Revista de Guitarras

Fender Bassbreaker 45 review

Fender Bassbreaker

El mundo de la amplificación para guitarra, al igual que la mayoría de las parcelas de la industria relacionada con el instrumento musical, va experimentando cambios de adaptación a los nuevos tiempos que corren.

El fenómeno de la globalización, las tendencias del mercado en cuanto a formas y potencias, las nuevas especificaciones que marca el avance tecnológico, son factores influyentes en el desarrollo de nuevos productos que se adapten mejor si cabe a las nuevas necesidades de los usuarios.

La miniaturización que comenzó con los cabezales para bajo, la necesidad de cubrir escenarios más pequeños que limita mucho los stacks gigantes de antaño, son elementos que las compañías fabricantes comienzan a tener en cuenta y en ese sentido Fender no podía ser menos.

Para la compañía norteamericana es difícil separarse de las pautas marcadas por sus productos tradicionales que forman parte del imaginario sonoro de todos los aficionados a la música y los intentos de lanzar productos que se alejen mucho de ese legado no suelen ser bien recibidos.

En este año 2016 su propuesta, que trata de aunar lo clásico del sonido Fender con implementaciones que lo lleven un paso más adelante tiene nombre propio, Bassbreaker.

La nueva serie Bassbreaker presenta una serie de modelos que reúnen distintos formatos, potencias, que parten del concepto Bassman y lo evolucionan en base a conseguir unos amplis versátiles, actuales, mezcla de tradición y elementos de modernidad. Después de todo Fender siempre fue en vanguardia y no les es ajeno el desarrollo y la innovación.

 

Bassbreaker headEl ampli

Vamos a revisar el Bassbreaker 45 en formato cabezal. Este es el buque insignia de la serie, un ampli de clase A/B, de 45 vatios en una carcasa de laminado de meranti, forrado con un tweed de color gris y con rejilla frontal negra, el logo frontal es el de las primeras épocas. Se ve sólido y estable en su apariencia. Un asa de cuero en su parte superior ayuda a transportarlo, tiende a inclinarse al levantarlo debido al peso del transformador, pero no es un impedimento.

Su circuito es una evolución del clásico 59 Bassman, el padre de la amplificación a válvulas. Veamos los controles.

Panel superior

De izquierda a derecha vemos 3 entradas, NORMAL, BOTH y BRIGHT. La entrada BRIGHT proporciona un mayor brillo en los agudos, la BOTH usa simultáneamente NORMAL y BRIGHT para opciones de ganancia extra, similar a la que proporciona un Bassman cuando puenteas las dos entradas con un cable externo.

Luego vienen dos controles de volumen para el canal NORMAL y para el BRIGHT, al usar la entrada BOTH hay que ajustar conjugando los dos volúmenes.

A continuación un botón rotulado como OUTPUT ajusta el nivel de potencia de salida entre 1 y 45 vatios, también ajusta el nivel de saturación enviado a la etapa de potencia para que el grado de distorsión de esta permanezca constante a lo largo de todo el nivel que ajustemos. Esto viene muy bien para tocar en casa a volumen bajito por ejemplo.

Ahora nos encontramos con un set de ecualización común a ambos canales, con potes para regular TREBLE; BASS y MIDDLE. A su lado un control de PRESENCE que añade ese punto de brillo en los agudos, está en la sección de la etapa y actúa sobre los dos canales. Quedan los interruptores de POWER y el STANDBY.

Panel trasero

En la parte de atrás vemos la toma de corriente, el selector de impedancia para seleccionar entre 4, 8 o 16 ohmios y las salidas para conectar diferentes pantallas externas.

Fender Bassbreaker cabezal

Seguimos

El ampli reúne unas características que lo hacen versátil sonoramente hablando, las válvulas EL34 muy ricas armónicamente y sobre todo la clase A/B hacen que el sonido sea un cruce entre el americano y el británico, no olvidemos que muchos de los amplis británicos más característicos están basados en los primeros Fender.

Incidiendo en la versatilidad sonora, esta también se manifiesta a través de la triple entrada para la señal de la guitarra. Es compatible con cualquier caja pero la Bassbreaker 2 x 12” con Celestion G12V-70 speakers es la pareja ideal para este cabezal sin duda, abre el sonido y lo proyecta con fuerza.

La potencia de 45 vatios es suficiente para tener presencia de la guitarra en cualquier situación musical y el OUTPUT que regula el nivel de potencia de salida es genial para adaptarlo a diferentes espacios.

A su vez, mantiene una buena relación con los pedales que queramos añadir, respetando el efecto sin colorear y manteniendo el tono.

¿Qué cómo suena? Pues está preparado para el rock, tienes los sonidos Fender de toda la vida más la suma de la entrada BOTH, buena dinámica y punch. Os dejamos con un video.

Will Martin.

Fender

Bassbreaker 45


Cabezal a válvulas

2


45 vatios variables hasta 1 vatios


Treble, Bass y Middle

3 x 12AX7

2 x EL34

Normal, Bright y Both

2 x 1⁄4” mínimo 4 Ohmios.

0 comentarios en Fender Bassbreaker 45 review
Deja tu comentario