiene el sonido en su in­terior antes de sacarlo con fuerza, a pesar de montar un 0.13 se toca bandita. Suena definida en todas las frecuencias, ninguna nota suena apagada o poco limpia, al contra­rio, unos graves con mucho sustain que sin embargo al rasguear dejan espacio al resto de frecuencias. Potente y a la vez equilibra­da, limpia sin asperezas ni aristas sonoras. Suena rica en fingerpicking pero sobre todo en strumming es un cañón. Amplificada no pierde su carácter natural.

En conclusión, nos encontramos ante una acústica de primer nivel, con un balance de tocabilidad y sonido muy bueno y una opción muy tentadora a la hora de pensar en com­prarse una acústica de primera división.

Depende de ti jugar en las ligas mayores.

José Manuel López

 

Guild

F-50CE Standard

Fondo y aros de Arce

Abeto

Caoba, Forma “D”

Palorrosa

Hueso

Palorrosa y pines de hueso

Cromado

Gotoh

Tortoise

Volumen y tono

Lateral

Natural

Fender Ibérica

0 comentarios en Guild F-50 CE Standard
Deja tu comentario